El hombre y su sueño
Entrevistas / Carl Craig

El hombre y su sueño

Half Nelson — 28-12-1999
Fotógrafo — Archivo

Sobre la mesa frente al televisor de su modesta suite pueden verse dos símbolos de los diferentes elementos que Carl Craig, sin duda, el número uno de la segunda ola de creadores de Detroit, mezcla sin ningún tipo de contemplación: una Playstation y una voluminosa biografía de Miles Davis. No se me ocurre mejor manera de describir el contenido de «Programmed» (Planet E / Talkin’Loud / Universal, 99), su última aventura entre jazzística y lisérgica a nombre de Innerzone Orchestra, tanto que si la anécdota no fuera cierta habría que inventarla.

En «Programmed», Carl Craig recoge la antorcha de temas como «At Les» o uno de los temas madre del drum’n’bass (algunos lo pinchaban a 45), «Bug In The Bassbin». Sobre un sample de batería de jazz Craig compone un tema techno, pero ahora, además, cuenta con la participación de reputados músicos tanto en el estudio como en directo. «Este es un disco de productor. Mis anteriores trabajos se centraban en una persona manipulando sus máquinas, pero aquí se involucran los sentimientos de músicos reales». La influencia jazzística es clara en todo el disco, no sólo en «Manufactured Memories» donde se cita a Davis, Blakey y Coltrane. «Hay una gran influencia de Miles Davis, sobre todo de «Live: Evil» y su período eléctrico. Mencionándoles quería predisponer al oyente, pero no en cuanto a sonido, sino en espíritu. Hay cosas que van desde 1968 hasta la actualidad: jazz, rock psicodélico, música industrial (de Adrian Sherwood a Throbbing Gristle)…». Cierto, aunque puede sorprender la contundente caja de ritmos de «Programmed» (el tema) con una clara influencia del autor de «Sign Of The Times». «Soy un gran fan de Prince. «Architecture» (Prince en una cámara hiperbárica) suena diferente porque me ayudó Richie Hawtin (Plastikman) y nos basamos en imágenes de «2001: Odisea Del Espacio» y «Blade Runner». Para mí, Prince no es sólo funk o pop, es también música electrónica: cajas de ritmos, Oberheims… integrados con músicos reales, como ya hizo Miles».

La conversación deriva hacia las escasas colaboraciones entre Davis y Prince, recogidas en un pirata llamado «Crucial», y hacia su amistad con los miembros de 4Hero, también en nómina de Talkin’ Loud. «Cuando salió «Loveless» (del Ep «Earth Pioneers») vi que era muy similar a lo que yo quería hacer y eso me hizo sentir feliz e intrigado. Kirk De Giorgio y ellos están muy cercanos a mis intenciones». Quizás sea esa la razón de su paso a Talkin’Loud. «Ya conocía el sello de la época de Galliano, pero cuando entraron Dego y Marc (de 4Hero) vi que era lo que me convenía. Podía haberlo sacado en Mo’Wax (que ya publicó en Europa el maxi de «Bug In The Bassbin»), pero su concepto como sello está desapareciendo: no saben lo que quieren ni adónde van».

Craig no cede en su atrevimiento y se lanza a presentar el disco en directo (con un suculento show en Benicàssim, por ejemplo). «Sería más económico estar en mi estudio con dos mil dólares en equipo, eso es lo que el techno está proponiendo, que estés en tu habitación y que nadie pueda comprobar en directo lo bueno que eres». A eso, en mi casa, se le llama riesgo. Como lo es meter un clásico del soul moderno como «People Make The World Go Round» en un disco experimental y, además, rap a cargo de Lackadisikal en el apocalíptico «The Beginning Of The End». ¿Crees en todas esas teorías catastrofistas? «Sí, sí, voy a pasar el fin de año bajo tierra, aunque claro, si el mundo se va acabar, quizás lo mejor sea salir a la calle y verlo (risas)».

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.