HASTA EL FIN DEL MUNDO
Entrevistas / Pernice Brothers

HASTA EL FIN DEL MUNDO

Joan S. Luna — 17-12-2001
Fotógrafo — Archivo

PARA SER SINCEROS, A UN SERVIDOR LA TRAYECTORIA DE JOE PERNICE NO LE QUITA EL SUEÑO. RECONOCIENDO LA VALÍA DE SUS AÑOS EN SCUD MOUNTAIN BOYS (YA SABEN, UNA INTERESANTE FORMACIÓN DE COUNTRY ALTERNATIVO DESCUBIERTA DE FORMA PÓSTUMA Y DE LA QUE PUEDEN COMPRAR “MASSACHUSETTS” CON LA SEGURIDAD DE DESCUBRIR UN BUEN DISCO), LA ATRACTIVA TRISTEZA DE CHAPPAQUIDDICK SKYLINE Y LAS SONORIDADES ACÚSTICAS DE BIG TOBACCO, ES “THE WORLD WON´T END” (SOUTHPAW/PIAS, 01), SU SEGUNDO LARGO CON PERNICE BROTHERS (SU HERMANO BOB SIGUE INVOLUCRADO), SU TRABAJO MÁS ACCESIBLE.

Si con el anterior, “Overcome By Happiness” (Sub Pop/Rykodisc, 98), se recurrió a la herencia de Burt Bacharach o Elvis Costello como referentes, ahora sus canciones suenan clásicamente pop, accesibles, trabajadas, como si Big Star o Teenage Fanclub estuviesen dando guerra de nuevo. Al otro lado de la línea telefónica, Pernice asiente. “No sonamos americanos si te refieres a que no es americana, que no busca sonar a Uncle Tupelo. Pero creo que se trata de un disco realmente americano, un disco que sigue la tradición del pop clásico estadounidense. He buscado rendir homenaje a artistas que me apasionan como Rapsberries o Jimmy Webb y creo que lo he conseguido. En cuanto a que encuentres ecos a Teenage Fanclub, bueno, ellos son escoceses y realmente son uno de mis grupos europeos favoritos. De todas maneras, ten en cuenta que cuando la gente o ellos mismos pretenden describir la música que hacen toman referencias como Big Star, y Big Star eran un grupo americano”.

“Cuando hice el disco de Chappaquiddick Skyline estaba pasando por un momento oscuro de mi vida y eso acabó influyendo a mis composiciones”

El caso es que Pernice ha buscado ese sonido día y noche hasta contar seis meses, junto a Thom Monahan, y con la ayuda de una sección de cuerdas y varios músicos invitados y sin embargo amigos. “He trabajado mucho en el sonido de este disco, y lo he hecho codo con codo con Thom, buscando hacer mi disco más clásico desde el principio. Por eso no ha sido nada espontáneo, sino que he buscado en todo momento crear un trabajo con canciones que pudiesen interpretarse como una especie de homenaje al pop americano más clásico. He crecido con él y era obvio que acabase reflejándolo en mis canciones”. Se supone, o supongo que en todo caso es lo mismo, que si éste es uno de sus discos más luminosos dependerá de su actual estado de ánimo. “Bueno, no creo que mi estado de ánimo resulta determinante de cara a orientar las canciones en cada momento concreto de mi carrera, pero sí está claro que cuando hice el disco de Chappaquiddick Skyline estaba pasando por un momento oscuro de mi vida y eso, en un modo u otro, acabó influyendo a mis composiciones de por aquel entonces”. Ahora solamente queda esperar al futuro, al incierto futuro de un artista que explora tantos caminos como le apetece. Y digo incierto, porque resulta difícil saber qué pretenderá cuando un nuevo disco de Pernice Brothers o cualquiera de sus otras encarnaciones deba ver la luz. “Hemos empleado seis meses en este disco, pero tuvimos en medio un intervalo de varias semanas para descansar de las canciones y tomarlas más tarde con una perspectiva distinta. Y cuando volví a los temas me gustó mucho lo que encontré, me gustó hasta el punto de que solamente cambié unas partes vocales en un tema y una guitarra en otro. Nunca tengo previsto el tiempo que emplearé en un disco. Por ejemplo, cuando me sumerja en un nuevo disco puedo tener bastante con una semana o quizás necesite más de seis meses. Podría ser que hasta lo grabará en directo, lo fundamental es que las canciones se desarrollen por ellas mismas y que elijan si están terminadas casi espontáneamente o si requieren muchas atenciones y muchos cuidados”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.