“Si te comprometes con un género corres el riesgo de repetirte”
Entrevistas / Gilla Band

“Si te comprometes con un género corres el riesgo de repetirte”

Raúl Julián — 09-11-2022
Fotografía — Archivo

Después de cambiar su nombre de Girl Band a Gilla Band, la formación irlandesa publica Most Normal (Rough Trade, 22), un inquietante álbum que parte de una base post-punk para, desde ahí, experimentar en diferentes direcciones hasta dificultar su clasificación definitiva.

El vocalista Dara Kiley es el encargado de responder a nuestras preguntas, materializando una entrevista que vira en torno a Most Normal el que en términos globales y sin tener en cuenta el cambio de nombre del grupo, sería tercer álbum en su casillero. Un disco áspero e incómodo, pero también fascinante y cargado de intenciones. “Inicialmente la idea era que el disco fuese una especie de consecuencia del sueño. Las secuencias de sueños de 'Los Soprano' fueron una influencia desde el principio. Algunas partes coincidían con esa sensación, pero luego nos fuimos alejando un poco de eso. Por lo general componemos juntos, pero este disco lo escribimos en partes y gradualmente fuimos dando forma a todo”. Una forma en la que tiene cabida cierto caos sonoro y también generosas dosis de noise, todo ello bien mimetizado con las propias composiciones. Unas preferencias que confirma el propio entrevistado. “Supongo que el caos controlado es algo con lo que la banda disfruta experimentando. Hay algo de eso en medio del disco, en la canción ‘The Weirds’, donde se toca una frecuencia en tono alto. Y resulta un poco horrible”.

“Supongo que el caos controlado es algo con lo que lo que disfrutamos experimentando”

A pesar de que la base genérica de ‘Most Normal’ pueda focalizarse en torno a ciertos parámetros del post-punk, lo cierto es que éste resulta un disco variado estilísticamente y capaz de protagonizar violentos giros. Resulta especialmente interesante, por tanto, saber cómo el grupo se las apañó para colocar esos diferentes elementos que componen la obra. “Los hicimos trizas. Trabajé las letras en casa y las combinamos bien. Algunas de las grabaciones se realizaron en nuestro local de ensayo y el resto en los Sonic Studios en Dublín”. De ahí salieron canciones como el magnífico single “Blackwash”, lo que viene siendo un pepinazo de libro. “¡Gracias! Escribí la letra dejándome llevar por la conciencia. Sé que no suena así, pero, curiosamente y de manera indirecta, es una canción de amor”. La banda ha decidido cambiar de nombre, pasando del original Girl Band con el que publicaron sus dos trabajos previos –Holding Hands With Jamie (15) y ‘The Talkies’ (19)–, al presente Gilla Band, algo que parece no afectar específicamente a sus formas y maneras. “No hay muchas diferencias importantes entre ellos. De hecho, esperamos que ‘Most Normal’ sea una progresión lógica de los discos anteriores”.

Lo cierto es que no es sencillo situar a los irlandeses dentro de unas coordenadas cerradas, siendo uno de esos grupos que tienen en la anarquía su forma de entender el arte. “Lo que más me interesa es que nos forcemos creativamente a ir hacia adelante. En el momento en el que etiquetas o defines la música, algo se pierde. Si te comprometes con un género, creo que corres el riesgo de repetirte”. Unas especificidades también activas cuando se trata de conectar con cualquier escena. “La verdad es que no sé cómo o dónde encajamos. A lo largo de los años nos hemos encontrado y hecho amistad con muchos artistas. Nos han pasado cosas bonitas y también cosas raras. No estoy seguro de si hay una escena en particular sobre la que estemos cimentando nuestra carrera. Y probablemente eso sea algo bueno”. Dara Kiley parece entusiasmado cuando se menciona la actual escena música de su país. “En este momento hay algunas bandas y solistas maravillosos. Me encantan Paddy Hanna, M(h)aol y Myles Manley, por nombrar algunos. Son muy diferentes entre ellos, lo cual es una gran noticia”.

Hasta la fecha, la formación ha lanzado todos sus discos al amparo de la mítica escudería inglesa Rough Trade, generando una complicidad que, por lo que dice el propio entrevistado, bien podría tener continuidad en el futuro. “Por lo que recuerdo, Geoff Travis nos vio tocar en Brighton hace años y finalmente nos ofreció un contrato. Son personas increíbles. Tenemos una gran relación. Son un gran apoyo y nos brindan una plataforma para ser creativos”. Para finalizar, toca hacer referencia a los presumiblemente arrasadores conciertos del combo, ocasión que el propio Kiley aprovecha para formular su deseo. “¡Está yendo todo bien, gracias! ¡Ojalá volvamos a tocar en España pronto!”.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.