“Solo pienso en que cada canción pueda tener su recorrido”
Entrevistas / Dani

“Solo pienso en que cada canción pueda tener su recorrido”

Luis M. Maínez — 14-08-2020

dani es Daniela Díaz Costas, y “veinte” (El Volcán/ 2020) su primer trabajo. Concebido a contramano de como se entiende muchas veces la música hoy en día (como un trabajo de largo recorrido, que refleja un periodo de tiempo de varios años), el disco es una muestra de que se puede aunar elegancia y frescura, talento y ligereza, además de un reflejo de la personalidad de su autora, una artista entregada a la música por tradición y por devoción.

“veinte” es pop alternativo de peso. Las historias de artistas como dani, que entienden la música como el prisma lleno de aristas que es en realidad, no son comunes, y menos con apenas veintidós años. Hablamos con ella una mañana de julio, también un mes poco habitual para sacar un primer trabajo, pero en la forma de vivir la música de dani no hay lugares comunes.

¿Estás contenta con el lanzamiento del disco?
Sí, la verdad es que sí. Tenía un poco de miedo porque… sacar algo en julio es super raro, entonces me daba un poco de cosa. Estoy super contenta la verdad. Tenía un montón de ganas de que saliera ya.

Además julio está todo raro, no se sabe si está parado o activo. Pero después de lo del virus hay mucha gente sacando cosas ahora.
Esto estaba previsto para hace algunos meses, en mayo. Cuando me dijeron que era en julio al final fue como uff que raro, no? sacar en julio y tal, pero bueno. Al final bien la verdad. Estoy super contenta.

Me ha llamado mucho la atención del trabajo y de los vídeos la propuesta estética que está detrás de eso. Y si has confiado en alguien para desarrollar la estética del proyecto o la has llevado tú.
En la estética del proyecto tiene gran peso Silvia Coca, que es con quien he trabajado los videos y las fotos. Nosotros somos cuatro personas que trabajamos en ello y compartimos entre todos diferentes ideas y Silvia, luego, que es una crack y super talentosa coge todo esto y crea la estética que se ve en los videos y las fotos.

Hay una reivindicación del LP contra la tendencia actual de sacar un montón de singles y no hay una obra unitaria donde se pueda ver un momento definido y concreto. ¿Crees que te sientes identificada con el formato LP? ¿Cómo lo contrapones a haber seguido sacando singles?
Tenía muchas ganas de sacar un disco pero por otra parte también llegué a pensar, jobar, tengo miedo de que sacando el LP se pierdan las canciones, que las que no son singles alguna pase más desapercibida. Pero al ser ocho canciones solo pienso en que cada una pueda tener su recorrido pero, al final, me apetecía que todo tuviera ese universo y con el LP se entiende muchísimo mejor. Por eso apostamos por el LP para que se entendiera bien todo el proyecto y, a la vez, fuera una carta de presentación.

¿Por qué se llama “veinte”?
Porque las canciones no siguen un hilo conductor de una misma historia ni nada de eso pero son pequeñas historias que reflejan mi forma de pensar y mis inquietudes y miedo alrededor de los veinte año. Yo las empecé a escribir la primera con 18 y la ultima con 21. Ahora tengo 22. Creo que es un reflejo de mi forma de ser y de mi personalidad ahora mismo. Por eso decidí llamarlo ‘veinte’.

Sí es verdad que son canciones que funcionan como pequeñas historias y que reflejan la cotidianidad; están fuera de grandes hitos. Reflejan un día a día, hablas de “mira cuantas energías desperdiciadas en vano por culpa del sofá”. Me lleva a canciones de andar por casa. En el buen sentido, claro. Una vibra interesante.
Cuando escribo las canciones y tal me gusta hablar de cosas reales y que vivo yo. Porque lo otro son cosas que no he experimentado y no las siento. Creo que es guay eso de -y me lo han dicho varias veces- que las letras sean de tú a tú, muy directas. Creo que es guay.

Cuando he escuchado el disco he pensado, ¿a dónde me quiere llevar con el disco? A un mood más reflexivo o a levantarme a bailar. Al final me ha parecido muy interesante que me lleve a un momento entre medias de esos dos.
Yo creo que hay canciones en el disco que reflejan diferentes estados de ánimo. En general, aunque esta expresión esté super trillada, cumple mucho eso de que son canciones para “bailar llorando”. No me gusta definirlas así, porque ya está muy usada, pero es ese mood de melodías alegres con letras tristes o al revés. Yo pretendía que, a pesar de que hay algunas letras que son dramáticas o más duras, contrapesarlo para que fueran más optimistas, y en lo general son melodías bastante alegres. No fue intencionado, yo tenía las canciones y para producirlas quedaba con Aaron Rux, que es el productor, en su casa, pero poco a poco fueron saliendo ideas entre los dos y acabó teniendo esta forma.

¿Cómo ha sido el trabajo con Aaron Rux? ¿Y el proceso de composición del disco?
A Aaron lo conocí porque yo estaba trabajando en El Volcán como becaria, y él era artista en el vocal ademas de estar tocando con Joe Crepúsculo y yo lo conocía de estar trabajando con el en el vocal. Cuando estaba acabando las practicas di un concierto en acústico y ahí toqué todas mis canciones y tal, y algunas versiones. A partir de ahí fue cuando Aaron se interesó y empezamos a trabajar juntos y la verdad es que ha salido super bien, quedamos y empezamos a trabajar e hicimos una maqueta que suena super parecido a lo que tenemos ahora y que nos motivó un montón desde el primer día. Yo nunca antes había trabajando con productor y es increíble que haya sido Aaron porque conectamos super bien y entiende bien mis canciones, y como él sabe un montón coge las influencias de los dos y crea el sonido que tiene el disco.

En cuanto al proceso de composición, algunas canciones las hice hace 3 o 4 años y otras hace un año, entonces fuimos trabajando sobre las que más nos encajaban y terminó sonando así.
Me parece que es curioso que, tú, según sé, hayas estudiado en conservatorio y me parece curioso porque gente con la que has trabajado como Rusowsky, son gente que también ha estado en conservatorio y me parece algo característico de esta nueva generación de gente que estáis despuntando en este nuevo indie pop, que de repente seáis unos máquinas y tengáis muchos años de conocimiento musical a vuestra espalda y se rompa un poco la dinámica que venía marcando el urbano y el trap (lo último que rompió) donde se presumía de no tener ni idea de música. Incluso en el primer indie.

La verdad es que yo también me doy cuenta que muchos artistas como Rusowsky, muchos artistas que estoy conociendo ahora tienen estudios de música. Es algo super guay porque te ayuda desde pequeño a desarrollar actitudes musicales que, por tu propia cuenta, adquiridos sobre la marcha, sería mucho más complicado.
No creo que sea algo imprescindible porque muchos artistas hacen cosas geniales sin haber estudiado música, al menos en conservatorio. Hay muchos músicos que son autodidactas y se forman en sus propios intereses pero a mi estudiar en el conservatorio me ha ayudado mucho, sobre todo indirectamente, a desarrollar el oído, a la hora de componer y todo creo que ayuda mucho.

Respecto a otros artistas con los que has trabajado (te he comentado antes lo de Rusowsky), que aparecen en tu proyecto de remites de “Dónde estás”. También has trabajado con Carzé y me parece guay porque me parece interesante que tus influencias y la capacidad que tienes para trabajar con gente que viene de mundos tan distintos y tu productor viene de otro rollo. Es curioso como tres formas de trabajar, con la misma letra, te llevan a resultados tan diferentes. Tiene que ser interesante escucharse de formas tan distintas en una misma canción. Y es algo que no pasa en todos los remixes.
En los remixes yo quería que fuera totalmente diferente a cómo sonaba con Aaron y me apetecía que fuera gente como yo, relativamente emergente (aunque algunos lleven más trayectoria que otros) y con estilos diferentes. A Rusowsky lo conozco por redes, a mi me gusta su música y a él lo que hago yo. También Daniel Daniel me gustaba mucho y tenemos alguna gente en común y a Carzé lo conocía por su trabajo con Rojuu y gracias a él se unió A L K E, y fue muy guay porque me encanta. Y la verdad es que con ‘Si te vas’ estamos preparando otros remixes.

“Muchos artistas hacen cosas geniales sin haber estudiado música”

Comentas que es importante para ti el tener gente en común o que os conozcáis. A nivel de pertenencia o escena, que al final son cosas más subjetivas. Te quería hablar de la escena que hay ahora en Galicia, que para mí es brutal, y qué opinas de ella y también de la que está ahora en Madrid y la posibilidad de que entren las dos en contacto.
Yo creo que en Galicia hay una escena super guay y super variada y que perfectamente puede unirse con la de Madrid y creo que de hecho está pasando un poco.

Claro. Novedades Carminha o Baiuca, o Banana Bahía en otro género ya ha hecho cosas aquí.
Hay una escena super chula en Vigo con Banana Bahía, Ortiga, Novedades Carminha, Baiuca,… Y yo creo que se está fusionando bastante con la escena de Madrid y todavía queda más pero ya hay muchos artistas que o viven en Madrid o Barcelona pero viven aquí en Vigo y están conectados con la escena de ahí. Yo vivo en Vigo pero voy muchísimo a Madrid porque El Volcán está ahí, Aaron está ahí. Osea que una vez al mes por lo menos estoy en Madrid.

Me ha llamado también la atención en general tu relación con la música en general, me parece una trayectoria interesante: vienes de familia de artistas, has estado en conservatorio, has pasado por la televisión y ahora llegas a un punto intermedio que es El Volcán y me parece una historia bastante guay. ¿Qué me podrías contar de esto? ¿Cómo te sientes con tu trayectoria musical?
Todas las cosas fueron apareciendo y fluyendo inesperadamente y poco a poco. Lo familiar es super guay y la verdad es que no lo pienso mucho porque desde pequeña ya sé que mis padres estuvieron en un grupo y no es algo que tenga super presente pero cuando alguien me dice “ostras, Aerolíneas Federales me encanta” pues es superguay, es la bomba, y eso… Mis padres siempre han estado metidos en la música. Mi padre es profesor en el conservatorio y gracias a ello he aprendido mucha música desde pequeña, me educaron el oído y me ha aportado muchas cosas ahora también. Siempre me han intentado transmitir los peligros del mundo de la música porque lo conocen bien ya tener los pies en la tierra, a tener una segunda opción y todo eso es gracias a mi experiencia en la música.

Lo del conservatorio fue porque mi padre vio desde pequeña que tenía inquietudes y decidió meterme en guitarra y así fui aprendiendo en conservatorio. Luego llegó lo de Factor X que fue porque yo estaba en Vigo y que no era Madrid y no había tantas oportunidades como en Madrid de proyección o para compartir tu música y yo estaba en Facebook y vi factor X, que yo conocía por el X Factor de Inglaterra y decía “si tienes algo diferente o algo tal mandamos un vídeo tuyo” y desde casa podía mandar un video. Me grabé una versión de New Order con la guitarra y al día siguiente me llamaron y fue todo super inesperado y super rápido y casi sin darme cuenta estaba actuando delante de los jueces. Fue una experiencia chula porque, además, te da la oportunidad de actuar delante de muchísima gente y, en ese sentido, me aportó cierta seguridad. Luego hice una amiga que se llama Pupi que es una artista, de mis mejores amigas y eso es lo que mejor me aportó el programa, porque el disco, El Volcán y todo eso vino mucho después, por mis propios medios. Más tarde acabé mi carrera de Publicidad y Relaciones Públicas y fue cuando empecé a trabajar en El Volcán y ya de ahí…

A nivel musical qué tipo de referencias encuentras en ti. ¿Qué querías transmitir para “veinte” a nivel musical. Porque me llama la atención que sí tiene cosas en común con otros sonidos que están ahora pegaos pero el tuyo me parece distinto. ¿Qué crees que es ese algo que te diferencia?
En cuanto a influencias o referencias pues desde pequeña escucho todo tipo de música. De repente puedes encontrar referencia de Bad Bunny o de New Order o de The Carpenters. Cuando empezamos a trabajar con las canciones yo hice una playlist con diferentes artistas o sonidos que me llamaban mucho la atención y el sonido o la fórmula esta de la que hablas es una mezcla entre estas influencias que tengo yo y las de Aaron Rux -que son diferentes- y, entre los dos, hemos fusionado estas dos cosas a la hora de hacer los sonidos y hemos conseguido este sonido que es algo diferente.

Y se combina con letras que son casi minimalistas. Sin ninguna imagen rara que a lo mejor te puede sacar de la canción aunque pueda quedar bien. Creo que va dentro de toda una nueva forma de hacer música que hay gente que está entrando en ella, pero aportando algo diferente. Me vino a la cabeza el nuevo disco de Kimberley Tell “135” (Sony Music España) y me parece que aunque parezca un sonido sencillo en ambos hay dos formas de hacerlo totalmente diferentes que te llevan a sitios diferentes.
De hecho Aaron y yo cuando trabajamos es cuanto menos mejor. Buscamos que sea superdirecto, lo más claro posible y las letras creo que son, como dices, muy directas, sin darle muchas vueltas a las cosas y creo que es también como transmiten mejor y como llegan más. Y con el sonido pasa un poco lo mismo. Creemos que, mientras más claro sea, conecta más con la música, con la canción y también con la gente. Cada artista lo puede hacer de una forma totalmente diferente a nosotros y así yo creo que los proyectos son distintos .

Tú empiezas a sacar esta música, por lo menos en Spotify y Youtube, en 2019. Y de repente, el 20 de Febrero con un par de singles fuera, actúas en Radio 3 y vas a presentar el disco en Mayo. De repente se para todo y tienes que gestionar tú, a nivel persona-artista. Te puede haber cambiado la vibra y pensar… “joder este disco me representaba más en febrero que ahora”.
Sobre todo fue que yo empecé a sacar los singles sin ningún tipo de pretensión o expectativa más allá de que funcionaran bien. Yo sabía que iba a ser algo super lento y me llevé la sorpresa de que gustaron mucho y muy rápido conseguí cosas super guay como lo de Radio 3 en La Riviera o un concierto de Vibra Mahou que hice días antes del confinamiento y demás. Y estaba super contenta porque hasta que nos tocó encerrarnos fue un bajón y teníamos planes para el disco, teníamos todo bastante encaminado y tuvimos que replantearnos todo. Fue un poco de palo en ese sentido pero fui muy afortunada en comparación con otros artistas pero contábamos con que todo fuera después del disco. Contamos con que cancelara una gira y tal y pensamos que este disco tenía que salir mas tarde. Tampoco me puedo quejar porque hay gente que ha estado muchísimo peor. El disco tiene sentido igual ahora porque, como te decía, cuenta mi personalidad y mi forma de pensar y ver las cosas ahora mismo, en este periodo, alrededor de esta edad.

Claro que estaba planteado como una historia a largo plazo, ¿no?
Sí, claro.

De las ocho canciones que tiene “veinte”, cuatro, como me comentabas han salido previamente. Y antes comentabas que no te gustaría que las canciones no tuvieran su propia vida. Si tuvieras que contar algo de ellas, de los nuevos temas que han salido en el disco, lo que contarías en la promo de un single.
Son cuatro los temas que han salido. El segundo tema del disco se llama ‘Fui yo’ y es una canción que habla un poco de dos realidades. Por una parte, ese sentimiento cuando estamos muy poco a gusto con una determinada situación que solo nos hace mal y nos hace sufrir y también es otro punto de vista, otra perspectiva. En la mayor parte de los casos aguantamos estas situaciones que nos desagradan y nos hacen infelices porque nosotros mismos queremos. Nosotros decidimos lo que queremos soportar y lo que no. Y esta habla un poco de esto. Es una de las canciones con la letra más dura pero tiene una melodía alegre. Creo que es la más agridulce.

Después viene “Hoguera existencial” que es una canción de Nacho Canut y Mauro Canut y es una suerte para mi poder incluirla en el disco. La producción es con Aaron Rux y no hace falta decir mucho de la letra porque “Hoguera existencial” deja un poco claro todo. Yo a Mauro lo conocí haciendo las prácticas en El Volcán y tanto él como Clara que es su mujer nos cogimos mucho cariño y de ahí surgió la canción. De ahí la siguiente canción sería “Ojalá” que también tiene un sonido bastante diferente, suena super noventera. Aaron me mandó una idea del instrumental de la canción.

Esta es la última canción, ¿no?
Sí. Esta es la única que está compuesta desde el proceso del disco y tiene una letra muy para dedicársela a alguien que quieres mandar a la mierda. Y es guay. No sé si una canción puede ser divertida pero esta lo es.

Por último, “Como solía creer” que es la canción que cierra el disco. Es una canción de las que primero compuse del disco y habla un poco de la angustia de que el tiempo pasa super rápido y estás aprovechando al máximo las experiencias y expresa un poco este sentimiento de nostalgia. El punto de vista de alguien de veinte años. Expresa un poco eso. Y me costó un poco incluir esta canción en disco porque es la más directa, pero tenía que estar. Es una canción muy especial y tuve claro que era la que tenía que cerrar el disco. Y así fue.

¿Qué hay alrededor del trabajo? Más allá del hilo-no hilo conductor que me comentabas antes.
Como te decía no hay un hilo conductor en el sentido de que no hay una misma historia ni nada pero sí ‘Lágrimas’ creía que era una canción muy guay para abrir el disco porque además de empezar de una forma muy directa, es una canción que intenta curar una herida de alguien. No es una canción que hice para mí sino que intenta curar la herida de otra persona y ese punto de vista un poco optimista de intentar transmitir algo positivo creo que es un poco lo que pretende el disco, que, al final, aunque sean letras tristes, se pretende dar energía o felicidad y que la gente disfrute escuchándolo. A pesar de que algunas letras den ganas de llorar se contrarresta con la música. ‘Lágrimas’ es una canción super guay para empezar el disco.

Pones el disco y en seguida estás en un sitio donde quizá no es fácil estar. A mi me cogió.
Yo decidí en base a cómo iban las canciones y cómo yo creía que se iba a entender todo mejor y cómo estaría yo más contenta.

¿Qué ha supuesto el lanzamiento de ‘veinte’ para ti como música. ¿Qué esperas para ahora? He visto que tienes un bolo en la Sala Sol y pienso que ojalá podamos volver a esa vida.
A nivel personal o a nivel profesional de música, haber podido sacar el disco ha sido increíble. Además yo sé que El Volcán, como todos los sellos, sobre todo los independientes, se vio super afectado por el virus y poder tener la oportunidad de sacar mi disco igual lo valoro un montón. Me siento super afortunada por eso. Por mirar atrás y decir “gracias a mi empeño de encontrar unas prácticas en la universidad relacionadas con lo que a mí me gusta de verdad que es la música” y poder irme a Madrid y que todo fluyera mucho más rápido, me siento mucho más satisfecha por el esfuerzo y poder publicar mi primer disco ahora y trabajar con El Volcán. Mis expectativas son que el disco se escuche mucho y poder volver a la normalidad y salir de esta nueva normalidad cuanto antes y poder tocar, que me apetece mogollón. Porque aunque hice dos conciertos con estas canciones todavía quiero seguir experimentando con tocar. Tengo muchísimas ganas. Van saliendo cosas y conciertos y espero que se puedan hacer.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.