Ya está aquí lo nuevo de Mando Diao. “Give Me Fire” (Vertigo/Universal), su quinto álbum de estudio y posiblemente el más esperado hasta la fecha, después de que tras una primera trilogía bastante aplaudida y continuista sorprendiesen con un cambio en su sonido habitual en “Never Seen The Light Of Day”, un cuarto disco que nos llevaba a preguntarnos… y ahora, ¿qué?

Ahora, baile. Mando Diao regresan con un álbum repleto de hits rompepistas o esa es la intención. “Nos alegra que nos digas que ‘Give Me Fire’ está hecho para las pistas de baile porque, al fin y al cabo, de eso trata el single ‘Dance With Somebody’, de salir a bailar a los clubes, de pasarlo bien”.

“La noche es nuestro momento del día preferido, es cuando realmente vivimos”

Una mentalidad que se transmite a lo largo de todo el disco, a pesar de que ellos insisten en que no hay más línea común que la de que todas las historias de las canciones transcurren de noche. “La noche es nuestro momento del día preferido, es cuando realmente vivimos”. Noche y sexualidad, porque tras pensarlo unos segundos, así es como Bjorn Dixgård, cantante y guitarrista de la banda, decide que puede ser descrito su nuevo trabajo. “Creo que ‘Give Me Fire’ es nuestro álbum más sexual, basta oír canciones como ‘High Heels’, que tienen una gran carga sexual”. Un comentario sobre el que volveremos más tarde, cuando, en un entusiasta ataque de cinefilia, encuentren cuál es verdaderamente la mejor manera de entender su nuevo álbum. “Con ‘Give Me Fire’ hemos querido hacer un disco que no sonase como música realmente, sino como una película, ya sabes, una de esas películas de Hollywood de los setenta o de Tarantino. Si te fijas, cada canción podría servir perfectamente para cada tipo de escena, ‘Dance With Somebody’ sería la persecución en coche, ‘Blue Lining White Trenchcoat’, la escena de acción, ‘High Heels’ el momento sexy…”. Más allá de sus propias divagaciones acerca de su música, lo cierto es que con “Give Me Fire”, Mando Diao han dicho adiós a muchas cosas, como las guitarras rotundas y el sonido más garage de sus primeros discos, optando por un camino en el que aseguran sentirse más cómodos. Un camino que posiblemente no habría llegado a trazarse si en él no hubiesen aparecido los Salazar Brothers, más conocidos por su trabajo de producción para artistas de hip-hop y concretamente The Latin Kings, y en quienes Mando Diao aseguran haber encontrado el complemento perfecto. “Hasta ahora nos hemos caracterizado por cambiar mucho de productores, por no repetir, pero es que encontrar a alguien que produzca tu disco y con quien realmente puedas entenderte resulta muy difícil. Es como encontrar novia, no es hasta que realmente conoces a alguien que entienda cómo eres de verdad que te enamoras. Alguien capaz de saber lo que piensas, que está en tu mismo rollo y que consigue hacerte la vida más fácil”. Con una explicación así resulta comprensible el cambio de aires en los sonidos de su nuevo álbum y en su repentina querencia por las pistas de baile. Sin embargo, los principales responsables del sonido Mando Diao en “Give Me Fire” continúan siendo Mando Diao. Ellos y sus infinitas influencias musicales que, ahora más que nunca, han dejado fluir. Mando Diao han logrado el que seguro es su disco más ecléctico y bailable, un trabajo con el que sorprenderán a gente nueva, agradarán a algunos de los siempre y seguramente decepcionarán a otra buena parte de estos, pero lo cierto es que han vuelto con un trabajo en el que recuperan el carácter fuerte y definido que siempre les ha caracterizado y que, según muchos, habían perdido con “Never Seen The Light Of Day”. “Como periodistas sabemos que aún lo haréis, pero creemos que con este disco nos hemos ahorrado definitivamente la comparación con otras bandas. Las otras bandas sólo son bandas pero, para nosotros Mando Diao es la vida. Cómo nos movemos, cómo hablamos, cómo actuamos. Todo. Por eso intentamos hacer aquello que nadie más hace, conseguir lo que nadie más consigue. Y si en el camino perdemos o ganamos fans no es algo que deba preocuparnos. No somos políticos, no coleccionamos votos”.