FELICIDAD PARA PERROS
Entrevistas / Millencolin

FELICIDAD PARA PERROS

Mikel Sola — 12-03-2002
Fotógrafo — Archivo

CINCO DISCOS EN SU HABER Y SIGUEN A TONO. MILLENCOLIN ESTÁN A PUNTO DE VER EDITADO ”HOME FROM HOME” (BURNING HEART/MASTERTRAX, 02), UN ÁLBUM QUE, POR SI ERA NECESARIO, RATIFICA SU CONDICIÓN DE GRUPO INDISPENSABLE EN EL PUNK DE CORTE MÁS MELÓDICO. EN TODO CASO, PARA DESCUBRIRLES POR DÓNDE ANDA SU NUEVO TRABAJO MIKEL SOLA SE PASÓ HACE UNOS MESES POR EL ESTUDIO EN EL QUE LOS CHICOS ESTABAN GRABANDO.

Quizá hayan dejado de ser aquellos jovenzuelos que versioneaban el “Knowledge” de Operation Ivy en todos y cada uno de sus conciertos, pero mientras sean capaces de ofrecer nuevas gemas como “Happiness For Dogs”, que nos quiten lo bailado. Para desvelarnos todas las claves de “Home From Home”, Nikola Sarcevic y Fredrik Larzon, sección rítmica del cuarteto sueco, nos recibían, a principios de noviembre, en el estudio Little Big Room de Estocolmo, en el que, junto al productor Lou Giordano, ultimaban las mezclas del inminente trabajo. No tarda en hacerse patente que los de Örebro son tremendamente accesibles y de una sinceridad que tira de espaldas. Nikola, que también lleva la voz cantante en la entrevista, indica, sin ser siquiera preguntado al respecto, que el inmenso “Clumsy” de Samiam fue el motivo por el que se hicieron con los servicios de Giordano (Sugar, Live, Goo Goo Dolls), del mismo modo que fue “Clarity” de Jimmy Eat World, el que despertara su interés inicial por trabajar con Mark Trombino.

“Escribí la letra de `Afghan´ después del incidente del World Trade Center y de que George Bush anunciara que iba a tomar represalias”

Por su parte, el técnico de Nueva York, que sonorizó los directos de Hüsker Dü durante cinco años y trabajó con leyendas del hardcore como SSD, FU´s o Jerry´s Kids, da muestras de una afabilidad absoluta. “Aunque no lo admitirían, Millencolin son músicos de gran talento y no necesitan muchas tomas”, declara sobre de la grabación. Escuchamos temas como el que abre el álbum, “Man Or Mouse”, anteriormente conocido como “Sleazy”. Y es que, a falta de títulos definitivos, las canciones se nominan según el estilo en que se inspiran (así, “The Street Song”, “The Pop Song”) o, curiosamente, según el grupo (“Green”, por Green Day, “The Blink Song”, “Seaweed”). ¿Se puede ser más humilde? El 11 de marzo es la fecha señalada para el lanzamiento de “Home From Home”, pero antes se podrá abrir boca con un single, pese a las reticencias del cuarteto (“con tal de que podamos tener la música en la calle y no supongan un problema…”, se resigna Sarcevic). “Es frustrante, porque en singles de otros discos nos tuvimos que meter en el estudio para grabar un nuevo tema y darle sentido. Algunos de estos han salido bastante bien, y es un chasco componer una canción realmente buena para que no sea más que una cara B, con letras que tengo que escribir en un par de horas. Por lo general, es así como sucede”. El sencillo de adelanto es “Kemp” y está compuesto en F aguda, clave que ha supuesto una especie de revelación para la banda. “En ella encontré melodías que no habíamos utilizado antes”, señala Nikola, y apunta que “Afghan” también está en esa clave. Nos interesamos por la letra de esta última, dado lo delicado del asunto. “Mathias (Färm, guitarrista) la llamó ´Afghan´ porque compuso el riff inspirado en Afghan Whigs. Yo escribí las letras después del incidente del World Trade Center y de que George Bush anunciara que iba a tomar represalias. Es una crítica a la política exterior de Estados Unidos”. La ya mentada “Kemp”, que inicialmente apareció en el recopilatorio “Cheap Shots IV” (99), ha sido regrabada para el álbum, como también lo ha sido “Black Eye”. Este tema vio la luz en un Ep compartido con Midtown (Golf, 01), que no recomiendan encarecidamente y que, reconocen, fue orquestado por Burning Heart para promocionar al combo de Nueva Jersey. “Es probablemente una de nuestras referencias más extrañas”, confiesa con gesto incrédulo. Millencolin es un grupo que cosecha ventas bastante estimables, pero en su Suecia natal apenas saben de su existencia. Esta situación agrada a un Nikola que desea evitar los aspectos negativos de la fama. “No necesitamos hacernos más grandes, pero por supuesto, estaría bien vender más discos”, matiza el bajista/cantante. “Lo más importante es que estemos contentos con la música, y luego, si el disco vende cinco millones, eso estaría muy bien, pero sólo mientras no afecte a aquella”. Así, los suecos parecen dispuestos a hacer las cosas a su manera –o tanto como les sea posible–, en lo relativo a conciertos (“no quiero ir de gira hasta hartarme”) y en lo que respecta a su actividad discográfica (“Nos tomamos nuestro tiempo. Supongo que a la gente le gustaría que sacásemos discos tan rápido como los tres primeros, cada año, pero no podemos. Igual que no grabarías tres discos del tirón, cada mes, aunque tuvieras las canciones”). El jovial Lou Giordano comenta, no demasiado en serio, que está enganchado al programa del impresentable radiofónico Howard Stern. Mientras, el baqueteador Larzon asegura tener la sensación de que Millencolin se están haciendo viejos. ¡Venga ya!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.