Desnudez
Entrevistas / Mala Rodríguez

Desnudez

Javier López — hace 10 años
Fotógrafo — Archivo

Mala Rodríguez se desnuda emocionalmente en “Dirty Bailarina”, su cuarto disco de estudio, su trabajo más personal, epidérmico y optimista. Como ya hiciera con “Malamarismo” apunta a las grandes audiencias sin perder la integridad. De nuevo la palabra hip hop se queda corta para definir sus doce nuevas canciones. El álbum lo ha grabado en Atlanta con Focus a los mandos (Dr. Dre, Eminem, Beyoncé…) y se publica el 18 de mayo.

“Malamarismo” destacó por su novedosa fusión de estilos y el salto cualitativo de la artista gaditana en su forma de cantar y expresarse. Ese disco dejó claras dos cosas: que La Mala es una de las artistas españolas con mayor potencial internacional y que su discurso es demasiado personal como para seguir encasillándolo en el a menudo encorsetado hip hop patrio. La Mala sigue a lo suyo en “Dirty Bailarina”, construyendo canciones de estribillos coreables, ofreciendo sus característicos fraseos rítmicos, sacando partido a su exótica dicción… Pero hay una novedad, la búsqueda continua del soul y un envoltorio sonoro digno de las mejores producciones estadounidenses. “Dirty Bailarina” coquetea con el soul, el boogie, el r&b bailable, la electrónica y se puede considerar el trabajo más pop de La Mala. Focus ha sido clave en el desarrollo del trabajo. El productor estadounidense, hijo de Bernard Edwars (co-fundador de Chic), ha trabajado con Beyoncé, Busta Rhymes, Jennifer Lopez y Christina Aguilera (el primer single, “No pida perdón”, apunta sin prejuicios a estas coordenadas). Pero la parroquia rapera valorará más a Focus por ser el productor de Dr. Dre o Eminem entre otros. “Este hombre es maravilloso, me ha hecho muchísima música, bases con el sonido que está pegando en Estados Unidos: r&b, hip hop-dub, bases de batalla, raps más clásicos… Se ha quedado mucha música fuera y de hecho tengo dos tracks que no han entrado en el álbum y se publicarán en una edición posterior”. Aunque el peso productivo ha recaído en Focus, María también ha contado con sus otros hombres de confianza: Griffi (que espolvorea su future boogie en algunos pasajes del trabajo) y Sr. Tcee (que trabaja con ella desde los tiempos de “Toma la traca”, allá por el 99). “Todos ellos me aportan mucho, me escuchan, me dan mi tiempo… Focus tiene una filosofía que me encanta. Él me decía: ‘voy a hacer para ti una plataforma, una tabla para que surfees…’. Y eso es lo que también han hecho siempre Griffi y Tcee. Tengo una gran confianza en ellos, porque sé que aman lo que hago. Cuando cojo uno de sus beats me siento cómoda haciéndolos míos”. Llama la atención la disparidad de temas. Cortes con su reconocible estilo como “En la línea” o “Galaxias cercanas”, pícaros experimentos electrónicos como “Inter-ferencias” o “Flores vitaminas” y pelotazos radiables como “Prima”, “Yo no mato el tiempo” o “Por eso mato”. Pero también encontramos cortes más ambientales y crípticos. Es el caso de “Ama” o “Nene”, una canción, ésta última, en la que María usa su voz como instrumento. Es una de sus preferidas. “Esa canción la probé en otra instrumental, con otro ritmo, pero no funcionaba. Yo quería grabarla a toda costa porque es una de las más personales, pero no terminaba de fluir… Un día llegué antes al estudio y me encontré con Johnny, el asistente de Focus, y le dije que me pusiera la pista. De repente el tema salió solo. Grabé la canción y fue como un viaje… En la canción todo va deprisa, pero dentro de mi burbuja todo sucede a cámara lenta. Es una pista que ha quedado muy bien con los adlibs y los colchones. La verdad es que difiere del resto del disco, ya que los temas contienen muy pocos apoyos, pero para mí es una de las más importantes”. La tónica del álbum lo marcan temas como “Prima”, que huele a futuro clásico. Representa bien el sabor del disco, un tema positivo, soleado, bailable, femenino… Es una de las dos canciones del disco en la que María cuenta con una colaboración. “Invité a cantar a una de mis raperas favoritas, Mefe. Es guineana pero vive en Madrid desde hace años. Me acompañó en una gira en 2003 y desde entonces somos hermanas. Todo lo que hace es exquisito, elegante y de corazón. Tenía el coro de la canción cada día en mi cabeza y me pareció muy lindo compartirlo con ella. Es un tema que habla sobre la correspondencia de cariño con la gente que quieres. Quería demostrar el amor y el compañerismo entre las mujeres, ya que no me gusta el rollo de la rivalidad entre chicas del hip hop, no hemos de olvidar que todas somos hermanas. De hecho, uno de mis objetivos con este disco era demostrar que la mujer que yo represento, ama a las mujeres”.

A La Mala se le ve serena, calmada, feliz. Habla con pasión sobre este trabajo y parece que se encuentra en un gran momento personal y lo ha reflejado en un disco repleto de buenas vibraciones. “Con el paso de los días me he dado cuenta que lo mejor es ser tu misma. Ahora mismo me siento así, feliz, y lo he reflejado en este disco… ¿Por qué llorar o estar triste? Cuando todo está mal, lo que hay que hacer es levantar la mirada y decir: ‘todo va ir bien’. Hemos de darnos una oportunidad a nosotros mismo en esta vida. No quiero decir que no miremos las cosas feas que están pasando (“Por eso mato” puede considerarse el tema de denuncia de “Diry Bailarina”), pero creo que es bonito vivir la vida con optimismo”. Mención aparte merece el tema que cierra el disco, “Patito feo”, en la que canta Estrella Morente. Objetivamente, una pista brutal. “Sabía que ‘Patito Feo’ tenía que ser el final del disco, porque tiene un cambio que te lleva arriba cuando entra el bajo (tararea…). ‘Fuá’, es muy grande. Enseguida me imaginé a Estrella en esta canción y me empecé a flipar yo sola. Hacía tiempo que quería trabajar con ella y ésta era la ocasión. Me encanta lo que ha aportado a la canción, esa fuerza, esa luz femenina, esa sensibilidad. Cuando grabamos fue eléctrico. Todo el mundo acabó llorando en la cabina. Recuerdo que Estrella me decía que tenía muchas cosas que decir y yo le espeté: ‘¡Dílas todas!’ Ha quedado una canción preciosa. Además la letra es muy importante para mí, porque habla del crecimiento personal. De cómo pasar de ser un patito feo a un cisne”. Uno ha de ser de piedra para no emocionarse con este tema, pero también hay otros que logran erizar el vello y eso es algo que no era tan común en sus anteriores trabajos. “Cuando uno se desnuda y deja ver lo que hay en su interior consigue hacer grandes canciones. Eso puede percibirlo tanto la persona que lo hace como el que lo recibe. Todo tiene que ver con la entrega… lo que un artista da es consecuencia de lo que recibe. Es muy bonito e importante para mí que la gente me diga que lo que hago les emociona. Eso para mí es mi pan”. Esta nueva Mala Rodríguez, más espiritual, más zen, ha seguido experimentando con su mayor valor. Su voz. “Lo único que he hecho es sentirme. Ponerme delante del micrófono, sentirme y dejar fluir lo que tenía dentro. Muchas de las melodías de este disco las tenía en la cabeza desde hace tiempo y no he parado de cantarlas durante todo el año. Con el tiempo las he hecho mías. En la grabación sólo tuve que soltarlas… Tiempo atrás tomé clases de canto con una amiga, Patricia. De lo que más me enseñó fue sobre budismo. Aprendí que la voz ha de salir de tu cuerpo, porque es lo natural. Hay que tener conciencia de tu propia voz para cantar y transmitir… Con esa premisa he grabado este disco”. En cuanto el disco salga a la calle comenzará su gira. Todavía no se conocen fechas ni ciudades, al cierre de esta edición sólo se sabe que actuará el 15 de mayo en Cultura Urbana. “Estoy ensayando el directo y la puesta en escena. Iré acompañada de músicos en directo, no habrá música grabada. Faltan fechas por confirmar y no puedo adelantar todavía nada, pero puedo decirte que actuaré por todo el mundo”. Por si fuera poco María tiene más proyectos en la recámara. Ya colaboró en “El truco de El Manco” junto a El Langui, pero el siguiente paso será protagonizar un filme. “Será una co-producción entre España y Estados Unidos pero todavía tardará en ver la luz. Es un proyecto que me motiva mucho porque me encanta la interpretación. Me gusta meterme en la piel de otra persona, jugar a ser otra…”.

2 comentarios
  1. patricia ferro olmedo 27 marzo, 2015

    muchas gracias querida amiga . deseo de todo corazón la mejor de las buenas fortunas para este nuevo trabajo.que la voz haga la tarea del buda . gracias por tu generosidad .por la mención a las clases y al budismo.nam miohorengue kyo.

  2. I’m not easily imeprssed but you’ve done it with that posting.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies