Corazones envenenados
Entrevistas / The Pains Of Being Pure At Heart

Corazones envenenados

Xavi Sánchez Pons — hace 10 años
Fotógrafo — Archivo

La banda indie pop del momento viene de Brooklyn y ha entregado uno de esos discos que valen un potosí. “The Pains Of Being Pure At Heart” (Houston Party, 09) es todo un caramelo envenenado repleto de canciones para el recuerdo.

A toda escena pasada le llega el revival y desde hace unos meses le ha tocado al shoegazing y al C-86, dos corrientes musicales que dieron brillo al pop independiente durante la segunda mitad de los ochenta. The Pains Of Being Pure At Heart son, sin duda, el grupo que mejor ha sabido revivir la esencia de ese pop ruidoso, saltarín y nervioso que tantas alegrías nos brindó y nos ha brindado a lo largo de los años.

“Siempre me han gustado las canciones bonitas sobre cosas desconcertantes”

Más C-86 que shoegazer, el cuarteto de Brooklyn sabe muy bien de dónde viene, y ha construido su discurso mirándose en el espejo de bandas señeras del estilo como The Vaselines, The Pastels, Black Tambourine, Talulah Gosh, The Wedding Present (con los que giraron hace unos meses) o The Field Mice. (Kip Berman, guitarra y voces) “Me encantan The Pastels y también mucho The Vaselines. Como muchos adolescentes norteamericanos descubrí a The Vaselines gracias a Kurt Cobain. A partir de ahí, empecé a investigar sobre otras bandas parecidas y Glasgow estaba llena de ellas, grupos como Teenage Fanclub, Strawberry Swichblade, Orange Juice y Belle And Sebastian. Sé que son grupos de épocas diferentes, pero excepto Belle And Sebastian, ninguna de esas bandas ha sido contemporánea a mi juventud, así que las aprecio como una versión idealizada, fuera del tiempo, de la ciudad de Glasgow”. (Peggy Wang, teclista y voces) “Soy fan de The Wake, The Close Lobsters, Bubblegum Splash!, The Rosehips… Adoro toda la colección de ‘Sound Of Leamington Spa’. Son unos geniales recopilatorios con desconocidas bandas escocesas y británicas de los ochenta. Kurt y yo estamos muy metidos en ellas. También hay un montón de grupos que sacaron un par de Ep’s o una canción en un recopilatorio aquí y allá que son demasiados para poner aquí, pero estoy muy metida en todo el pop lo-fi”. Ahora bien, si por algo destaca el cuarteto norteamericano dentro de todo este revival es por dar un nuevo aire a toda esa escena que recupera. Las excelentes canciones de su debut son mucho más que simples ejercicios de estilo, son, más allá de sus deudas, toda una celebración de los estribillos soñados, de los coros inspiradísimos y de la distorsión pop de ley. (Peggy Wang) “Adoro a las bandas de la era del C-86, pero no creo que tengan la patente absoluta de las buenas canciones. Lo que quiero es escuchar buenas canciones pop a las que pueda sentirme cercana, y creo que nuestras canciones emocionan porque son muy próximas, sobre todo en ese sentimiento de no encajar”. (Kip Berman)“Honestamente, no somos unos nostálgicos de esa época. Somos americanos y para nosotros sería ridículo buscar redimir un género que estaba tan relacionado con las experiencias de los adolescentes británicos creciendo en la era de Thatcher”.
Otro de los valores añadidos del grupo neoyorquino es su condición de caramelo envenenado. Detrás de su look amable y de su pop saltarín, se esconden unas oscurísimas letras que hablan sobre el incesto o el suicidio, con una buena dosis de la angustia post-adolescente más autodestructiva. (Kip Berman) “Siempre me han gustado las canciones bonitas sobre cosas desconcertantes. Solo queremos ser una banda de pop, y solo podemos cantar sobre cosas que sabemos y que hemos experimentado”. De ese contraste surgen unas piezas capaces de cortar la respiración, verdaderas gemas de pop emocional que enganchan desde la primera escucha. Sirva de ejemplo una canción como “A Teenager In Love”, que detrás de su pop preciosista, casi celestial, a la Holiday (banda señera, también de Brooklyn, del indie pop de los noventa) esconde una historia sobre un adolescente heroinómano. (Peggy Wang) “Oh sí, me encantan Holiday. Los solía pinchar en el programa de radio que tenía en la universidad. Mi canción favorita es ´Obviously Love´. No formaban parte de ninguna escena, pero cualquiera que estuviera metido en el indie pop norteamericano de finales de los novena era fan suyo”. Por último, hay que destacar la facilidad con la que Brooklyn, hogar de The Pains Of Being Pure At Heart, alumbra grupos indispensables dentro del indie pop más exquisito. Una lista en la que tienen cabida The Essex Green, The Ladybug Transistor, Holiday, Vivian Girls… (Kip Berman) “Me encantan Crystal Stilts, y Gary de Ladybug Transistor es amigo nuestro. Mis otras bandas favoritas de Brooklyn en este momento son Knight School, Chairlift, Zaza, Cause Co-Motion, Vivian Girls y The Depreciation Guild (esta última es la increíble banda de Kurt, nuestro batería)”. (Peggy Wang) “Soy fan de Crystal Stilts y Cause Co-Motion. Hace unas semanas vimos a una banda llamada Sisters que están muy bien. Gary de Ladybug está en otra banda llamada Still Flyin´ que son muy divertidos de ver en directo”

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies