Estática hipnótica
Entrevistas / The Radio Dept.

Estática hipnótica

Redacción — 14-05-2010
Fotógrafo — Said Karlsson

Tras pasar casi dos años esperando su momento, por fin se publica “Clinging To A Scheme”, trabajo definitivo del grupo sueco The Radio Dept, que les devuelve a la vanguardia de buscadores del tesoro pop.

El rey Luis XVI desciende de
su carroza y fríamente abraza por primera vez a su futura esposa María
Antonieta, antes de clavar la mirada en el suelo. De repente, puntuando la
emotividad del momento, comienza a sonar “I Don’t Like It Like This” de The
Radio Dept: se trata de la escena de la película de Sofia Coppola que sirvió de
tarjeta de presentación ante el mundo del trío sueco. Cuatro años después,
Martin Larsson (bajo) intenta justificar por qué su tercer largo ha tardado
tanto en publicarse, pese a llevar grabado desde hace tiempo. “No creo que estuviésemos listos para
publicar el álbum en 2008. Nos paramos a pensar qué buscábamos y decidimos
seguir experimentando. Y ya tenemos 
nuevo material, trabajamos continuamente”
. En el año en que grupos
como Beach House o Lali Puna, cada uno en sus propias coordenadas, nos han
devuelto a los paisajes cautivadores de la melodía ensimismada, no hay panorama
mejor para la aparición de este “Clinging
To A Scheme”
. Un disco que pasa el pop por un filtro casi tropical en la
irresistible “Heaven’s On Fire”, lo cruza con R&B última generación en
“David”, le da un toque jamaicano en “Never Follow Suit” y crea un par de
piezas a la altura de los Peter Hook y Bernard Sumner de los buenos tiempos
(“This Time Around” y “The Video Dept.”), para cerrar el álbum con la mejor
canción que pudieran componer Yo La Tengo, “You Stopped Making Sense”. Una
pléyade de influencias de las que el grupo se muestra orgulloso. “Amamos la música. Y probablement sólo un
estúpido egocéntrico pensaría que puede hacerla sin estar influido por nada
más”
. No hay prejuicios: la propia cara B de su nuevo single es una versión
de la canción de Sade “All About Our Love”, más cercana a su universo de lo que
cabría pensar. Si hay un hilo conductor que conecte su nuevo trabajo es, ante
todo, una calidez que se echaba a faltar en su obra previa, y que contradice la
imagen de conjunto de estudio que ellos mismos han contribuido a crear. En un
momento en que las producciones actuales congelan el sonido, The Radio Dept.
consiguen que hasta una caja de ritmos suene cercana, para entregar un puñado
de las canciones más sensuales de lo que llevamos de año. “Esa ha sido nuestra ambición principal. Conseguir una continua calidez
en el sonido, que suene humano aunque haya un montón de capas de distintos
instrumentos”
. Curiosamente,
cada vez queda menos de las guitarras saturadas que marcaron su debut “Lesser Matters” en el año 2003. “Se puede decir que tratamos de huir
conscientemente de las comparaciones con The Jesus And Mary Chain y la
clasificación como grupo shoegazer. A la gente le gusta establecer esa clase de
comparaciones y queríamos desmarcarnos de ello. Es como empezar de nuevo con
este disco”
. Desde entonces, los suecos han publicado un larga duración, “Pet Grief”, inferior a lo que cabía
esperar, e infinidad de EPs, entre los que destacan “Pulling Our Weight”, prolongación perfecta de su primer disco y
quizá lo mejor que hayan publicado jamás, y “Freddie And The Trojan Horse”, el paso previo a este nuevo álbum. “Si por mí fuese sólo publicaríamos EP’s.
Es mi formato preferido. Hoy en día es imposible, pero quién sabe qué nos
deparará el futuro de la industria. En un EP sólo tienes cinco canciones, sí,
pero puedes experimentar con ellas todo lo que quieras. Diez canciones son demasiadas”
.
La banda nunca ha renunciado a un compromiso político más cercano, como explica
Martin, al de la ética individual que al del activismo puro y duro. De hecho,
“Heaven’s On Fire” se abre con la voz de Thurston Moore clamando contra los
peligros del capitalismo para la cultura juvenil, sacado de la película “The Year Punk Broke”, aquel documento
de la gira conjunta de Sonic Youth y Nirvana en 1991. “Estamos de acuerdo con la frase, pero al mismo tiempo hay algo de coña
en ello, por esa seriedad de Thurston al pronunciarlo. Pero en el fondo estamos
con él”
. Una última anécdota: tanto Martin como el cantante y guitarrista
de la banda, Johan Duncanson, compaginan su banda con su trabajo en un hospital
psiquiátrico. ¿Alguna enseñanza vital que haya extraído de ello? “Ninguna realmente, no ha sido algo que
haya cambiado mi vida radicalmente. Aunque bueno, quizá me haya enseñado a no
confiar demasiado en la gente”
. Y tras una breve pausa, Martin lanza una
seca, sarcástica carcajada.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.