Los de Brooklyn han colmado expectativas con su fresquísimo debut Endless Scroll (What´s Your Rupture/18), en el que recuperan y actualizan el rico legado del post-punk con inventiva, filo e inteligencia. Lo presentan en España en tres citas que organiza La Castanya: Bilbao (4 de abril en Kafe Antzokia), Barcelona (5, Razzmatazz 3) y Madrid (6, Sala 0. Concierto SON Estrella de Galicia) en las que tienen la oportunidad de demostrar las virtudes de un disco trufado de ideas y espíritu cien por cien neoyorquino. Ben, cantante y guitarrista, responde a nuestras preguntas por correo electrónico.


¿Cómo enfocasteis la grabación? El sonido es muy crudo y directo. Tengo entendido que lo grabasteis en el ocho pistas de Austin Brown (Parquet Courts).
Grabamos todos los instrumentos en directo en dos días largos en el local de ensayo de Parquet Courts. Efectivamente, lo hicimos en el ocho pistas que usaron para su disco Light Up and Gold. Después, Nikki (la otra cantante) y yo grabamos las voces en otros dos días (con Pro Tools). Queríamos que tuviera un enfoque muy minimalista y en directo, con las mínimas grabaciones, nada recargado. No hay muchas guitarras en el disco: en el momento, nos concentramos en los ritmos y las voces, en gran medida como se hace en el hip-hop.

Puedo oír un montón de (buenas) influencias: post-punk, dance punk neoyorquino, hip-hop primitivo, bandas de guitarras de los ochenta…¿pero qué diríais que os inspira más y cómo habéis llegado a usar las voces de una manera tan característica?
Robamos inspiración de donde podemos: cine, libros, otros discos, la vida cotidiana…A mí y a Nikki nos gusta usar las voces en modo “ping-pong”, para crear una energía vitalista, y para que la perspectiva vocal no esté encerrada en un solo lugar. Cada tema nace a menudo de una yuxtaposición. Por ejemplo, Can´t Knock The Hustle empezó conmigo imaginando a los Wire de la época de Pink Flag haciendo una canción de los primeros Run DMC.

“Robamos inspiración de donde podemos: cine, libros, otros discos, la vida cotidiana”

Me gustaría que me dieras alguna pista sobre el nombre del disco. Entiendo que hay algo de sátira (o pesadilla) tecnológica sobre el mundo en que vivimos. ¿Crees que la tecnología se nos ha ido de las manos o que estamos jodidos con los móviles y los ordenadores?
Nuestros cerebros se han recableado: desde luego que estamos procesando los datos de un modo nuevo. Quizá lo más interesante es cómo los móviles están cambiando nuestra propia percepción. La conciencia está haciéndose menos geográfica. Las personas están muy raramente presentes cuando hablas con ellas. Obviamente, esto produce melancolía, pero en realidad la gente tampoco es que estuviera muy presente antes de que existiera esta tecnología. Lo que pasa es que la tecnología exacerba esta tendencia humana. Hay crítica en nuestras letras, pero también celebración. Mi relación con Nikki no hubiera florecido de no haber sido por las posibilidades del chat de la web 2.0. La tecnología sólo es mala porque en este momento está controlada por compañías empeñadas en promover los aspectos más vacuos e insípidos de hacer click y desplazarse con el ratón para que los anunciantes obtengan datos y tu atención. Por eso la mayor parte del arte moderno no se distingue de la publicidad. Este cambio del ser humano al androide es el asunto filosófico fundamental de nuestro tiempo (incluso más que el cambio climático, en el sentido de que este cambio de conciencia modificará el modo en que tratamos los asuntos medioambientales y políticos). Quería que el título del disco llevara esta carga casi bíblica. Endless Scroll me recuerda tanto al Viejo Testamento como a Facebook.

Siguiendo con esto: El ingenioso vídeo de How Did This Happen, rodado en 360 grados pero con una imagen cutre como de VHS, me ha parecido brillante.
Decidimos montar un show falso en nuestro garito preferido en Brooklyn, un bar llamado Alphaville (por la película de Godard) y rodarlo con una cámara 360. En la mayoría de los vídeos musicales aparecen cientos de extras pasándoselo en grande, bailando, cantando, etc. No es así como yo experimento la mayoría de los bolos de rock. Estoy seguro de que, de haber tenido una cámara 360 en los primeros bolos del CBGB, se habría filmado algo así: parte del público pasándoselo de miedo, y otros aburridos y sin ningún interés. Fue nuestra manera descarada de crear un documental contemporáneo.

¿Cómo de importante es la sátira o el humor absurdo en vuestras canciones?
Los bufones y los payasos son las fuentes de verdad más fiables. La comedia lo es todo para mí. El mundo es un lugar hilarante. Si no te ríes, es que no le estás prestando suficiente atención.

“El cambio del ser humano al androide es el problema filosófico fundamental de nuestra era”

¿Y qué te inspira para tus letras? En una canción como Name Escape hay un montón de referencias, digamos, cultas, como cuando te refieres a la canción de The Smiths Heaven Knows I´m Miserable Now.
Mis letras están llenas de referencias no porque trate de ser académico o post-moderno, sino porque mi cerebro funciona así. Mi mente está constantemente buscando un juego de palabras o un híper-vínculo a otra experiencia o trabajo artístico. Es una cualidad que me encanta del rap, que los MCs samplean frases, ganchos y letras tanto como sus DJs.

Creo que mi favorita es Jack in Titanic, con ese bajo implacable, el ritmo hipnótico, y las guitarras. ¿Me puedes hablar de ella?
La compuse originalmente como una especie de cancioncilla marinera con acordes simples y abiertos y un ritmo noventero un poco pobre. Entonces Nikki metió el sample que es como de chillido de ballena (de hecho, de un instrumento de Harry Partsch) y más tarde, Madison esculpió los acordes en algo más modal y onírico. Lo que era divertido se convirtió en algo mucho más serio. Este arreglo sacó algo que estaba oculto en la letra, una seriedad que casi mi asustaba cuando la canción se compuso.

¿Crees que el momento es especialmente fecundo para los grupos de Brooklyn?
Me cuesta decirlo. Puede que no lo sepamos hasta dentro de cinco años o algo así. Lo que sí sé es que ahora mismo Brooklyn está lleno de bandas increíbles: Parquet Courts, Palberta, Shilpa Ray, Pill, etc. Pero no sabría decirte cuál es el panorama general.

¿Crees que hay algo específico en el carácter de las bandas neoyorquinas, no sé, como cierta dureza que viene dada por la inmensa energía de la ciudad?
Los grupos de NYC tienden a estar cargados de energía, de cafeína. No sabemos hacerle perder el tiempo a nadie y vamos directamente al grano. Como la mayoría de los neoyorquinos, encontramos la paz en medio de la multitud. Escuchar el sonido de una sirena nos reconforta, en lugar de producirnos ansiedad.

Me da la impresión de que disfrutáis a tope de los conciertos. ¿Cómo fue vuestra reciente gira europea y qué esperáis de los bolos en España?
Nuestras giras recientes han sido estupendas. Tenemos un nuevo batería llamado Tai que realmente ha aportado una nueva dimensión al directo. Nos lo pasamos en grande tocando en Barcelona el año pasado, y estamos deseando volver. No sabemos muy bien qué esperar de Madrid y Bilbao, pero estamos preparados para cualquier cosa.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
jueves 04/04/19BilbaoKafe Antzokia20:0010€
viernes 05/04/19BarcelonaRazzmatazz 320:0012€
sábado 06/04/19MadridSala 020:3012€ anticipada / 15€ taquilla