Hot Snakes acaban de lanzar su cuarto álbum de estudio, “Jericho Sirens” (Sub Pop, 18), después de 14 años de silencio discográfico. Charlamos con Rick Froberg (voz/guitarra) acerca de la trayectoria de la banda, la actual escena musical y la pasión que siente por nuestro país.

Hot Snakes y más concretamente el dúo Rick Froberg/John Reis son una de las figuras indispensables para entender la escena underground americana de los últimos 25 años. Su carrera musical conjunta empieza en San Diego en el año 1986 donde ambos forman Pitchfork, una joven banda de post hardcore que daría paso en 1990 a Drive Like Jehu y más tarde, en 1999, a los actuales Hot Snakes. Transversalmente ambos músicos han tenido otros proyectos de bastante relevancia como Obits en el caso de Froberg o Rocket From the Crypt y Night Marchers en el caso de Reis. Hablamos por teléfono con Rick Froberg que nos atiende animadamente desde su residencia en Nueva York.

Nuevo disco de Hot Snakes después de catorce años sin grabar. ¿Por qué habéis decidido reactivar la banda después de tanto tiempo?
Hot Snakes siempre ha estado vivo y en el fondo siempre supimos que íbamos a volver a grabar. Teníamos algo que decir, tenemos mucha música dentro y nos apetecía volver a grabar. La distancia nunca ha sido un problema, yo vivo en Nueva York desde hace ya casi veinte años.

Visto desde fuera me dio la impresión que la gira reunión de Drive like Jehu había tenido bastante que ver con la vuelta al estudio de Hot Snakes. ¿Cómo fue aquel retorno y en qué medida ha contribuido?
Son casos totalmente opuestos. En el caso de Drive Like Jehu simplemente queríamos hacer unos conciertos, fue algo más cercano a la nostalgia. La banda no está activa en el sentido de crear canciones. De hecho, tanto el batería (Mark Trombino) como el bajista (Mike Kennedy) no habían tocado nada desde hace veinte años (¡!). Es increíble que alguien pueda estar sin tocar tantos años y luego hacerlo como si nada.

Nadie lo diría viendo la banda en directo…
Sí, es extraño como funciona la memoria a veces. Me imagino que para ellos es pura muscle memory (cosas aprendidas a base de repetición), es como montar en bicicleta y esas cosas, es algo que nunca se olvida y fueron capaces de tocar esos patrones.

“Estoy seguro que incluso bandas como Guns N´Roses intentaban ser mejores y progresar en cada álbum independientemente de querer hacer dinero. Siempre quieres hacer lo mejor que puedas”

Curioso para una banda que en ocasiones estaba cerca de ser math rock…
¡Justo! Y yo ahora no aguanto eso (risas). Nunca fue una banda espontánea como lo es Hot Snakes donde todo pasa muy rápido y es más natural.

El nuevo álbum de Hot Snakes no suena nostálgico en absoluto. Todo lo contrario, se escucha a una banda en plena forma e incluso con más habilidades que nunca.
Me alegra que me digas eso porque de verdad es lo que intentamos. No quiero decir que no haya algo de muscle memory también (risas), pero esta banda es algo que de verdad funciona de forma fácil y natural. Probablemente se deba a que somos todo lo contrario a Drive Like Jehu, todos estamos involucrados en la música y tocamos y giramos constantemente. Ya sabes… estos años yo estuve en Obits, John en Night Marchers, Gar en Beehive and the Barracudas… Nunca hemos dejado de tocar música. Siempre hemos estado ahí, es parte de nuestra vida, somos como una gran familia y seguiremos juntos siempre. Bueno, mientras podamos, ya nos vamos haciendo viejos (risas).

Hablando de esta “gran familia Hot Snakes”, llama mucho la atención que a día de hoy mantengáis a los dos baterías que han pasado por la banda. Jason Kourkounis que grabó los dos primeros álbumes – Automatic Midnight (Swami Records, 2000) y Suicide Invoice (Swami Records, 2002)-   y Mario Rubalcaba que grabó el tercero – Audit in progress  (Swami Records, 2004). Ahora ambos están en la banda. ¿Cómo se organiza un grupo con dos baterías?
Bueno, lo intentamos hacer fácil. Nos alternamos para ensayar y componer canciones para uno o para otro en función de la disponibilidad que tengan. La mitad de nosotros vivimos en la coste este y la otra mitad en San Diego. Por eso también el disco, ha sido grabado en parte en Filadelfia y en parte en San Diego. Así funcionamos, estamos acostumbrados. Grabamos por partes. Es lo que hay. La gente tiene sus familias y sus responsabilidades y tenemos que ajustar las agendas. “Hazlo como puedas”, ese siempre ha sido el modus operandi de Hot Snakes, así surgen las canciones de una forma muy natural cuando conseguimos juntarnos.

Me parece que habéis sacado un gran álbum y sorprende que quizás sea el más agresivo y directo de todos.
En este disco creo que hemos traído algunas influencias y bagaje de las bandas en las hemos estado tocando estos años. Estamos más afilados que nunca.

¿Teníais el punto de mira puesto en algún sitio?
Siempre queremos mejorar, ese es el objetivo. Esto no es por los “chavales”, es por nosotros. Claro que queremos que la gente compre los discos y tal, pero al final esto lo hacemos por nosotros, es la única manera. Pero bueno, estoy seguro que incluso bandas como Guns n´roses intentaban ser mejores y progresar en cada álbum independientemente de querer hacer dinero. Siempre quieres hacer lo mejor que puedas. Y nos hemos quedado muy contentos con el resultado. No deja de ser punk, rock… bueno, rock and roll, ya sabes.

Las reseñas del disco parece que están siendo buenas. ¿Estáis notando más público en las últimas fechas que habéis hecho? En este sentido, ¿habéis notado el salto a una sello grande como Sub Pop?
Todavía no hemos notado un gran salto de público, pero sí, creo que hay más gente en los conciertos.  Seguro que irá a más, estamos animados porque estamos en un gran sello con una gran promoción. Antes era de otra manera. Swami Records era básicamente John (Reis) moviendo todo. (Swami records era el sello autogestionado por John Reis donde la banda había publicado todos los discos hasta la fecha).

Sí, de hecho con Swami era bastante complicado conseguir los discos desde España, y de promoción ya ni hablamos…
Claro, Swami era prácticamente un proyecto personal de John. Ahora es muy fácil conseguir todos los discos con Sub Pop, estamos en la mejor discográfica independiente del mundo. Y hablando del público… ya veremos qué pasa, piensa que al fin y a cabo no dejamos de ser unos viejos (risas).

¿Tenéis conciertos a la vista por España?
No hay forma de que no vayamos a tocar en España. Tenemos que verlo pero seguro que sí, por lo menos Madrid, Barcelona, Valencia. Nos gusta mucho España. Con Obits en la última gira hicimos un montón de ciudades.

“No me gustan los festivales pero pagan bien y ese dinero te ayuda a poder girar luego por las salas “

Sé que preferís tocar en salas pero entiendo que los festivales son muchas veces necesarios para una banda como vosotros.
Sí, no me gustan los festivales pero pagan bien y ese dinero te ayuda a poder girar luego por las salas. Venir de Estados Unidos es muy caro porque nos gusta venir con nuestro técnico, nuestro roadie, nuestros dos baterías… y la única manera de poder hacerlo es pasando por algún festival. Es bueno para todos. Cuando tocamos en una sala es más divertido y hay más conexión con el público, hablando de esto ¿Puedo hacerte una pregunta? Creo que en Estados Unidos hoy en día hay un estigma con la gente mayor: la gente joven no está interesada en bandas de gente más mayor y es algo que me llama mucho la atención. En España creo que tenéis una cultura más inclusiva y este problema es menor, ¿no crees?

Bueno, seguramente en el sur de Europa somos más abiertos de miras con la gente mayor porque en ese sentido somos más conservadores que los nórdicos y la familia por ahora sigue siendo algo importante.
Bandas mayores deben poder atraer gente joven, y esa es la clave para tener más público. Porque la gente mayor ya sabes, tienen hijos, trabajos, horarios y acaban por dejar de ir a los conciertos. Por lo que veo que nuestra audiencia es muy limitada. No queremos ver gente vieja tocando, queremos hacer nuestra propia historia. Pero creo que vuestra cultura es más inclusiva y esto no es tan acentuado. Me gusta mucho eso de Europa.

Sí, puede ser, no lo había pensado nunca así. Lo que si percibo es que el público más joven está más distanciado que nunca de la música rock/punk ya que precisamente lo asocian a algo antiguo. Es un género que además siempre ha sido muy elitista y eso ha puesto barreras a la gente joven. Así que puede que sea también una cuestión de género.
Ya, claro.¿Y qué están escuchando los chicos jóvenes ahora en España?

Bueno, ya sabes, estas mezcla de rap, hip hop y algo de reggeatón, trap, electrónica… géneros más abiertos.
¡Mándame algo de eso para que lo escuche!