El sueño lisérgico
Entrevistas / Schwarz

El sueño lisérgico

Redacción — 17-10-2002
Fotógrafo — Archivo

Aunque su popularidad haya tenido más que ver con su colaboración junto a Manta Ray que a sus, por lo general, interesantes e imaginativos discos, Schwarz han sabido hacerse merecedores de nuestras atenciones. Ahora y gracias a su nuevo largo, “Cheesy” (Astro, 02) encima cumplen las expectativas.

¿Qué tendrán el drone y el drug-rock, que no han tenido que pasar por el filtro post y están siendo mucho más aceptados que los discos de Chicago? Vaya usted (o Vinita Josh) a saber. O mejor introdúzcase en el universo rock de Schwarz, donde la imaginación se hace colores como los que adornaron las paredes de los sueños de “Hard Listening” (Sandwich/Astro,00), tropiécese con la transfusión con Manta Ray en “Heptágono” (Astro, 01), y recale en su reinvención en plan-gran-banda en “Cheesy”, anticipado por el Ep -de composición posterior- “Christian Rock” (Astro, 02). Y si a eso añadimos la prehistoria de “These Songs Mean Nothing” (Greyhead, 98), tendrá usted una visión de conjunto de un grupo que, aunque no haya formado parte de ninguna época dorada y, parece que por ello, tenga las cosas más en contra, es de lo más sólido que pisa este país.

“Nosotros desde luego tenemos vocación de grupo psicodélico”

Lástima, además, que sean gente divertida a la que le gusta jugar con la complicidad del público y que no haya etiqueta posible que colgar de sus devaneos con el rock. Así que, en un ejercicio de idiotez magistral, nos sacamos de la bocamanga la etiqueta de pre-post, y a tirar millas. Claro que el morbo manda y, lo que son las cosas, estos chicarrones han salido mucho mejor parados –mediáticamente hablando- de su acercamiento al universo de Manta Ray. (Alfonso) “Está claro que ahora nos conoce más gente, pero hay que tener en cuenta que cada vez tenemos un sonido más alejado de ellos. Pero lo mejor es que era una manera de trabajar muy gregaria en la que todos aportábamos ideas. Había muy poca base de la que partir porque íbamos construyéndolo todo al tiempo que tocábamos. Y aunque ese proceso hubiera sido igual con otros, el factor humano es el que elevó muchísimo esta movida”. Movida, dice Alfonso, un lunes por la mañana, metidos en un sótano del centro de Madrid con olor a cueva y con unas luces intermitentes que nos hunden en una resaca atroz, como si Schwarz le estuvieran poniendo imágenes otra vez a sus canciones. Pero queríamos contarle a usted algo sobre “Cheesy”, el disco más pop, pero también más rock de Schwarz: “Ya lo teníamos maquetado cuando nos surgió la movida de ´Heptágono´, así que lo aparcamos un poco”. Sobre todo pensando que ahora tienen un estudio propio y un técnico en la banda, César, que hace que puedan extenderse todo lo que quieran hasta que el sonido refleje realmente sus ideas. Y, para saber hasta dónde llega este cambio, vamos a jugar a compararlo con “Hard Listening”. “No se trata de pensar que acabamos de hacer el mejor disco, sino que hemos explorado otros caminos que nos apetecían, sobre todo por el movimiento de péndulo de la densidad de ´Hard Listening´, porque su elemento pop se ha potenciado por higiene creativa. Y dentro del palo que hemos explorado, es el mejor disco, pero no el mejor ni el peor de Schwarz. Es otro disco, es otra cosa. No queremos competir con nosotros mismos”. Eso sí, es el álbum de Schwarz en el que el grupo suena más a grupo y menos a extensión de las ideas de Alfonso. “Eso se notó a partir de la gira posterior a ´Hard Listening´, al abandono de María Dolores y a la estabilización del grupo”. Pero, ¿sigue mandando mucho Alfonso? (Juanma) “Antes Alfonso maquetaba los temas y nosotros añadíamos ideas, ahora trabajamos todos sobre las ideas. Por eso hay mucho más de cada uno de nosotros”. Pues será por eso que suena menos drone: (Alfonso) “Hay el mismo drone, pero está más depurado, porque lo voy asimilando de una manera más sutil”. Aprovechando que no me ven demasiado la cara, les suelto la evidencia que no quiero soltar… pues os ha salido un ramalazo Mercury Rev/Flaming Lips… “Pues no nos gustan nada desde ´Boces´, pero tampoco nos importa que nos comparen con quien quieran. Siempre lo harán”. Vaya. Vamos entonces con esa acusación constante de que hacen psicodelia. Porque en 2002, la verdad es que no hay quien sepa qué demonio es eso. “No existe la música psicodélica como estilo, por eso cualquier estilo musical es susceptible de ser psicodélico. La psicodelia es más bien un adjetivo que se puede aplicar al folk, al rock o hasta a la electrónica. Por eso pueden ser psicodélicos Primal Scream. Pero nosotros desde luego tenemos vocación de grupo psicodélico. Es el adjetivo con el que nos sentimos más identificados”. Lo que le decía, pre-post.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.