“Componer este disco ha sido el mismo infierno tortuoso de siempre”
Entrevistas / Kasabian

“Componer este disco ha sido el mismo infierno tortuoso de siempre”

Raúl Julián — 16-08-2022
Fotógrafo — Archivo

‘The Alchemist's Euphoria’ (Sony Music, 22) es el primer disco de Kasabian después de la forzosa expulsión del vocalista Tom Meighan. Ahora es Sergio Pizzorno –principal compositor del grupo– quien se sitúa tras el micro, lo que unido a ciertas novedades en su sonido bien podría señalar a una nueva etapa para los británicos.

¿Dirías que, de algún modo, este disco significa un nuevo comienzo para Kasabian? Por momentos el álbum suena como si efectivamente así fuese.
Sí, creo que sí. Es una buena forma de decirlo. El álbum versa sobre el hecho de elegir. Elegir en un cruce de caminos; elegir si permanecer en casa a salvo o salir fuera a la aventura. Así que esa es una forma magnífica de expresarlo.

De manera más específica ¿Qué dirías que hay de inédito en ‘The Alchemist's Euphoria’ con respecto al resto de discos de Kasabian?
Creo que es el álbum más cohesionado que hemos hecho. Se integra formando un todo. Es lo mejor que hemos hecho, y también viaja mucho, presenta un mundo propio, una visión que comienza en las olas y termina en las olas. Creo que eso es lo genial de este álbum y también lo que lo hace diferente.

“El disco va de grandes decisiones, de supervivencia, de pena, de dolor... es un álbum muy profundo”

En ‘The Alchemist's Euphoria’ hay mucha presencia de la electrónica, seguramente más que en cualquier disco previo de Kasabian ¿Qué tipo de disco querías hacer? ¿Qué aspecto querías que tuviese el disco?
La explicación para esa presencia de la electrónica viene de cómo veo el mundo ahora mismo. Siempre he mirado por la ventana y he sentido el cielo y los paisajes de la ciudad, y ahora mismo percibo esa especie de sentimiento industrial, electrónico y distópico. Así que era una buena manera de expresarlo y de hacerte sentir todo eso. De ahí es de donde viene. Los sonidos y los visuales son esa máscara que lleva el alquimista del título, ese personaje que recolecta cosas a lo largo del tiempo y las vuelca en la máscara que lleva cuando está creando, haciendo música o cualquier otra cosa que cree; esa era más o menos la idea. Además, la alquimia va de símbolos y eso es lo que queríamos crear: nuestros propios símbolos, nuestro propio alfabeto, nuestro propio lenguaje que lo mantuviera todo unido.

¿Significa esto que el rock de guitarras podría estar en desuso o parecer ligeramente obsoleto?
No, definitivamente no. Honestamente, creo que en realidad no importa qué instrumentos utilices para crear música. Para que la música conecte, para sea relevante, importante, simplemente tiene que venir de algún sitio, de un lugar emocional que sea real. Creo que el error habitual que comete la gente es que todavía está buscando este o aquel sonido concreto, pensando en si eso es algo nuevo o viejo ¿Sabes lo que quiero decir? Creo que puedes coger algo de los cuarenta y si te golpea, si te llega, si tiene sentimiento, funcionará. No importa lo antiguo o no que sea. Así que no creo que haya nada en la música que esté obsoleto.

¿Dirías que 'The Alchemist's Euphoria' es el disco más intenso de Kasabian hasta la fecha? Es un trabajo muy implicante.
Sí, definitivamente. Creo que es muy intenso, creo que yo mismo estaba atravesando un momento intenso. No quería ser muy específico ni con la música ni con las letras, quería alcanzar un sentimiento universal. El álbum va de grandes decisiones, de supervivencia, de pena, de dolor... son todas grandes emociones. Creo que es un álbum muy profundo.

Es también un disco con una producción (a cargo de Fraser T Smithy y del propio Pizzorno que responde a la pregunta) muy marcada, a todas luces determinante en el aspecto final del disco ¿Cómo afrontasteis la producción de ‘The Alchemist's Euphoria’?
De forma muy parecida a como lo he hecho en anteriores álbumes, solo que en los últimos años he aprendido mucho. Sabía que quería que todo fuera súper directo. Que las canciones tuvieran muchas idas y venidas y meter tres o cuatro canciones diferentes en una misma canción. Es un disco intenso y con mucha información, pero eso lo hace muy interesante. Trabajar con Fraser ha sido... Se ha convertido en un gran amigo, nos llevamos tan bien y me ha ayudado tanto a alcanzar mi visión... Conectamos hace mucho tiempo porque él se siente igual que yo con respecto a la música. La cosa es que estábamos algo así como expectantes acerca de lo que es y de lo que puede llegar a ser la música rock. Forzar sus límites para crear algo. Siempre estábamos cuestionándonos por qué usamos esa guitarra en concreto, revisando cada sección de cada parte musical, cuestionando el porqué de todo... Y si la respuesta era la acertada, entonces todo correcto, pero si no, nos empeñábamos en averiguar qué es lo que estaba fallando.

¿Ha cambiado, de alguna manera, tu forma de componer en ‘The Alchemist's Euphoria’?
No. Ha sido el mismo infierno tortuoso de siempre (Risas). De ahí es de donde viene la palabra “euforia” del título, porque esa es la sensación adecuada, la que te lleva a seguir creando. Es cuando logras sacar unos veinte minutos de cada mes en donde obtienes ese inmenso alivio y también esta sensación de hacer algo nuevo que no has escuchado antes y que crees que va a funcionar. Es como un fogonazo. Eso es una sensación increíble.

¿Cómo habéis gestionado dentro de la banda la salida de Tom Meighan? ¿Fue difícil tomar la decisión de expulsarle de la banda?
Por supuesto, fue descorazonador. Hemos decidido guardar esta historia dentro de la banda por respeto a todas las partes implicadas. Tom ahora va en solitario, nosotros hemos pasado página y eso nos ha llevado a donde estamos ahora.

“Es el álbum más cohesionado que hemos hecho: se integra formando un todo”

¿Ha sido difícil para ti asumir el papel de cantante principal?
Para ser honesto ha sido muy... ya sabes... Como la banda lo necesitaba y todos queríamos continuar, era lo mejor que podía hacer. Yo escribía las canciones, así que tenía sentido que intentara ver cómo podía hacer ese papel. Siento que estoy aprendiendo cada día, todos los días, con cada nuevo concierto. Y así será el resto de mi vida. Nunca pensé que me encontraría haciendo algo así, pero creo que cuando te llega un reto como este, tienes que asumirlo. Y si vas a comprometerte con algo tan grande, tienes que dar todo lo que tienes. Creo que esa es la decisión que tomé: si canto cada noche desde el corazón, cuando dejo el escenario habré dado mi corazón y mi alma a la gente que ha comprado las entradas. Y puede que así funcione.

¿Te has fijado en algún artista o disco en particular para componer ‘The Alchemist's Euphoria’? ¿De dónde ha venido la inspiración para componer estas nuevas canciones?
Me fijé sobre todo en la forma en la que Kendrick Lamar produjo ‘DAMN.’ ((Aftermath, 07); y en Tyler, The Creator, de quien me gusta todo lo que ha publicado en cuanto a producción e ideas. Me encanta visualmente, me gusta mucho toda su estética; también en los discos de The XX. Me gustan las canciones que evolucionan sin parar, pero en las que no sobresale algo especialmente y sí la canción como conjunto. Me fijé en esos detalles, porque yo he hecho discos así desde el primer momento, con mi ordenador. Quise profundizar en ese tipo de mundo y hacer grabaciones sobre el terreno: sacar los micros fuera y grabar cualquier cosa que pasara y luego convertir esos sonidos en sintetizadores o en instrumentos, crear samplers, y convertir los sonidos del mundo en instrumentos. Es algo que encuentro muy interesante.

“Percibo un sentimiento industrial y distópico que he podido expresar a través de la electrónica”

Después de casi veinte años de carrera ¿Cuál es, para ti, el disco y la canción más representativos de Kasabian?
¿Canción y álbum? Tendría que decir que el nuevo álbum. Si me preguntas justo después de publicar un álbum siempre voy a responder lo mismo, porque es a donde nos ha llevado este viaje, el punto en donde estamos ahora. En cuanto a la canción... la opción más obvia sería “Fire”. Lo interesante de esta canción es la vida que ha llegado a adquirir en los conciertos. No hay una canción más grande. Es una locura. Es tan grandiosa porque es una canción pop que tiene tres partes, y va desde una parte más a lo Elvis hasta otra más acid house, todo pasando por los Stones... Es muy interesante tener algo así en una misma canción. En el nuevo álbum hay una canción titulada “ROCKET FUEL” que es puro R&B, pero que luego deriva a algo más a lo Travis Scott y casi tiene un sabor beat. Creo que “Fire” es representativa de cómo hacíamos las cosas antes, mientras que “ROCKET FUEL” lo es acerca de cómo las hacemos ahora.

¿Qué permanece a día de hoy en el grupo de la esencia primigenia de Kasabian?
Me encanta componer. Llevo componiendo mucho tiempo y me encanta hacer los álbumes de Kasabian. Y es curioso porque he desarrollado un estilo que creo que, en sí mismo, son las propias canciones de Kasabian. Y me siento orgulloso de que sea así, de que la gente sepa distinguir cómo suena y cómo es una canción de Kasabian. Creo que sé cómo he llegado a ello, pero también me encanta retorcer el género y mi propia manera de escribir para lograr algo nuevo. Creo que eso es muy emocionante de cara al futuro de todo esto.

Hace unas semanas habéis abierto los conciertos masivos de Liam Gallagher en Knebworth, y siempre tuvisteis muy buena relación con Oasis (incluso girasteis con ellos por Estados Unidos) ¿Dirías que Oasis es la última gran banda de rock & roll de Reino Unido?
Sí, esos conciertos con Liam Gallagher fueron increíbles. Y sí, creo que, desde Oasis, hemos estado Kasabian y Arctic Monkeys. Nunca hemos sido algo tan grande como ellos, pero hemos hecho cosas muy buenas. Tuvieron influencia en muchos artistas importantes y eso es un legado increíble porque, ¿cuánta gente comenzó tocando y queriendo llegar a ser alguien como ellos? Es una banda sin parangón y Liam es el nombre absoluto. Es hipnotizante y para mí siempre lo será, así que imagínate la locura que supuso para nosotros que nos invitara a tocar. Siempre nos ha apoyado y estado con nosotros, desde el minuto uno. Y eso es algo que nunca olvidaré.

¿Cómo te sientes liderando a una banda que toca en grandes estadios en Reino Unido? ¿Cómo son los actuales conciertos del grupo?
Estoy en un momento en el que disfruto del presente porque ¿quién sabe? Lo emocionante de todo esto es que la música que hacemos suene fresca. Y si suena así, quién sabe hacia dónde nos llevará. Los conciertos de verano han sido una auténtica locura, con toda esa energía. Y hay una nueva generación de fans que se vuelven locos en los conciertos. La conexión entre la banda y los fans nunca ha sido así antes, es increíble. Creo que tiene que ver con que la gente ha estado encerrada durante dos años, sin vivir la música en directo y sin ser parte de ese momento. Es fantástico, muy emocionante.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.