"Canto para contar mis sentimientos"
Entrevistas / The Bellrays

"Canto para contar mis sentimientos"

Nacho Serrano — 05-10-2018
Fotógrafo — Archivo

"Punk. Funk. Rock. Soul Volume 2” son los ingredientes principales del primer disco de The Bellrays desde que lanzara "Black Lightning" en 2010. Secuela de "Volume One", el EP de cuatro temas lanzado en 2017, este disco fue publicado el 2 de febrero a través de Cargo Records UK.

Ahora vienen a presentarlo con una larga gira que pasará por Bilbao (Kafe Antzokia, 5 octubre), Zaragoza (Fiestas del Pilar, 6 octubre), San Sebastián (Dabadaba, 7), León (Gran Café, 8), Sevilla (Sala X, 10), Madrid (El Sol, 11), A Coruña (Garufa, 12), Calella Rock Fest (13), Castellón (La Burbuja, 14), Murcia (REM, 17), Alicante (Stereo, 18), Valencia (Loco Club, 19), Vitoria (Helldorado, 20). Sus líderes Lisa Kekaula y Bob Vennum nos lo cuentan.

Como sabéis, nos encanta que vengáis de gira. ¿Qué importancia tiene España en vuestras rutas europeas?
(Lisa) Es genial que celebréis nuestras visitas. A nosotros nos encanta venir y lo hacemos siempre que tenemos la oportunidad. Para mí, después de años de giras españolas, de grabar allí con Lisa & The Lips y de vivir allí una temporada, España es una especie de segundo hogar. Sentimos mucha camaradería con muchos músicos españoles, y las audiencias españolas siguen sin perder el instinto para convertir un concierto en una gran fiesta. Por nuestra parte, intentamos darlo todo al cien por cien cada vez que vamos a tocar.

“Punk, Funk, Rock, Soul” es quizá el título más explícito que se haya visto, ¿no?
(Lisa) La idea de este disco ha estado rondándonos durante años. ¿Cuántos años lleva la gente preguntándonos qué hacemos, pidiéndonos que lo describamos? A mí siempre me piden que etiquete nuestra música, que lo ponga fácil. Cuando pensamos en la idea de llamar de esta forma a un disco, lo vi como una descripción, no como un título. Entonces todo cobró sentido para nosotros: nuestra diversidad es la que hablará por nosotros en los títulos.

Justo iba a preguntaros si era una broma, dada vuestra tendencia a huir de las etiquetas.
(Lisa) Es como una broma que va en serio, sobre unos tipos que necesitaban una etiqueta y que ahora saben cómo nombrar lo que hacen.

¿“Volume Two” iba a ser un EP, como fue “Volume One”? Quizá se convirtió en LP durante el proceso.
(Lisa) Si pudiéramos haber lanzado una tanda de singles, lo habríamos hecho con mucho gusto. Ya no vivimos en un mercado de LPs, pero las bandas siguen recibiendo presión de sus managers y publicistas, que dicen que la prensa no habla de singles. Lo cual es para partirse de risa, porque casi nadie ha hablado de nosotros desde el principio, y aun así se supone que debemos seguir pretendiendo que sí… “Volume One” fue obviamente pensado para ser un EP. El segundo volumen funciona mejor como LP, y cuenta nuestra historia con más detalle.

“Man Enough” y “Perfect” me parecen las cumbres del disco. ¿Cómo fue la creación de estos temazos?
(Bob) ¿Si? Me encanta que hayas elegido dos canciones tan diferentes como lo mejor del disco. Son muy distintas, pero surgieron de un modo muy parecido. En ambos casos, fue como si la música se derramara sola, ¿sabes lo que quiero decir? Los riffs de apertura guían de una forma muy natural hacia lo que necesita cada canción. Las letras de “Man Enough” surgieron de un modo muy similar, muy fluido. Quería que las palabras sonaran tan caóticas como la música, y la verdad es que fue fácil conseguirlo. “Perfect” es probablemente mi favorita de este álbum. Es una de esas canciones que resuena conmigo durante mucho tiempo. En este caso, las letras salieron con menos facilidad. Llevó bastante tiempo conseguir que quedaran bien.

Lisa, como frontwoman, ¿cómo te han afectado los cambios de formación de la banda?
(Lisa) Los cambios de formación son simplemente ajustes, porque la composición de los temas empezó con Bob y conmigo haciendo el trabajo, y los dos seguimos como núcleo de la banda. Eso mantiene lo más importante, lo que yo llamo consistencia constante. Está claro que hubiera molado mucho mantener una misma formación siempre, pero esa no ha sido nuestra realidad. Hacemos lo que hacemos, y hemos conseguido encarnar el cambio en el rock’n’roll. Los cambios, además, a veces ayudan a mantener la frescura.

Tengo que preguntarte por Aretha Franklin…
(Lisa) Es muy triste que se haya ido. Especialmente de una forma tan dura, con un cáncer de páncreas muy duro, que le ha hecho sentir dolor hasta el último día. Ella es una talento verdadero. Nada en su voz estaba prefabricado. En crudo, ella era perfecta, incluso aunque no estuviese en sus mejores condiciones. Aprendió a cantar increíblemente bien sin importar las circunstancias, y eso es lo que más admiro de ella.

La sensualidad siempre ha sido un arma, tanto para frontmen como frontwomen. ¿Crees que en estos tiempos se ha frivoliza en exceso en ese aspecto?
(Lisa) Hay una diferencia entre sensualidad y sexo. Y el sexo es lo que utilizan los frontmen y frontwomen de hoy en día. No creo que la sensualidad sea tan fácil de manejar como el sexo, requiere más ingenio. El sexo te golpea en toda la cara, y la sensualidad se cuela sutilmente de un modo más orgánico, menos falseado. Lo cual no quiere decir que no pueda falsearse, claro, pero el sexo es la meta hoy en día. Es un vehículo efectivo, pero en mi opinión, no te lleva muy lejos.

¿No hace eso que tus mensajes de empoderamiento feminista sean más importantes que nunca?
(Lisa) Si te soy sincera, no sé si la gente me escucha, o si me entiende. Creo que lo que tengo que decir es importante, pero en esta era de redes sociales, los mensajes importantes se diluyen entre los que no lo son. Hay demasiada información, y todos creemos que debemos generar más, y más… Así que, para contestar a tu pregunta: si una canción que yo haya escrito logra romper toda esa barrera de ruido y llega a alguien que entienda su mensaje, será un momento relevante, por el que alegrarse mucho. Sin embargo, ese no es mi objetivo como artista. Canto para contar mis sentimientos y para decir cómo veo las cosas, no para convencer a nadie de nada, bueno sí… solo de que los Bellrays somos una banda alucinante que toca una música genial, y de que si la escuchas, entenderás quiénes somos.

Bob, ¿cómo ves la situación de crisis en el mercado de guitarras?
(Bob) En el caso de Gibson, es simplemente un caso flagrante de mala gestión. Al dueño de la compañía todo le importa una mierda. No parece entender lo que las guitarras significan para la gente. Es un estúpido, además. Sería capaz de llevar ala ruina incluso una fábrica de tostadoras. Aparte de esto, creo que la tecnología ha llegado a un punto en el que ya no hace falta aprender a tocar un instrumento para crear música de éxito. ¿Para qué emplear horas, miles de horas practicando durante años cuando puedes pulsar un botón que hace todo el trabajo?

¿Qué os aprece la escena de rock’n’roll en España?
(Bob) ¡Yo la amo! Hay un montón de buenas bandas en vuestro país. Y me gusta el hecho de que España sigue viendo el rock’n’roll como una forma de arte.

Ojalá eso fuera verdad… Termino preguntando por vuestro futuro inmediato.
(Lisa) Estamos grabando a la vez que girando. Tenemos un montón de buenas canciones en las que seguir trabajando como dúo, y que pueden funcionar en una banda de rock o en una de funk. Nos los estamos pasando muy bien, y estamos aprovechando al máximo este momento de nuestras vidas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.