“La reacción de la sociedad me ha parecido súper positiva, muy sorprendente”
Entrevistas / Dorian

“La reacción de la sociedad me ha parecido súper positiva, muy sorprendente”

Redacción — 03-04-2020
Fotógrafo — Archivo

Hace unos días iniciamos la emisión de nuestro podcast “Valientes. Diario de un encierro”, en el que participan destacados artistas, cineastas y gente corriente.

Marc Gili, cantante de Dorian, es uno de los músicos que participan en el segundo podcast de “Valientes. Diario de un encierro” de Mondo Sonoro. Aprovechando la ocasión, incluimos también nuestra entrevista en transcripción para quien prefiera leerla.

¿Te genera miedo esta situación?
No me genera miedo. Me genera preocupación por los más mayores o los más mayores de la familia o de mi entorno en general. Creo, no obstante, que, en cuanto salgan digamos las pruebas masivas de test para este virus, nos daremos cuenta de que su mortalidad es mucho más baja de la que se está diciendo porque hay muchísimos más infectados de los que aparecen en las estadísticas. Por lo tanto, miedo en este aspecto pues poco, pero sí preocupación por la gente más mayor que son más vulnerables. Con respecto a la situación económica, pues aquí sí que la cosa cambia. Vamos a ver cómo salimos de ésta, si el sistema es capaz de absorber a todos estos trabajadores que se están ahora aparcando momentáneamente o si vamos a tener despidos masivos y excusas de, digamos, aquellas empresas, sobre todo las más grandes, que aprovecharán para echar gente a la calle. Veremos qué sucede y cómo queda la paz social después de todo este percance. De momento creo que, en general, tanto las empresas como el Estado se están portando bien en este aspecto.

“A mí me ha sorprendido, y creo que no soy el único, la manera modélica en que ha respondido la sociedad española a este asunto”

¿Cómo crees que está actuando la sociedad?
A mí me ha sorprendido, y creo que no soy el único, la manera modélica en que ha respondido la sociedad española a este asunto. Cuando veíamos las mismas imágenes de Buhan y toda esa gente confinada de la noche a la mañana, decían los buenos que son como sociedad. “Los chinos son una sociedad comunista digamos que totalitaria. Están acostumbrados ya por su cultura y por el yugo de su sistema a acatar las órdenes y punto. Ya veremos qué pasa aquí”. Bueno, pues cuando ha sucedido he visto que la sociedad se ordenaba y que, al cabo de unos días que sí que es verdad que hubo un poquito de más de cachondeo y de confusión, se acabó yendo la gente de las calles y metiéndose en su casa por responsabilidad consigo misma y con los demás. Me pareció ejemplar. También veo mucha solidaridad en el supermercado cuando alguien ayuda a una persona mayor a cargar la compra; veo solidaridad entre la gente que se ayuda con sus empleos, con sus trabajos. Si yo sé hacer esto y tú sabes hacer esto, pues nos ayudamos mutuamente en lo que no sabemos hacer. En general, por lo menos en esta primera fase de este asunto que todavía va a traer mucha cola, me ha sorprendido la empatía el sentido de la responsabilidad y el orden de la sociedad española y también, por otro lado, ese humor y esa digamos que manera de sacar las preocupaciones por el lado de la risa que tenemos en los países mediterráneos y que nos ha dejado algunas estampas realmente graciosas estos días que nos han permitido usarlas como válvula de escape ante la angustia y la preocupación que todos sentimos, incluso ante el bajón de que puede provocar en mucha gente una situación como ésta y la incertidumbre. Así que, de momento, la reacción de la sociedad me ha parecido súper positiva, muy sorprendente y veremos qué ocurre en los próximos meses. Creo que es posible que vivamos momentos de tensión incluso del asalto a algún algún mercado o algún supermercado, en cuanto a la gente empiece a fallarle la parte económica, pero bueno es muy pronto para aventurarnos a dar estos pronósticos. De momento yo le pongo un diez a la gente.

¿Para qué sirve la cultura en estos momentos?
Bueno, la cultura siempre ha servido para dos cosas, la buena cultura claro, para abrir la mente de la gente, para enseñarle, para mostrar a la gente, al telespectador, al cinéfilo, al melómano, al lector, otros mundos más allá del suyo. Por lo tanto sirve para que la gente madure, crezca mentalmente y tenga armas para enfrentarse al mundo. Por otro lado, la cultura siempre ha sido un factor de acompañamiento. Tú te llevas de viaje en verano un par de libros, te vas al cine y la música te acompaña en tu camino al trabajo. El arte y la cultura nos acompañan en este tránsito que va desde el nacimiento hasta la muerte; en este camino que llamamos vivir. Entonces, creo que hoy más que nunca mucha gente se está dando cuenta de hasta qué punto esto es así. A mí no paran de pedirme que recomiende libros, películas, qué diga qué estoy escuchando ahora o no sé qué libros de filosofía podría recomendar. Te estoy hablando en privado y en público. Bueno, creo que la gente está teniendo más que nunca necesidad de cultura, necesidad de acompañamiento y, en este sentido, creo que también mucha gente se está dando cuenta de hasta qué punto la cultura es importante y es un pilar para la sociedad.

¿Crees que habrá un efecto rebote negativo sobre las industrias culturales?
Creo que habrá un efecto rebote negativo, es decir en primer lugar muchos promotores las van a pasar canutas para reestructurar giras, sobre todo pienso mucho en las giras internacionales. Por otro lado creo que muchos promotores van a tener problemas para reestructurar sus festivales, encontrar fecha alternativa y que los cabezas de cartel no se les caigan. Vamos a tener aquí muchos problemas. Eso redunda no sólo en grupos, managers o promotores, sino que también redunda en revistas que viven de la publicidad de estos eventos, redunda en empresas de limpieza que contratan a gente para limpiar y acondicionar los grandes festivales o las salas de conciertos redundan en distribuidores, en trabajo temporal que se contrata para estos eventos… En fin, en este aspecto espero que el impacto sea el mínimo posible y que podamos reubicar el máximo número de eventos sin que se produzca un efecto tapón, porque a ver si vamos a meterlo todo en los últimos tres meses del año, y a ver qué pasa entonces. En cualquier caso, creo que de momento las empresas están aguantando el tirón, los grupos también, pero la situación sí se alarga mucho sí que va a ser jodido el asunto. Por otro lado, bueno, la venta de discos y el streaming de música ha caído también. La gente está viendo mucho la tele, lo cual es normal porque la gente quiere estar informada al minuto de lo que pasa con todo. Así que por ese lado también se va a notar un poquito la caída. Yo confío, como se está diciendo, que a partir del verano, a finales de junio, todo vuelva un poco a la normalidad y que dentro de la cierta prudencia o distancia que vamos a tener unos con otros, porque bueno ya nada va a volver a ser lo mismo por lo menos en el próximo año, que podamos volver a disfrutar de la música en directo. La música al aire libre y la de la música en los clubes así que creo que, después de este frenazo repentino, va a haber una aceleración real del proceso porque la gente va a necesitar más música, más fiesta y más experiencias que nunca después de todo este confinamiento.

¿Crees que la clase política en general está actuando correctamente? ¿Qué harías tú en su caso?
Creo que la clase política está actuando generalmente bien. El Gobierno de España cometió el mismo error con Italia que Italia cometió con China y el Gobierno británico ha cometido el mismo error con España que España con Italia y el francés igual y el holandés ya ni te cuento. Trump ha quedado en ridículo delante de todo el mundo porque se reía de esto y ya es el primer país del mundo en infectados y de López Obrador en México, mejor ni hablamos… Son un par de estúpidos que se han retratado a sí mismos. Uno hablando del virus como un catarrito y el otro diciéndole a la gente que tranquilos, que siguieran yéndose de bares que ya les diría él cuando tienen que irse para casa cuando está claro que esto es un tsunami mundial. Entonces, hay de todo. En el caso particular de España creo que se pusieron las pilas tarde, pero que cuando se ha reaccionado se ha reaccionado de forma contundente tanto en lo sanitario como en lo económico dando a la gente también una sensación de seguridad. Sí, creo que el Gobierno de España ha dado una sensación de seguridad en su gestión de todo esto y también creo que la oposición en un primer momento sacó mucho las garras. Luego ha sabido mantenerse también en un perfil más bajo entendiendo que no era el momento de andar a la greña con todo esto. Ya vendrán los cuchillos a volar dentro de un mes o mes y medio, que va a ser insoportable, porque sabemos los políticos que tenemos en este país y a qué se dedican. Pero bueno, en general yo estoy contento con cómo la clase política está afrontando este problema, repitiendo lo que te decía al principio. No obstante que todos los gobiernos del mundo han cometido el mismo error que es, digamos, echar balones fuera hasta que el tsunami se les echaba encima. Este sí que es un error que se ha ido repitiendo y que se sigue repitiendo.

“Después de este frenazo repentino, va a haber una aceleración real del proceso porque la gente va a necesitar más música, más fiesta”

¿Cuál es la última canción que has escuchado?
Bueno, no es una canción, es una obra entera. No sé por qué me ha dado por escuchar “El Mesías” de Haendel. Brutal. Si hubiese sido un disco de rock, habría sido un disco conceptual. Es una de las obras más hermosas de la historia de la música clásica y te llena el espíritu y te llena el alma de una manera absolutamente increíble y yo no soy creyente, pero sí creo en lo espiritual y, en estos momentos, en que a veces me siento yo mismo un poquillo bajo, porque a todos nos afecta esto y hay momentos que estamos mejor, unos momentos en que nos sentimos un poquito desamparados, pues escuchar esta enorme obra de Haendel me da sosiego, me arropa. Lo he escuchado tres veces en una semana, o sea que algo llevará.

¿Qué es lo primero que harás cuando todo esto se acabe?
Me voy a ir a la Barceloneta con mis mejores amigos y amigas, si puede ser entre semana, a comerme un arroz a un sitio secreto que conozco que me gusta mucho. Es lo que más me apetece ahora mismo. Aire libre, amigos, cerveza, y luego también ver a mi sobrino, que acaba de nacer y apenas le he podido ver. O sea que, como siempre, familia y amigos, que es lo más importante en la vida. Lo demás es ruido.

En este segundo capítulo de “Valientes”, titulado “ Matar el tiempo”, nuestros invitados nos cuentan a qué dedican el tiempo en estos días tan duros, cómo viven y qué sienten en estos días de confinamiento y qué están escuchando para intentar llevar, de la mejor manera posible, las horas en casa lejos de la vida social que nos hemos visto obligados a aparcar durante una temporada. En este podcast tenemos como invitados, además de a Marc Gili de Dorian, a Santi Balmes (Love Of Lesbian), Carlota Cosials (Hinds), Amaia, Iseo & DodoSound, Rocker de Reactor 105.7FM , Nacho Mastretta, Tony Moreno (Eskorzo), Antonio Arco, Sandra Bernardo, Alejo Estivel y Marc Ros (Sidonie).

En el tercer capítulo, además de contar con más testimonios de artistas como Lori Meyers, Niño de Elche o Javiera Mena, participarán personas anónimas que por su profesión (enfermera, policía, profesora..) han de permanecer trabajando al pie del cañón, de ahí el título del tercer capítulo, “Desde las trincheras”. También contaremos con más declaraciones de profesionales del sector musical, como el director de Sonorama o la directora del Wizink Center encargada de (re) programar giras de artistas de primer nivel nacionales e internacionales.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.