“Quiero solidificar este momento de mi vida”
Entrevistas / Fred Again..

“Quiero solidificar este momento de mi vida”

Yeray S. Iborra — 19-07-2021
Fotógrafo — Archivo

Tan claro como que la pandemia iba a cambiar nuestras vidas, también lo era que habría discos que la usarían como excusa artística. Más difícil de prever era tanta premura:Actual Life (April 14 – December 17 2020) (Warner, 21), debut de Fred Again.., es electrónica costumbrista. Garage house sanador a partir de notas de voz.

Se rasca la cabeza mientras la tuerce hacia un lado. Mira la mesa, la limpia con decoro, dando toquecitos con el dorso de la mano. Repite el gesto. Sonríe, también de lado. Muchas veces. Vuelve a rascarse la cabeza. Fred Gibson es un tipo tímido.
Siquiera la pantalla, una videoconferencia, le procura distancia suficiente para protegerse. Es como si tuviese miedo de, en algún momento, cruzar la mirada con su interlocutor, por lo que agacha la vista a menudo. Una y otra vez. Y lo hace sin dejar de ser amable. Es de esas personas tremendamente amables. Desde su rincón.

Esa ternura, fragilidad, sensibilidad, gratitud y entrega están aferradas a las entrañas de Actual Life (April 14 – December 17 2020), uno de los discos que perdurará como uno de los grandes relatores de qué fue aquello del confinamiento y por qué estadios nos hizo pasar a todos. El álbum, construido a partir de notas de voz encontradas en su teléfono y sobre una base garage house, que domina de igual modo el pie que la cabeza, le ha valido un reconocimiento casi inmediato, pese a tratarse de un debut. No se puede decir bien, bien, que el éxito le haya venido de nuevo a Gibson. Sí, la fama. Antes de la publicación, el británico ya había producido y colaborado con artistas como Ed Sheeran, Stormzy o FKA Twigs. Y Brian Eno –con el que adelanta en esta entrevista ha trabajado recientemente– había sido estos años uno de sus máximos valedores. Pero le faltaba qué contar y cómo contarlo para tener voz propia.

Dio con la tecla en un momento de máxima angustia personal. Como casi siempre pasa. Ahora, pese a que augura nuevas colaboraciones, la primera ese misterioso nuevo proyecto junto al mismísimo Eno, dice que toca centrarse en construir nuevos dietarios como “Actual Life (April 14 – December 17 2020)”. Fred Again.. es un alias sanador para un tipo nervioso que, para evitar silencios incómodos, pregunta él primero. Como si le faltara callo ante el berenjenal mediático que él mismo ha propiciado con su destacada presentación artística en solitario.

“¿Dónde estás?”, interroga.

“Estoy en Barcelona, Fred”.

“¡Precioso! ¿No? Nunca fui, pero siempre quise. Espero que el año que viene…”, asiente. Y limpia la mesa con el dorso de la mano.

¿Crees que podrás venir a España tan pronto?
Tal vez el año que viene, ¿no? Creo que este año… Este año no. Pero creo que el que viene… Tengo muchas ganas de ir a Barcelona, ​​así que si no, el próximo, pero sí. No hay duda. No hay duda. Quiero venir [ndr: su sombre se ha confirmado entre las actuaciones del Primavera Sound 2022].

La gente te recibirá con los brazos abiertos: menuda acogida la del disco para tratarse de un debut.
Lo aprecio muchísimo, de veras que sí. Es muy agradable. Estoy como: “¡Gracias, a todos, de verdad!”. Me siento muy, muy agradecido por todo lo que me está pasando. Realmente lo valoro. Normalmente no lo hago, normalmente no me afectan mucho las respuestas de la gente hacia mis músicas. Por lo general, lo hago y ya está, ahí lo dejo. Pero esta vez ha sido diferente: por alguna razón, esta vez ha sido muy diferente. Y no lo esperaba. Lo terminé y seguí adelante con lo mío. Pero en cuanto salió…

¿Te llegó rápido el buen feedback?
Fue como: “¡Oh, mierda!”. Realmente me ha hecho volver a las sensaciones del disco muchas veces. Me ha conmovido mucho la respuesta. Recibí cientos de mensajes, sigue pasando que recibo todos los días mensajes de personas, cosas muy personales e íntimas sobre lo que cuenta el disco. Y me hace sentir inspirado y feliz de que esté pasando algo así gracias a mi música.

No es un álbum únicamente de electrónica de club. Se puede bailar, pero también se puede disfrutar en soledad. ¿Lo hace eso más universal?
Te agradezco la observación. Totalmente. De verdad te agradezco el matiz, de verdad que sí; puede que tengas razón. En todo caso, para mí, el hecho que emocione me obliga a seguir con ello: este es el capítulo uno del diario. Quiero seguir desarrollando la fórmula mañana mismo: es una motivación grande.

¿Cómo es para alguien que ha estado, no sé, en las sombras de la industria, ayudando a otros grandes artistas, acaparar repentinamente tanta atención de los medios de comunicación?
Un poco extraño. Me sentí, de nuevo, pensando: “Oh, mierda”. Quiero decir, para mí, en cierto sentido fue como volver a lo que estaba haciendo años atrás. Porque en realidad de los dieciséis a los veinticuatro años estuve liado con muchos proyectos propios. Y luego pasé un par de años produciendo para otras personas, así que definitivamente tuve la sensación de que cuando comencé a hacer mis propias cosas de nuevo… ¡Todo fue bien! Sentía un leve síndrome del impostor, ¿sabes a qué me refiero? De como… Bien, ¿y yo qué tengo que contar realmente? Así que me tomó un tiempo; esa es otra de las razones por las que me siento tan conmovido al leer las respuestas de la gente. Porque me reafirma, me hace pensar: “Estoy bien, tengo algo que contar”. Y así es como me siento. De nuevo: agradecido. [Se sonríe]

Es muy interesante hablar de ese síndrome. ¿En qué momento tuviste claro que debías tirar adelante con las ideas que estaban naciendo en el estudio?
No lo vi claro. Nació solo. Sucedió. Fue bastante tortuoso por momentos. La escritura del disco fue, en general, como decirlo… Tuve algunos buenos momentos y algunos no tanto. La realización del disco fue en general una basura. Estaba en una casa, pero rodeado de muchas cosas complejas en mi vida. Y entonces sucedió, sin ni siquiera esperarlo. Simplemente hice algunas cosas, cambié otras, y vino. Y fue como: “Ok, está hecho. Y saldrá en un mes. A ver”. Y luego fue cuando salió y… Algo ha sucedido. [Ríe, nervioso] Lo volví a escuchar el otro día, no lo había hecho hasta entonces. Me gustó. Cuando compuse el disco, no tenía distancia: no sabía lo que significaba. No sabía qué era. No sabía cómo me sentía al respecto. Pero ahora me siento mejor.

¿Fue tan rápido como trabajar las ideas, publicarlas y luego obtener un álbum con dos fechas? ¿Así, sin más?
Sí. Quiero decir, trabajé cada hora de todos los días durante, básicamente, doce meses. Así que no fue rápido, pero definitivamente se fue aclarando el enfoque. No sabía con absoluta claridad lo que estaba haciendo. No sabía cuándo iba a terminar, pero de todos modos fue apareciendo. Así que sí, fue así.

¿Has pensado qué hace que llegue tanto a la gente? ¿Tal vez esos momentos con mensajes de voces anónimas en loop?
Sí.

¿Son los mensajes? ¿Los tuviste claros desde el principio? ¿Cuáles eran poderosos para la producción?
Simplemente sucedió, insisto. Estuve tratando de pensar en formas similares de solidificar el conjunto, pero al final solamente dependió de lo que encontraba al desplazarme por mi teléfono. Lo cogía y lo que me resonaba dentro, entraba. Encontré varias piezas, varios audios, que sentí que eran los más honestos.

“Por eso estoy tan ansioso, porque estoy perfeccionando tanto como puedo el directo. Hasta el punto en que se sienta realmente real. ¿Me explico?”.

¿Ese es el punto, la honestidad? Porque Carlos, de Atlanta, un obrero cuya voz aparece en “Carlos (Make It Thru)”, parece ahora un nuevo amigo para todos.
¡Sí! Y me encanta tener esos mensajes en el disco. Me encantan esos mensajes que se repiten en los discos. Tienes como esos narradores, lo ves, van apareciendo a lo largo del disco. Particularmente no hay nadie a quien ame más en el ambiente del disco que a Carlos, porque significa lo que quiero hacer: glorificar y mostrar la belleza en estos momentos mundanos que parecen fugaces y sin consecuencias, pero que realmente son absolutamente magnificentes.

Los mensajes que se repiten funcionan como mantras. Algunos de los que se repiten aportan cierta luz al álbum…
Sí.

¿Tienes algún tipo de relación con la meditación, el yoga o algo así? ¿Haces alguna práctica de ese tipo?
Interesante… Inconscientemente, creo que es por eso que me encanta hacer esto; por esos mantras, que me dan tranquilidad. Pero la música sería mi versión de eso. Ahí encuentro la paz: escuchar esas voces que constantemente regresan… Es asombroso lo poderoso que es ese “make it thru”. Si hubiera hecho un millón de bases con esa frase encima… Literalmente puedo hacer cientos de bases con esa frase encima. Y podrían ser bases trágicas, pero quiero que la gente que termine de escuchar mi música se sienta infinitamente esperanzada.

¿Y ese modo de usar las frases, es algo que has descubierto con este disco, o en tus producciones anteriores ya lo habías trabajado?
Creo que con este disco. Seguro. Sí.

¿Y podría ser algo que repitas en los “nuevos capítulos” que citas?
Totalmente. No voy a cambiar. Quiero hacer esto desde hace mucho tiempo. Siento que únicamente comencé… Creo que voy a estar haciendo esto para siempre. [Se sonríe] Es mi yo, absolutamente. Sí, haré esto los próximos años.

¿Cómo lograste atravesar la pandemia en, ya sabes, suficiente bienestar mental como para seguir con la música?
Fue un desastre absoluto, pero en realidad no por la pandemia, sino porque muchas otras cosas… Obviamente la pandemia fue el catalizador para que las cosas jodidas de nuestras vidas fueran un poco peores. Es curioso ver, insisto, lo esperanzador que creo que mucha gente ve el disco, lo cual es hermoso para mí, porque no fue hecho desde un lugar esperanzador. Eso me encanta. Para mí, no suena así nada de “Actual Life (April 14 – December 17 2020)”. Bueno, tal vez a veces, pero da igual. Me gusta, me encanta, que sea así para otras personas.

¿Y cómo ves la cosa ahora, la industria musical, las posibilidades del disco?
Ahora me siento, como digo, no sé, emocionado de simplemente hacer, hacer, hacer, hacer. Ir, ir, ir. ¡A por ello! Quiero hacer montones de bases; yo hago mucha música. Así que ahora siento que he llegado a un punto en el que realmente puedo empezar a empezar, ¿me entiendes? Como si pudiera mostrar mucho de lo que he estado trabajando porque me tomó tiempo encontrar la claridad emocional de lo que quería expresar. Y obviamente eso haré en los próximos años. Siento que entiendo lo suficiente como para comenzar a decir todo de la forma en la que lo quiero decir. Eso es muy positivo.. Ahora sí, me siento seguro.

Hay algo interesante: viendo tus videos y escuchando el disco, hay algo en ti que parece muy tímido, pero estás muy conectado con tus fans en Instagram. Con tus sesiones y demás. ¿Estás, o algo parecido, creando comunidad?
Sí, no sé. Se lo agradezco mucho a la gente. Sinceramente esos encuentros son sentimientos muy inspiradores. Creo que esa sensación de ser parte de un diálogo con la gente es imprescindible. Para mí, eso inspira la mejor de las músicas, porque sientes que no es una conversación unidireccional, sientes que estás en un diálogo. Entonces, cuanto más vives en ese diálogo, cuanto más se convierte en algo que puedes sentir, mejor música haces. Insisto, me siento muy agradecido por eso.

Tu directo con el Támesis de fondo fue un éxito. Hiciste un auténtico live en YouTube, con mezclas inesperadas, por ejemplo Moderat en el tramo final. ¿Es lo que podemos esperar en tus directos o estás pensando en otras cosas para mostrar “Actual Life (April 14 – December 17 2020)” al público?
Así es como toco en vivo. Totalmente. Me gusta; estoy ansioso por encontrar formas de hacerlo de modo que cuando toque en vivo, sea como realmente me gusta: en vivo, en vivo, y no únicamente presionar “reproducir”. Habrá momentos en los que pincharé o haré sesiones. Eso también me encanta. Pero creo que si estás tocando en vivo, estás tocando en vivo [insiste en la palabra, y se toma unos segundos]… Por eso estoy tan ansioso, porque estoy perfeccionando tanto como puedo el directo. Hasta el punto en que se sienta realmente real. ¿Me explico?

¿Significa eso que estás tan centrado en tu proyecto que se acabaron las colaboraciones, las producciones para otros?
Mi plan es hacer muchas cosas. Quiero decir, yo pienso un poco en todo lo que quiero seguir haciendo y… Quiero hacer dos discos al año [ríe y se rasca la cabeza]: uno en verano y otro en invierno, durante al menos tres años. Porque eso me parece la esencia del diario que estoy construyendo. Y luego, colaboraré mucho.

¿Te alcanzará el tiempo?
Hice un álbum hace unas semanas con Brian Eno que será, no sé, un álbum colaborativo para él. Algo así. Y para mí, seguiré haciendo cosas. Pase lo que pase, sigo muy abierto a colaborar. Pero la cuestión fundamental es que realmente quiero solidificar este momento de mi vida.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.