“Algunos días sí que piensas en lo rápido que está yendo todo”
Entrevistas / Cala Vento

“Algunos días sí que piensas en lo rápido que está yendo todo”

Marta Terrasa — 18-04-2016
Fotógrafo — Archivo

Cala Vento es uno de aquellas bandas que consigue que alces el puño en los primeros acordes de “Isabella Cantó” y no lo bajes hasta “Hoy es un gran día”. No importa si tienes alma hardcoreta o eres una popera de pelo corto: este es el grupo en el que todos quieren estar. Su historia no tiene giros inesperados, ni casualidades épicas. Muchas horas de ensayo + concursos + directos + Eric Fuentes + Santi García dan como resultado de la ecuación un disco homónimo de debut que a todos tiene fascinados.

¿Cómo fue grabar con Eric Fuentes?
Joan: Lo conocimos estando en la residencia de Make Noise, el concurso de Converse. Nos daba algunos consejos para mejorar el directo. Cuando escuchó las canciones que teníamos, se lo tomó más como ser nuestro productor. Terminamos la residencia, nos vino a ver en el concierto final y se acercó para decirnos “tenemos que grabar el disco ya”. Ya teníamos diecisiete canciones escritas y teníamos que hacer algo con ellas.
Aleix: En realidad nos metió prisa porque quería sacarnos la pasta (risas). En el estudio estuvimos cuatro días, fuimos a piñón. Fue grabado en directo y luego las voces por separado. Doblamos una guitarra, añadimos la trompeta y los coros. Y listo.
Joan: Desde el principio cogimos confianza con Eric, y estar en el estudio fue lo mismo. Super implicado.

Grabado con Eric Fuentes y mezclado por Santi Garcia en Ultramarinos. No podía ser de otra manera…
Joan: Los dos teníamos muchísimas ganas de mezclarlo en Ultramarinos porque todo lo que ha salido de ahí nos flipa. Ojalá lo hubiéramos podido grabar entero ahí, pero en ese momento casi no habíamos tocado y no teníamos dinero ahorrado.

¿Habéis notado el peso del productor? ¿Cómo han cambiado las canciones?
Aleix: Con mi grupo anterior grabamos un disco y teníamos un productor, pero que a su vez era el técnico de sonido y tenía que hacer que sonara bien y dejar de lado la parte artística. En cambio ahora, había un ingeniero, Iván, que hizo que Eric sólo tuviera que ocuparse de las canciones. Tener una persona externa con esta visión va muy bien. Y más con alguien como él, con buen gusto y tanta experiencia. Sin él, el disco habría sido más inmaduro.
Joan: Nos hacía plantearnos cosas que, al haber escrito los temas de otra determinada manera, no habíamos reparado en ellas. Algunos de los cambios que nos sugirió no los llevamos a cabo, pero otros sí. Cuando tuvimos la demo con los temas, nos sentamos los tres a pulir pequeños detalles: cambiar frases de lugar, etc.
Aleix: Cuando ya tienes una canción grabada y la escuchas, difícilmente te planteas que pueda ser de otra manera. Pero cuando una persona externa te dice ‘yo creo que el tema funcionaría mejor si añadimos esto o giramos esto otro’, tienes una visión extra. Hay cierto punto de ego, que se resiste a los cambios. Algunos temas no tocamos nada y otros en los que tampoco lo veías claro pero lo pruebas, terminan funcionando mejor, como pasó con “Estoy enamorado”, cuya estructura ahora está girada. ¡Y eso que yo no quería para nada! Y ahora es la canción con la que disfruto más en directo… (risas)
Joan: Al final, el disco es bastante reflejo del directo, que es lo queríamos. No nos planteamos abusar de la producción. Y creo que con el segundo sería así también.

“Si hace un año alguien nos llega a decir que firmamos por BCore le hubiera dicho ‘¡estás flipando o qué!”.

Habéis publicado el disco con BCore, algo que también parece una decisión lógica, pero cómo fue el proceso de firmar con ellos?
Aleix: Eric nos comentó que si no encontrábamos ningún sello dispuesto a publicar, nos ayudaría con el suyo propio, Hang The Dj Records. Sin embargo, como él trabaja en BCore, lo primero que hizo fue ponerle el disco a Jordi Bcore. Y al principio dijo que no le interesaba, así que empezamos a buscar otras opciones.
Joan: En ningún momento nos imaginamos estando en BCore, era como una aspiración demasiado grande, así que tampoco fue un gran bajón cuando nos dijeron que no.
Aleix: Quizá porque empezamos a tocar más y a sonar más, Jordi le dio otra oportunidad al disco y nos dijo que sí, que le interesaba. Eso fue a finales de año. Y nos quedamos mudos, no podíamos articular palabra.
Joan: ¡No lo asimilamos para nada! Pero al cabo de unos días todo fue euforia. Si hace un año alguien nos llega a decir que firmamos por BCore le hubiera dicho ‘¡estás flipando o qué!.
Aleix: Algunos días sí que piensas en lo rápido que está yendo todo. Detalles que te hacen recapacitar donde estabas hace un año y dónde estás ahora. A finales de enero hizo un año que grabamos “Hoy es un gran día” en acústico, el vídeo que tenemos colgado en Youtube. Y en el camino de vuelta fue cuando los de Converse nos llamaron… ¡Un año ya!

Después de todo lo que os ha pasado en tan poco tiempo, algunos creerán que tenéis “contactos”
Aleix: El compañero de piso de una amiga le dijo de nosotros que ahora estábamos donde estábamos porque teníamos precisamente “contactos”. ¿Qué son contactos? Si tú quieres, también puedes grabar con Santi de Ultramarinos. Sólo tienes que llamarle y pagar.
Joan: Nadie nos enchufó en Make Noise. Fuimos nosotros quien nos inscribimos. Lo mismo en SXSW. En la primera tanda con el disco, fueron muchos los que nos dijeron que no.
Aleix: Mucha gente se cree que grabamos el disco y ya salimos firmando con BCore, pero no fue así.
Joan: Es cierto que sólo hace un año y medio que estamos con Cala Vento, pero llevábamos más de seis años cada uno tocando con otras bandas. Comencé en la música con un amigo a los 16, Joan Bosch, quien se compró una guitarra. Estábamos tan emocionados que nos pasamos una semana entera tocando únicamente “Song2” de Blur. ¡Cada día, a todas horas! No acabamos de llegar…

“Hay grupos con los que te relacionan que no he escuchado mucho, como No Age. O por ejemplo, hace muy poquito que escucho Nueva Vulcano; antes no me gustaban”.

Del festival Maldaltura al Primavera Sound casi casi…
Joan: Nuestra primera experiencia tocando en un festival fue Maldaltura, donde casi sale volando la carpa. ¡Imagínate qué estreno! Cargar la furgo, cuatro horas de viaje y tocar en medio de la montaña fue genial.
Aleix: En ese momento decidimos que queríamos hacer eso ¡cada fin de semana!
Joan: Cada vez que nos dicen que tocaremos, nos hace una ilusión tremenda.

No quiero saber cómo fue recibir la noticia del SXSW…
Joan: ¡Eso fue una bestialidad!
Aleix: Yo creo que ni sabíamos lo que significaba; lo teníamos en un pedestal. Ha sido una gran inversión a nivel logístico y de energías, y quizá aún no era el momento de haberlo hecho. Porque acabamos de empezar.
Joan: 2 de diciembre. El día que no los dijeron. Yo estaba trabajando en el Mercat de Santa Llucia en Sagrada Familia, vendiendo caganers en el puesto de mis primos, y les echaba una mano. Recibí un email de SXSW diciendo que habíamos sido aceptados y no lo podía leer muy bien. Me quedé en shock. La gente me iba preguntaba por las figuritas y yo ni les podía responder.
Joan: Me enviaste un Whatsapp diciendo que mirase el email. Yo estaba en el curro y empecé a reírme solo. Cogí el teléfono temblando y te llamé Aleix, y ¡me colgaste tras treinta segundo de silencio!
Aleix: ¡Mi madre igual! La llamé, se lo dije y se puso a gritar y me contestó: ‘estoy en el super comprando, después te llamo’. Al principio es un subidón que flipas. Luego ya asimilas lo que supone de gastos, esfuerzos… Diez días de vacaciones tocando.

Cuando leemos algo sobre Cala Vento, abundan cuatro referencias: Japandroids, Nueva Vulcano, Black Keys y White Stripes. Imagino que las dos últimas más por el formato que por el contenido.
Joan: Es inevitable, cuando empiezas. Aunque no nos cansamos porque son dos grupazos que nos flipan.
Aleix: Si nos compararan con Justin Bieber igual no me flipaba tanto, pero es inevitable que nos influencien, porque son dos grupos que escuchamos mucho. Hay grupos con los que te relacionan que no he escuchado mucho, como No Age. O por ejemplo, hace muy poquito que escucho Nueva Vulcano; antes no me gustaban.
Supongo que en el momento que decides cantar en castellano, tu cerebro decide buscar referentes y consumes más música en ese idioma.

¿Y por qué el cambio al castellano?
Aleix: Porque era el idioma en el que había escrito menos canciones. Tenía muchas en inglés y bastantes en catalán. Tenía ganas de probar.
Joan: De hecho, la demo de “Rossija” inicialmente estaba en inglés. Chapurreando, diciendo tonterías, porque es la inercia después de tantos años cantando así.
Aleix: Nos gustan los retos en general. No todo el mundo está dispuesto a montar un grupo de dos personas. Intentar hacer rock con guitarra y batería, aunque cada vez haya más ejemplos, no es lo habitual. Y seguimos teniendo un montón de problemas en los festivales. ¡La batería no tiene por que ir siempre detrás y en el medio!
Ya que todo supone un reto: formato, que nunca habíamos tocado los dos juntos… El idioma era uno más.

¿Hay que compensar sobre el escenario el hecho de que seáis dos?
Joan: Yo he tocado en formación clásica de dos guitarras, bajo y batería, y lo daba todo igual. Yo no sé tocar flojo. ¡Eh! Que es un problema, porque a veces te lo piden y no sé cómo hacerlo. Ya les digo que mejor me bajen el volumen.
Aleix: Yo no. Quizá porque me sentía más acompañado. Ahora lo doy todo porque Joan me ha contagiado. También las canciones, que son muy viscerales y el hecho de que cantemos en castellano, que es como más directo que inglés. La música que hacemos ahora es más enérgica que el indie que hacía con Hot Penguins. Es una suma de todo.

En vuestras letras abunda la temática sentimental…
Aleix: Cuando montamos el grupo veníamos de rupturas recientes, heridas que no estaban aún curadas. O al menos en mi caso.
Joan: ¡En mi caso estaban curadas de la ostia! Yo escribí “Abril”, que habla sobre una chica, pero es mi hermana. No es drama.
Aleix: Yo soy el culpable del mensaje pues. A mi la música me sirve para eso.
Joan: También con la edad que tenemos es el tema más recurrente, porque es el problema más gordo con el que te enfrentas.
Aleix: En el segundo disco hablaremos del proyecto final de carrera y el paro juvenil.
Las letras normalmente las hago en media hora, y las arreglo a ratos porque hay un momento en el que me saturo de ellas y las dejo ahí. Tampoco quiero darles muchas vueltas porque si lo hago me rayo. Grabando el disco con Eric le daba muchas vueltas, quería cambiar letras y él me aconsejó que dejara los mensajes como estaban.

¿Habéis vuelto a escuchar el material descartado y las primeras demos?
Joan: Sí, y cuando lo hago pienso que es un Cala Vento distinto. Pero diferente más que nada por los recuerdos que me vienen a la cabeza.
Aleix: ¿De cuando no éramos nadie, no? (risas)
Joan: De cuando éramos dos tíos dándole a la batería y a la guitarra como locos en mi casa. A ver, un montón de cosas siguen iguales, pero me hace gracia. Al final todo empezó porque queríamos tocar juntos y Aleix preguntó si traía ordenador o algo para lanzar bases. Y yo le dije que nada, que probásemos los dos y a ver qué salía. Escuchando estas demos me viene ese momento a la cabeza, con cierta morriña.
Aleix: Normal, y es que encima están grabadas en tu casa y con el ordenador. Hicimos la demo para presentarnos en el Bala Perduda, ¡aunque no nos pillaron!

Os dijeron que no en Bala Perduda pero mirad todo lo que habéis conseguido. ¿La gente creerá que ha sido un golpe de suerte?
Joan: Todo esto ha pasado en tan sólo un año, cierto, pero llevábamos cinco o seis años picando piedra con el resto de nuestros grupos: tocando, ensayando cada semana, componiendo… Y ni siquiera habíamos salido del Empordà. De hecho, con Aleix nos conocemos por eso. Yo monto un bolo con mi grupo, viene la gente de otras bandas, y viceversa. Y así todo el año.
Aleix: Yo en seis años sólo toqué tres veces en Barcelona, y una de ellas fue en el concurso Emergenza.
Joan: No sé si es karma o experiencia, pero aprendes a no repetir todo lo que hacías mal antes y no lo repites en tu nuevo grupo. Hicimos el grupo porque teníamos un montón de ganas de tocar, así que vamos a aprovechar lo que dure esto para salir y tocar.
Aleix: Claro que nos gustaría vivir de la música también.
Joan: Al final hacer música es lo que nos mola. Y acabamos de sacar un disco, lo que es una experiencia increíble, así que todo lo que tenga que pasar, que pase. ¡Tendremos algo interesante que contarle a nuestros nietos!
Aleix: No sentimos ningún tipo de presión. ¡Al final sólo somos Cala Vento!

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.