Autoeditados
Entrevistas / The Charlatans

Autoeditados

Redacción — 22-01-2008
Fotógrafo — Archivo

The Charlatans pasarán por Madrid (5 febrero, Joy Eslava) y Barcelona (6, Bikini) durante la gira de presentación, de momento sólo europea, de “You Cross My Path” (Cooking Vinyl), su primer álbum autofinanciado y colgado en Internet de forma gratuita.

De los grandes, Radiohead lo hicieron antes, pero los ex-dinosaurios de Manchester lo hacen con mayor modestia. De momento, se puede descargar en su web (www.thecharlatans.net) el primer single, “You Cross My Path”, a partir del 23 de febrero el segundo, “Oh Vanity”, y en marzo el álbum entero.

“La desaparición del álbum ahora sólo depende de lo que quiera la siguiente generación”

Tim Burgess nos lo explica: “Las condiciones que nos propuso Sanctuary después de ‘Simpático’ (2006) eran del todo insuficientes, y ya que ahora nadie compra un compacto, decidimos grabarlo por nuestra cuenta, e incluso, teníamos un dinero que pudimos invertir en que nos echara una mano Alan Moulder a los controles, y que el sonido fuera más rockero, como a nosotros nos apetecía. Para ahorrar dinero hemos usado mucho el ordenador para grabar entre nuestras casas en Los Ángeles e Irlanda”. El álbum se irá publicando poco a poco en Internet hasta marzo. “Ha sido una excusa para llamar más la atención”. Además de que, adelantando un poco más, puede que este sea el paso previo a la desaparición del concepto de álbum. “Puede ser, porque estamos viviendo un momento de cambios muy excitante en el que la gente no puede evitar tomar un camino como el nuestro o como han hecho Radiohead con su versión de lo que hacemos, y es lo que tendrán que hacer las multinacionales de un momento a otro. La desaparición del álbum ahora sólo depende de lo que quiera la siguiente generación”. Y como Burgess apunta, lo hecho por Radiohead es significativo. “Han sido muy valientes al poner sus canciones en Internet con un contrato en vigor, lo que pasa que hay que aprender de su mal negocio al confiar en que la gente pagaría. Lo interesante es que ya incluso para mí carece de importancia el hecho de que después vaya a haber un soporte físico del disco o no. Eso y haber dejado de tomar drogas, me ha cambiado la vida por completo. Creo que el último año ha sido el final de una era”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoeditados
Entrevistas / Einstürzende Neubauten

Autoeditados

Redacción — 19-11-2007
Fotógrafo — Archivo

“Como decía el anarquista Joe Hill: no te quejes, organiza”. Alexander Hacke -al otro lado del teléfono- y sus compañeros hacen suyo el lema. Menos apocalípticos que nunca, Einstürzende Neubauten rehuyen en “Alles Wieder Offer” (Potomak, 07) el debate sobre la hecatombe de la industria musical en la búsqueda de nuevas fórmulas que les mantengan activos. Y las cuentas salen.

Como si de una reformulación de “El capital” se tratara, Einstürzende Neubauten dividen en -hasta la fecha- tres fases su reinterpretación del negocio musical, apoyándose en su propio sello, Potomak, y dejando de lado su casa de siempre, el sello Mute, ahora al amparo del gigante EMI.

“La necesidad es el mejor acicate para ser creativo”

“Todo empezó en 2002 como un experimento que no sabíamos dónde nos iba a llevar. Fue entonces cuando comenzamos a diseñar el sistema de socios, por el cual los fans del grupo ponían un dinero en depósito que nos servía para grabar el álbum que después llegaría a sus manos. La idea ya existía cuando hicimos ‘Perpetuum Mobile’, pero no estaba lo suficientemente desarrollada como para ponerla en marcha, en parte porque la tecnología no lo permitía. Cosas tan comunes como PayPal, hace cinco años estaban en pañales. En la segunda fase entregamos un DVD y varios directos en exclusiva a los socios. En la tercera hemos grabado no un disco, sino diez: además de ‘Alles Wieder Offen’, el que se comercializa en las tiendas, hay otros de corte más experimental que sólo llegarán a los socios. Y lo próximo es otro disco cuyas quince canciones iremos grabando a razón de una al mes y que según se vayan terminando iremos enviando a los socios. Después de un tiempo, no sabemos cuánto, este disco sí llegará a comercializarse”. Le pongo en duda que el sistema funcione para una banda novel, que no tenga un núcleo duro de fans desde hace años como ellos. “Hemos producido todo este material con sólo 2.500 afiliados en cada fase que pagaban treinta y cinco euros por el compacto y sesenta y cinco por el DVD. Un colectivo de diez bandas que trabajasen de la mano, sin competencia entre ellos, sólo necesitaría de doscientos cincuenta socios por cabeza para producir su disco. Es totalmente accesible”. Hacke huye como de la peste del pesimismo que asola al mundo de la música. “La necesidad es el mejor acicate para ser creativo. Cuando Andrew (nombre real de N.U. Unruh) comenzó a utilizar planchas de metal como instrumento de percusión no fue por esnobismo, sino porque tuvo que vender su batería para pagar el alquiler”. Y como despedida una reflexión sobre el papel de la prensa en el actual panorama musical. “Si Einstürzende Neubauten tuviésemos que describir y analizar nuestra música tendríamos un problema. Me parece imprescindible que siga habiendo gente que la presente al mundo, que la haga interesante. Pero me preocupa una cosa: parece que cuando tocan tiempos de crisis la prensa se vuelve más intelectual y menos pasional, y eso termina alejando al lector, al oyente potencial”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.