"Estoy intentando aprender el oficio de escribir"
Entrevistas / Joan Colomo

"Estoy intentando aprender el oficio de escribir"

Maria Fuster — 17-08-2014
Fotógrafo — Ivan Caster

Joan Colomo lleva muchos años desarrollando una creatividad sin fronteras. Su nuevo disco, “La fília i la fòbia” (B-Core, 14), es una demostración más.

Seguro que la broma está muy trillada, pero es que es tan fácil y elocuente que es imposible no caer en la tentación. Si utilizamos su misma medicina y la aplicamos a su nombre el resultado es tan real como la vida misma: Joan Colomo, en catalán, o Juan Palomo en castellano, parece haberle cogido el gustillo a la faceta de yo me lo compongo, yo me lo grabo y yo me lo produzco. “Dar el salto y ponerme a hacerlo yo todo me ha dado una libertad en la que me siento realmente cómodo. Además ha coincido en que se ha convertido en mi modus vivendi, mi sustento. Se hace un poco extraño porque se convierte en el trabajo y coge otras connotaciones, pero el hecho de poder hacerlo yo, sin tener que pensar en colectivo es realmente práctico. Si que es cierto que echo de menos el grupo, pero como el directo es con banda, sigo teniendo el rollo de ir con los colegas en la furgo”. Y no una banda cualquiera. “Somos Xavi (Zeidun/Surfing Sirles), Guille (Surfing Sirles), Pablo (The Unfinished Sympathy) y ahora hemos fichado a Carloto (Half Foot Outside, Me And The Bees). Ellos serán los encargados de defender un disco que se aleja un poco del folk, protagonista de sus últimos trabajos. “He dejado un poco de lado los temas más folclóricos o los temas cabareteros y circenses como algunos les gustaba decir, aunque no acabo de entender qué significa… Empezamos a grabar la batería con Pablo Salas, que tiene una manera muy peculiar de tocar, como un plomo, y eso hizo que las canciones cogieran un matiz hacia algo más contundente. He huido un poco de lo que había hecho antes, aunque no me alejo del todo porque las vistas como las vistas, la esencia es la misma”. Cierto, y es que aunque se cambie de traje, uno reconoce al instante una canción suya, un carácter muy marcado.

Una parte muy importante de esta personalidad la encontramos en las letras. Este es un disco existencialista en el que nos habla de amor y odio, vida y muerte con algún desliz nihilista, con humor e ironía a mansalva. “La idea del disco era simplificar la existencia con estas dos pulsiones. El amor como antídoto, como energía positiva, pero también el odio. Buscar el equilibrio entre las dos cosas porque, en el panorama que vivimos, es difícil no morir de asco”. Unas letras que no dejan indiferente, aunque parezca que Colomo no se siente seguro con la pluma. “En este caso me ha costado menos, pero sigo pensando que estoy intentando aprender el oficio de escribir. Una cosa es la música, donde puede que me tenga más bien considerado porque es lo que me sale fácil y lo que llevo haciendo toda la vida, pero otra distinta son las letras, en las que me veo muy verde, intentando aprender en cada disco. Escucho Pony Bravo y pienso: ‘¡Me encantaría poder hacer una letra así!’”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.