“Somos hijos de nuestra época, sin anhelos de tiempos pasados”
Entrevistas / Ghost Number

“Somos hijos de nuestra época, sin anhelos de tiempos pasados”

Kepa Arbizu — hace 2 semanas
Fotógrafo — Mariamne Photography

Debutantes hace un par de años -cuando todavía llevaban en su nombre la coletilla, ahora ya eliminada, de His Tipsy Gypsies- con un “From Dawn to Dust” que les situó como una de las grandes revelaciones gracias a un ejemplar, y personal, manejo de la música de raíces de preguerra, su reválida, bajo el sugerente título de “Dirt & Other Spells”, ahuyenta cualquier atisbo contemplativo para zambullirse en un fantasmagórico y vibrante ambiente con el que inducen a liberar los instintos más ocultos. Propuesta en la que dejan de ser prioritarias las influencias de origen estadounidense para abrazar unas, principalmente, latinas y centroeuropeas, donde Django Reinhardt se contonea a base de espasmódico calypso o implora entre luciferinos arrebatos a lo Tom Waits. Imbuidos por la espectacular y arrebatadora puesta en escena de estas canciones, hablamos con el cerebro principal del grupo donostiarra, David Pisabarro, aquí vestido tras el enigmático alias de 413. Así que, apaguen las luces, enciendan las velas y olviden todo lo aprendido…

Lo primero, y lo menos trascendental, habéis recortado vuestro nombre hasta un utilitario Ghost Number, ¿ha sido una cuestión de marketing, de facilitar el poder decir vuestro nombre cuando se va a la tienda a comprar el disco (risas), o hay algo más detrás de tal decisión?
Por supuesto, y claramente, es una estrategia de marketing. Según nuestro gurú particular, ya deberíamos estar cerca del disco de platino solo gracias al cambio de nombre. También es verdad que está genial que nuestros padres y madres puedan decir el nombre completo de la banda en la que sus hijos pierden el tiempo sin que parezca que les está dando un ictus.

Ahora yendo a lo importante, “Dirt & Other Spells” mantiene esa mezcla de influencias de sonidos clásicos de preguerra pero ahora a los provenientes de Estados Unidos se unen con mucha fuerza, sobre todo, los latinos, europeos, etc.. ¿supone esto una inmersión en lo que consideras que es la verdadera esencia sonoro de la formación?
Sí, sin duda. Al menos en lo que respecta a la esencia que ahora nos acompaña. Es algo que quería haber hecho desde el principio pero por el contexto no se logró hacer. Así que digamos que en este disco he dado rienda suelta hacia esa dirección.

Además, el ambiente del álbum es mucho más primitivo, más oscuro, ¿igualmente es el tono que más se asemeja a tu idea de sonido que quieres adoptar con la banda?
Ahora mismo sí, creo que refleja exactamente nuestro sonido, nuestro mensaje. Además considero que se trata de un enfoque esencial que se mantiene, e incluso podría decir que se mantendrá, a pesar de que, estilística y/o estéticamente, podamos cambiar o mezclar más o menos cosas.

Un tipo de sonido el vuestro alimentado por esas referencias clásicas pero que sin embargo se muestra de forma contundente y actual, sin ninguna vocación de revivalismos, ¿es uno de los aspectos claves en la identidad del proyecto, aunar ese origen tradicional pero sonando actuales?
Así es. De hecho es algo que siempre me suele gustar recalcar: no hacemos, ni lo pretendemos, revival de nada. Hacemos música de hoy en día, en el contexto de hoy en día que, por una cosa u otra, tiene sabor e influencias de música de otros tiempos, al igual que tiene también, influencias de mucha música actual. Y respondiendo directamente a lo que me preguntas, sí, creo que es algo muy importante sobre cómo entendemos nuestro sonido. Somos claramente hijos de nuestra época, sin anhelos ni romanticismos de tiempos pasados. Así que es importante para nosotros que eso se refleje.

Y hablando de todas esas influencias, ¿llegaste hasta ellas de forma directa sin intermediarios o fue por medio de grupos actuales-contemporáneos que remitían y se valían de ellas?
Si te refieres a aquellas más añejas, diría que principalmente de una forma directa. Siempre me ha gustado mucho indagar sobre todo tipo de música. Aunque repito que hay muchas referencias a música más actual en lo que hacemos…

“En la música, la técnica sin sentimiento se convierte en un ejercicio estético estéril”

¿Estaríamos en tu caso ante uno de esos “arqueólogos” siempre en busca de vinilos antiguos y de rarezas de las que poder nutrirte para su música?
Entiendo esa idea romántica… Supongo que sí, que lo hago, pero no tanto de esa forma. No soy especial fanático del formato vinilo, aunque sí que compro y colecciono. Busco mucho por internet (Spotify, Youtube, Bandcamp…) y procuro indagar mucho en la música porque es algo que me apasiona y enriquece, de la misma forma en la que también lo hago en otros campos. Pero sí es cierto que estoy en un constante redescrubrir y descubrir, no en pos de aplicarlas a mi música necesariamente sino en pos de crecer. El resto, su influencia o no influencia, ya llegará si así ha de ser, supongo…

Presentáis este nuevo disco de nuevo como el segundo volumen de la música tradicional de ese lugar ficticio que os habéis inventado, Ashdogtown, ¿resulta más fácil, o te sientes más cómodo, contando cosas desde ese “no real” entorno?
Mmm… yo diría que es incluso al revés. A veces resulta un poco más complicado, porque te tienes que ceñir a una historia pero metiéndote en un papel, personalizándola y haciéndola más humana. La idea es que poco a poco, y con el paso del tiempo y las publicaciones, se puedan ir viendo, descubriendo, conexiones entre unas piezas y otras. Procuro no comentarlo mucho porque pretendo que cada una de esas partes se pueda ver, oír y disfrutar como algo totalmente independiente al mismo tiempo.

A veces tengo la sensación de que este proyecto, con todo ese sentido argumental que maneja, lo tienes perfectamente planeado y conoces ya su recorrido, ¿es así o está basado y se va creando también sobre la improvisación?
Digamos que una gran mayoría tiene una base bastante sólida desde la que partir, pero que, por supuesto, tiene su parte volátil, cambiante, fresca, fértil y de improvisación.

Este es un disco que, además de ese sonido oscuro y tribal mencionado, parece hacer un llamamiento a mirar en nuestro interior, a escuchar a esa zona primitiva que todos tenemos, a sacar nuestros miedos… ¿Son dos conceptos, el musical y el argumental, que han nacido a la vez, que los has trabajado conjuntamente?
Me alegra que comentes ese aspecto porque es el motivo principal que hay detrás, tanto del disco como del sonido y de las propias composiciones. Digamos que ese sentimiento particular, muy concreto, quería fijarlo en forma de canciones. Claramente esa idea, ese “feeling” fue el motor que me hizo ir a por todo lo demás.

Un ambiente que me remite a esas películas de vudú, de zombies, de serie B, ¿ha tenido alguna significación en este trabajo esa parte visual-cinematográfica?
¡Pues sigues dando en el clavo! Dentro de esa idea que comentábamos, de ese “feeling”, hay, sobre todo, artefactos visuales que la despiertan. Un gran ejemplo de eso sería “I walked with a Zombie”, de Jacques Tourneur, o la primera película de “King Kong”.

“Para la industria musical, si no haces o eres algo o alguien concreto, no interesas nada en absoluto; aunque sea algo que funcione o pueda funcionar” 

Hay que hablar de la presencia de JD Wilkes, de Legendary Shack Shakers, en el tema “King Monster”, un músico que por su bagaje encaja a la perfección con el espíritu del disco, ¿fue ese el motivo precisamente de ir en su búsqueda o cómo fue el proceso y la elaboración de su participación?
JD es un músico al que he seguido y respetado mucho siempre. Me encanta su trabajo tanto como músico, como escritor, ilustrador… Es un grande, vaya. Recuerdo verle hará 13 años (¿a mis 19?) colgarse del techo en la Azkena de Bilbao con Legendary Shack Shakers y flipar. Cuando hice ese tema tenía muy claro que la influencia de su obra se podía percibir y pensé que su voz quedaría genial. Pero son de estas cosas que piensas y sabes que son algo inverosímiles… Un día, no sé muy bien cómo, me animé a escribirle. Fue muy guay porque nada más comentarle la idea le gustó y aceptó en el momento. A partir de ahí ya organizamos el resto. Hubiera estado genial poder estar con él durante el proceso, pero la grabación de su voz se tuvo que hacer desde Paducah, Kentucky, en los Time on the String Studios. Sea como fuere, estamos más que contentos tanto con su colaboración como con el resultado.

Mi percepción es que sois una banda que cada vez que alguien la escucha queda sorprendido y haciéndose seguidor y recomendando vuestra escucha, ¿como habéis vivido desde vuestra perspectiva la recepción de este particular proyecto?
Vaya, muchas gracias. Es algo muy bonito eso que comentas. La verdad es que no sé si será así o no. Sí que es cierto que después de tantos conciertos en tantos lugares a lo largo y ancho de la Península Ibérica podríamos decir que la recepción siempre suele ser muy buena. Tanto por parte del público como por parte de los promotores y la crítica especializada. Algo que sin duda, agradecemos muchísimo. Pero es cierto que también estaría bien señalar el poco o ningún apoyo que existe desde la industria musical. Al principio pensaba que era porque no hacíamos música de moda, luego ya me fui dando cuenta de que simplemente, si no haces o eres algo o alguien concreto, no interesas nada en absoluto; aunque sea algo que funcione o pueda funcionar, que no digo que seamos nosotros.

Cuando una banda está formada por tantos componentes, ¿resulta más difícil ponerse de acuerdo para dirigirse hacia el camino planeado?
Vamos a decir que por una parte sí, al ser muchos siempre se puede complicar más el conseguir algo concreto, por casi pura estadística, vaya, pero en general, supongo que, por nuestra forma de trabajar, no afecta demasiado.

En uno de los temas, “Welcome to Kamtar”, dices que quizás no tengas las letras ni el ritmo, pero que cantas desde las entrañas, ¿das más importancia, en general y en la manera de entender tu música, al sentimiento que a la técnica?
Sí, al cien por cien. En la música, la técnica sin sentimiento se convierte en un ejercicio estético estéril. Prefiero infinitamente algo que esté mal tocado, que suene mal o lo que quieras, pero que me transmita algo, en definitiva, que me crea a su interlocutor, a algo que está tocado a la perfección con una técnica exquisita pero que no me dice absolutamente nada.

Este es un disco vibrante, que en directo puede ser una bomba, ¿es un elemento que has tenido en consideración, te has planteado darle ese poderío pensando también en ese ámbito?
De nuevo, muchas gracias. Efectivamente así ha sido. Además de todo lo que ya hemos explicado sobre el concepto y “el feeling” al que pretendemos llegar, que sean temas que funcionen bien en directo es algo que ha influido mucho en su concepción. La puesta en escena es algo que procuramos cuidar mucho, por eso no solo se ha tenido en cuenta a la hora de la composición, sino también de la grabación y la producción. Había varias de las canciones que estaba claro que tenían que grabarse en directo para sacarles todo su jugo, y así lo hicimos. Por lo tanto, cuando oigas el disco estarás muy cerca de estar escuchando lo que hay en un directo: algo sucio, oscuro y festivo.

El sábado 23 de noviembre se celebra la presentación del disco en la sala Dabadaba de Donostia (20:30h entradas aquí).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies