“No nos hemos parado a valorar si somos o no un grupo digerible”
Entrevistas / Balcanes

“No nos hemos parado a valorar si somos o no un grupo digerible”

Elias Martínez — 04-10-2016
Fotógrafo — Archivo Balcanes

Si “Plataforma/Autopista” (Discos Humeantes, 14) fue un mazazo por sorpresa, “Carne Nueva” (Humo, 16) es como despertarse en urgencias después de una paliza. Balcanes son de la misma cepa de enemigos de la buena música de la que salieron bestias como Brainbombs o Cop Shoot Cop. “Carne Nueva” está ya en la calle y lo presentan en Barcelona el día 8 de octubre (Freedonia, junto a Correa, Adriana Petit y los canadienses Koban). La presentación en Oviedo será el 19 de noviembre con Juventud Juché, Cuchillo de Fuego y Procesión en la Lata de Zinc.

Dos años desde el siete pulgadas de debut y la salida de “Carne Nueva” podría considerarse mucho tiempo hoy en día, ¿cuál ha sido el proceso de trabajo del grupo durante este periodo?
Balcanes siempre ha caminado despacio. No nos obsesiona en exceso lo que otros entienden como plazos naturales y aunque hubiera estado bien haber editado algo más en este tiempo, no se dieron las circunstancias. Hemos tenido un montón de cambios de formación y alguna que otra grabación no fue más allá de nuestros propios oídos. Nos tomamos las cosas con calma y buscamos crecer en el local de ensayo, divertirnos y mutar en un nuestro propio espacio. Disfrutamos enormemente del proceso y dedicamos mucho tiempo a darle vueltas a ideas que muchas veces terminan por no convertirse en nada utilizable pero durante este tiempo no hemos parado de ensayar, grabar maquetas y probar cosas nuevas. Los discos, al menos como nosotros los entendemos, no son más que el reflejo de un momento o puñado de momentos recopilados en un formato vendible. Nos gustan los discos y como a todos nos hace ilusión publicar uno pero antes de hacerlo hay cosas más importantes y es lo que te lleva a hacerlos realidad lo que de verdad importa..

¿Cómo ha sido la grabación del disco? Un sonido como el vuestro, dependiente de la saturación, acoples y demás ha de ser difícil de plasmar en disco y si no me equivoco está grabado en directo en el estudio…
Desde el principio de la banda el como grabar se ha sido convirtiendo en una especie de obsesión. En realidad, no sabemos cuál es la mejor manera de hacerlo para conseguir lo que buscamos y hemos probado diferentes métodos durante todo este tiempo. Quizás esa búsqueda sea también una de las razones por las que no hemos editado más material. “Carne Nueva” se grabó en los estudios OVNI con Roberto Mallo y Pablo Martínez y lo enfocamos como si de un concierto se tratase, registrando todos los elementos al mismo tiempo incluida la voz, haciendo varias tomas y quedándonos con las que consideramos que mejor funcionaban para después producirlas. Veníamos de desechar otras grabaciones de estudio y nos sentíamos más cómodos con las demos que grabamos en el local que con el sonido que conseguíamos con mejores medios así que en esta ocasión tratamos de buscar una fórmula con una calidad de sonido mínima en la que cada elemento tuviese su espacio y se alejara de las grabaciones lo-fi y al mismo tiempo mantuviera esa crudeza y naturalidad propia de una banda tocando al unísono en una misma habitación. No sabemos si volveremos a grabar de la misma manera en el futuro, probablemente no, pero si sabemos que en el momento en el que grabamos fue la mejor opción que teníamos a nuestro alcance para las canciones que íbamos grabar. De lo que sí estamos seguros es de que volveremos a grabar en Ovni, tiene una sala enorme dónde puedes sacarle un sonido acojonante a la batería, jugar con los ambientes y grabar todos los amplificadores a la vez a un volumen brutal sin que el registro se convierta en una locura imposible de mezclar.

Me gustaría comentar un poco el apartado extra-musical de vuestra presentación: la impactante portada de “Carne Nueva”, el videoclip de “Masada”…
No somos quién para decir si lo conseguimos o no pero siempre tratamos de buscar una coherencia absoluta en todo lo que rodea a la banda ya que para nosotros es importante que todo tenga un sentido porque todo está relacionado y forma parte de una misma idea. La portada fue cosa de Néstor Sevillano. Nos conocemos y nos gusta mucho lo que hace por lo que fue fácil pensar en él para el diseño de la portada. Tuvimos conversaciones acerca de lo que nosotros imaginábamos y él nos envió lo que consideró. Se realizaron unos ligeros retoques, pero la portada es básicamente una idea suya. La foto que eligió en un principio nos sorprendió y no estábamos del todo seguros, pero su convicción y manera de defenderla nos hizo creer que esa debería ser la portada y estamos muy contentos con ella. El videoclip lo realizo otro amigo, Igor Casayjardin, y es también un trabajo externo a la banda ya que fue el quién hizo todo y nosotros lo vimos cuando ya estaba prácticamente terminado. Es interesante colaborar con gente que puede aportarle otro punto de vista a lo que tratas de hacer y ser capaz de confiar ciertas cosas a otros porque si das con las personas adecuadas no hacen más que sumar al proyecto. Nos sentimos afortunados de haber podido contar con su colaboración.

“Carne Nueva”… es inevitable pensar en “Videodrome”.
“Carne Nueva” es el nombre de una canción que finalmente no aparece en el disco. Decidimos utilizar su nombre como titulo igualmente porque consideramos que funcionaba muy bien en el conjunto del disco y sonaba potente. En un primer momento no fuimos conscientes de que puede parecer un homenaje a Cronenberg, ya que lo utilizamos como una especie de modificación de la expresión “sangre nueva” y aunque no está relacionado directamente con el concepto de la nueva carne de “Videodrome”, sus rituales tecnológicos y su obsesión por la mutación, tampoco nos importa que se pueda interpretar lo contrario. En nuestro caso tratamos de hacer referencia a algo mucho más primario, más puro y más humano pero está claro que las palabras “nueva” y “carne” unidas van a recordar siempre a David Cronenberg por lo que es lógico que pueda entenderse como un tributo.

“Hay quien pasa demasiado tiempo mirándose al espejo tratando de adivinar qué es lo que proyecta hacia los demás y cuál es la manera de mostrarse como algo más atractivo”

La vuestra no es una propuesta ni de fácil digestión habitual en la escena musical española, ¿cual es por lo general la reacción del público? ¿Sentís afinidad con algún artista de por aquí cerca?
No nos hemos parado a valorar si somos o no un grupo digerible, creemos que sería una gran pérdida de tiempo y es uno de los grandes males de la música supuestamente independiente de este país. Hay quien pasa demasiado tiempo mirándose al espejo tratando de adivinar qué es lo que proyecta hacia los demás y cuál es la manera de mostrarse como algo más atractivo, más moderno o más parecido a aquellos que rentabilizan sus pocas horas de ensayo al máximo. Sobre el público, para nosotros, es difícil evaluar su reacción porque hemos tocado muy poco en directo hasta ahora y como todos los grupos pequeños hemos tenido un poco de todo, en algunos lugares la gente ha sido muy poca y muy fría y en otros hemos tenido todo de cara. Tratamos de disfrutar en el escenario de manera independiente a la respuesta de los demás porque aunque no entramos a analizar cuál es el lugar que ocupamos en la escena musical española, sabemos que no somos los Ramones y que tampoco somos un grupo especialmente divertido, ni contamos chistes por lo que en según qué lugar y según que momento es complicado que lo que hacemos pueda gustarle a la gran mayoría. Aún así, en el momento en el que decidimos sacar un disco o tocar en directo nos gustaría llegar al mayor número de personas posible, lo realmente importante para nosotros no es la reacción del público sino la razón por la que haces lo que estás haciendo, si la razón es de peso y el trabajo honesto porque no esperar o desear una reacción positiva hacia tu trabajo. No tenemos vocación de pertenecer a una secta de grupos extraños e incomprendidos y nos gusta lo que está haciendo otra gente, nos sentimos cómodos con los grupos con los que compartimos sello y nos gusta lo que hace Una Bestia Incontrolable, La URSS, Igor, Juventud Juché, One For Apocalypse, Cuchillo de Fuego, Aries, Barcelona, Akauzazte, Oscar Barras…..

Flipper, Brainbombs, Melvins…las señas de identidad sonora de Balcanes parecen muy claras, pero ¿hasta que punto diríais que os influye la realidad de vuestro ambiente inmediato (la industria reconvertida, el túnel del Negrón, paro de largo alcance…)?
Es una pregunta complicada porque es imposible abstraerse del contexto pero al mismo tiempo no pensamos que el estar en Asturias sea un factor determinante en lo que hacemos. No somos un grupo de rock asturiano, somos un grupo de rock en Asturias y aunque desde luego el entorno influye directamente en lo que somos y como nos sentimos, al final no somos más que cuatro chavales golpeando nuestras frustraciones con un puñado de instrumentos y eso existe en todos lados. Es verdad que Asturias tiene unos problemas políticos y sociales terribles que no hacen más que acentuarse con el tiempo, el paro solo baja cuando alguien emigra y la población esta exageradamente envejecida, no hay más que ver la televisión autonómica o leer los periódicos regionales para darse cuenta de lo que comunican y la manera en la que lo hacen para darse cuenta de que parecemos vivir en otra época, pero aunque vivimos rodeados de problemas, en otros lugares hay otros diferentes y seguro no menos importantes. Asturias está en problemas, España está en problemas y el mundo está en problemas.

Últimamente parece que hay mucho interés desde fuera por todo lo que se está gestando en Oviedo alrededor de Humo, Lata de Zinc, etcétera.. ¿Qué podéis explicarnos al respecto?
Oviedo es una ciudad pequeña pero en ella siempre ha habido una serie de personas empeñadas en hacer cosas. Eso, con el tiempo, se ha ido contagiando y aunque no se podría decir que existe una escena porque casi todo se cuenta con los dedos de las manos, si se puede decir que es un lugar donde ocurren cosas. Por otro lado, es innegable que es un lugar aislado de los núcleos en los que suceden las cosas que se supone importan, pero ese aislamiento también hace que todo se viva con mucha más intensidad y que no existan pretensiones de alcanzar un estatus dentro de una determinada escena tan propio de las grandes ciudades. Aquí todo se mezcla, todo suma y es cierto, Oviedo goza de una gran salud cultural no solo por lo relacionado con Humo y los chicos y chicas de Lata de Zinc, que quizás desde fuera sean la cabeza visible sino porque además de ellos, en el subsuelo, están surgiendo nuevos proyectos realmente interesantes no necesariamente relacionado con la música. Eso si, Oviedo no es único, está el ejemplo de Pontevedra y todo lo que sucede alrededor del Liceo Mutante o multitud de espacios y asociaciones en el País Vasco, que llevan años de ventaja al resto del país en cuanto autogestión y son en su mayoría, muy poco mediáticos. Es algo que está sucediendo en toda la geografía española, en las provincias, porque cuando no tienes contacto con quienes parten el bacalao, no existen medios, la relación con las instituciones es poco menos que imposible y tienes un interés, una motivación, o tomas la determinación de hacerlo tu mismo o te vas a vivir a otro lugar.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.