“Tuve que desafiarme a mí misma para escribir sobre amor”
Entrevistas / Angel Olsen

“Tuve que desafiarme a mí misma para escribir sobre amor”

Sergio Ariza — 08-07-2022
Fotógrafo — Archivo

Angel Olsen está de vuelta con su sexto disco de estudio, Big Time (Jagjaguwar/Popstock!, 22), una obra bastante especial grabada en las circunstancias menos favorables, y es que tras regresar a casa por la pandemia, Olsen decidió comunicar a sus padres, y al mundo, que era gay.

Al poco tiempo sus padres enfermaron y murieron por sendas enfermedades y Olsen se marchó a California a grabar este disco en el que se arroja en brazos de la música de sus raíces, con el sonido más orgánico y natural de toda su carrera y una estupenda colección de canciones lentas y suaves, una música de la que dice haberse vuelto adicta, en las que el dolor por la pérdida y el amor de una nueva relación se mezclan en su estupenda voz.

Grabaste “Big Time” unas pocas semanas después de que murieran tus padres, se siente el dolor de la pérdida pero también la alegría de estar viva y enamorada. ¿Se podría decir que grabarlo fue una especie de terapia después de algo tan traumático?
Realmente ha sido muy traumático y hace poco se ha vuelto a remover todo porque ha sido el aniversario de la muerte y el funeral de mi madre. Me fui a comprar un paquete de cigarrillos y ni siquiera fumo, realmente creo que va a ser un proceso muy largo el superarlo, además mis hermanos y sobrinos han estado llamando y hablar con la familia te lo trae todo de vuelta. El punto del arte es encontrar algo en ti mismo que valga la pena compartir con otros, que sea real, honesto, que la gente pueda conectar con ello, pero tampoco significa que tú personalmente lo hayas encontrado. Solo significa que has creado algo para intentar convencerte a ti mismo. Hablas de ello, lo pones en el mundo y ves la reacción de otra gente y lo que te llega de eso.

“Creo que me he convertido en adicta de la música más lenta” 

Bueno, pues si sirve de algo, te puedo decir que me ha parecido un gran disco.
Me alegro de que te haya gustado, otra gente no piensa lo mismo. Hay algunos que dicen “¿Pero no hacías música con sintetizadores ahora?”.

En este trabajo te has decantado por Jonathan Wilson como productor, conocido no solo por sus discos sino por su producción para los trabajos de Father John Misty. ¿Qué te llevó a elegirle? ¿Os conocíais ya?
Había olvidado que le había conocido antes, pero resulta que le había conocido hace muchos años cuando me mudé por primera vez a Asheville, en Carolina del Norte. Mi pareja de entonces tenía una tienda de discos y los padres de Jonathan se acababan de mudar aquí y él vino a visitarlos en Navidades, y una noche estuvimos escuchando a una amiga tocar el arpa y tomando cervezas y yo me había olvidado de esa noche y él me lo recordó el día que yo creía que lo estaba conociendo por primera vez.
Bueno, volviendo a la primera pregunta, tampoco es que sea una fan excesiva de Father John Misty, aunque me gustan sus discos. El caso es que fui a su estudio y me gustó lo que estaba grabando en ese mismo momento y me gustó mucho cómo lo hacía. Así que le pasé las demos que tenía y las estuvimos escuchando y hablamos de cómo podían cambiar. Realmente me encantó estar allí, en el estudio, ver la forma en que grababa. Estaba con un par de proyectos de americana, pero algo como americana psicodélica. No era exactamente country.

He leído que no habías ensayado las canciones con la banda ni una sola vez cuando entraste al estudio. ¿Cómo fue el proceso de darles forma en el estudio? Lo digo porque el disco suena espectacular, con grandes arreglos de cuerdas, cuando son necesarios, pero no suena a que las canciones fueran primeras tomas.
Sí, le envié las demos y me habló de su amigo Drew [Erickson] que toca el piano y hace arreglos de cuerdas. Era alguien en quien podía confiar en el proceso de dar forma a las canciones. De todas formas quería sentirme conectada a la banda que tocara en el disco así que llamé a Emily [Elhaj] que toca conmigo en directo y me encantó que viniera, pero tampoco necesitaba a todos los que me acompañan en directo en el disco porque también necesito una energía diferente. A veces está muy bien tocar material con completos desconocidos para poder sentirse más libre, porque a veces hay gente que tiene mucho contexto de cómo soy, pero también estuvo muy bien tener a alguien a quien conocía ahí conmigo, sobre todo por poder compartir todo lo que estaba pasando en mi vida y también porque lo clavó con el bajo [risas]. Así que Jake [Blanton] que iba a tocar el bajo en el disco acabó tocando la guitarra, todo el mundo estaba en la misma habitación, escucharon a las demos y rápidamente estábamos con ella, estamos hablando de músicos de primer nivel, Jonathan ha tocado con Roger Waters, por Dios [risas]. Así que estaba segura de que estos tíos sabían lo que estaban haciendo. Todos en esa habitación llevábamos haciendo música durante más de diez años, así que escuchábamos las canciones, que tenían estructuras sencillas, y en dos o tres tomas ya las teníamos.

El disco tiene un aire country, pero también flota esa esencia californiana y de Laurel Canyon. ¿Tenías algunos referentes sonoros, ya fuera artistas o discos, cuando te metiste en el estudio y comenzaste a hablar con Jonathan Wilson de cómo debería sonar el disco?
Sí, le envié una playlist de canciones, las cosas más country de Stevie Nicks en Fleetwood Mac como “Silver Springs”; Big Star, con cosas como “Thirteen” o “Try Again”, también Dusty Springfield...

Hablando de Dusty Springfield, “All The Good Times” me parece una gran canción y esa producción tan clásica, mezclando sonidos country con vientos soul me ha traído a la memoria a Bobbie Gentry. ¿Era algo que tenías en mente o son solo cosas mías?
¡Oh sí! Se me había olvidado Bobbie Gentry, es que me encanta la música soul, como Candi Staton o Bettye Swann. Pero sí, me encanta la música soul y a Jonathan también, así que si incorporamos elementos de esa música, en los setenta, con esa mezcla de soul y country y blues, pero luego también tener esas otras canciones más tranquilas como “Through The Fires” o “Chasing The Sun”, que creo que estaba muy bien para terminar.

“Big Time” sí que es una canción más puramente country, hasta en tu forma de cantar. ¿Quiénes son tus vocalistas favoritas del género?
Pues, evidentemente, Dolly Parton, también esa canción, ¿cómo se llamaba? Ah, me voy a volver loca, ¿quizás era una canción de Bobbie Gentry? ¿”Harper Valley PTA”? ¡Jeannie C. Riley! Eso es, he conectado mucho con su voz durante la pandemia, pero, sobre todo, Dolly Parton en sus discos de los setenta. La forma en la que su voz está grabada en esos discos es muy especial para mí, le da como más espacio. Desde luego suena distinta a las cosas que ha sacado después. También me encanta J.J. Cale, ese sentimiento blues que le da, como si fuera la guitarra de Eric Clapton.

Es una canción preciosa pero que desprende una gran alegría. La compusiste con tu actual pareja, Beau Thibodeaux. ¿Cómo fue el proceso de trabajar con ella? ¿Escribisteis música y letra juntas o fue solo una colaboración lírica?
Sí, hicimos la letra juntas. Lo hicimos casi como un ejercicio, pero nunca se me hubiera ocurrido que el disco iba a terminarse llamando “Big Time” o que la canción iba a ser uno de los sencillos. Si hubiera sido una cosa solo mía seguro que hubiera elegido algo completamente diferente. Recuerdo que me dijo “¿Estás segura de que la vas a meter en el disco’”. A lo que respondí “¿Estás avergonzada? Porque va de cabeza al disco” [risas]. No es que estuviéramos reinventando la rueda. Es una canción puramente country sobre enamorarse. Tuve que desafiarme a mí misma para escribir sobre eso, no es mi fuerte. No creo que pueda hacerlo todo el tiempo porque las relaciones van cambiando.

“Sería un sueño cantar con Stevie Nicks”

“Dream Thing” es otra canción muy interesante porque todo el disco tiene un aire casi onírico, en el que el tiempo no es lineal y se puede ver a la gente en el futuro. También está esa frase de “All The Flowers” en la que dices “You can bet l'm dreaming”. ¿Cómo de importantes han sido los sueños en este disco?
Mira, tengo sueños todas las noches y no consigo descansar

¿Y los recuerdas cuando te levantas?
La mayoría de las veces y también suelo escribirlos antes de que se me olviden, aunque son demasiados, no consigo descansar ni un poco. Son muy intensos.

“Go Home” es otra de mis canciones favoritas del disco, con otra producción fantástica, casi phil spectoriana, subiendo en intensidad, con una especie de dramática teatralidad en tu voz. Siempre me has parecido una intérprete extraordinaria. ¿Al escribir una canción ya sabes qué tipo de voz necesita?
Pruebo diferentes cosas con cada una. Para mí cada canción es como meterme en un personaje al que hay que dar una voz.

Sí, pero este disco es uno muy personal
Sí, es cierto, este disco es muy personal y casi me siento como ese personaje de “Westworld”... ¿Cómo se llama? Ya sabes, como una mujer en el Oeste perdida en una acción repetida infinitamente

“Through The Fires” tiene un aire a David Lynch y Angelo Badalamenti. La podría haber cantado perfectamente la recientemente fallecida Julee Cruise. ¿No crees que es una canción perfecta para ser cantada en el Bang Bang Bar de Twin Peaks?
Sí, puede ser, David Lynch es una inspiración enorme, pero también quiero decir que Lynch y yo nos deberíamos tomar una taza de café juntos porque tengo un par de cosas que le quiero contar [risas].

Además del disco has rodado una película corta sobre el mismo que ha dirigido Kimberly Stuckwisch,. ¿Era algo que ya tenías en la cabeza? ¿Cómo surgió este proyecto?
Hice el vídeo de “Like I Used To” con Sharon Van Etten y lo dirigió Kimberly. Me encantó trabajar en con ella, además descubrimos que teníamos mucho en común, incluido el cumpleaños, y pensamos que era algo increíble. Pero, principalmente, me hizo sentir muy cómoda durante todo el rodaje. Era muy fácil trabajar con ella y, a estas alturas, ya no me gusta trabajar con gente que hace como si fuera la primera vez que haces algo. Ya no tengo tiempo para eso. Fue un proyecto muy abierto y discutimos varias ideas. Combinamos uno de mis sueños con algunas cosas de su propia vida. Originalmente yo solo quería hacer un vídeo para “Through The Fire”

Sí, pero en la película suenan “All The Good Times”, “Big Time” y “Through The Fires”. ¿Tenías claro que esos eran los tres sencillos de presentación del disco?
Sí, todo el mundo hacía piña para que fueran los que sonasen más a americana, pero yo tenía claro que quería que “Through The Fires” fuera uno de ellos, para dejar claro a la gente que no era así del todo. Y esa canción es una de mis favoritas del disco.

“Big Time” es tu disco más natural y pegado a la tierra. ¿Tuvo algo que ver en esto tu regreso a casa y el hecho de volver a conectar con tus raíces?
Probablemente, aunque también tiene que ver con que me estoy haciendo mayor. Ya no me importa tanto todo. Ha llegado un punto en el que quiero empezar a hacer discos que a mí me parezcan bien y si la gente los puede apreciar, eso estará genial.

Tengo que decirte que “Like I Used To” es mi canción favorita del año pasado. Me parece una verdadera pasada. ¿Me puedes contar como surgió, tanto la canción como la colaboración? ¿Puede ser que tú escribieras las estrofas y Sharon se encargara del estribillo?
Ella me pidió que contribuyera a la canción, pero la canción ya estaba bastante hecha. Le dije realmente no necesitas mi colaboración, pero ella me dijo que estaría genial que volviéramos a las nuestras raíces, así que cambié algunas de las frases y comenzamos a darnos ideas. Tampoco me acuerdo, debería revisar los emails, pero creo que acabé escribiendo la mitad del estribillo y una de las estrofas. Ella escribió toda la estructura de la canción, yo solo le añadí a eso. Fue increíble porque yo le decía “Eh, Sharon, esto va a ser un éxito”. La melodía es tan buena, pero también acabé encariñándome con la demo que hicimos. Cuando me presentaron la versión terminada, yo les decía que a mí me gustaba mucho la demo. Creo que me he convertido en adicta de la música más lenta.

Creo sinceramente que es una canción demasiado buena como para que se quede en una cosa esporádico. ¿No os habéis llegado a plantear grabar un disco juntas?
Sí, estuvimos intentando escribir más material juntas, pero es que las dos estábamos trabajando en nuestros propios discos, juntando a nuestras bandas, era difícil coincidir cuando estábamos las dos en casa. Yo solo estoy en casa unos cinco días al mes…

Pues sería algo estupendo
Bueno, a lo mejor podemos hacer algo mientras estamos juntas en la carretera. Tenemos un gran ensayo con su banda, la banda de Julien [Baker] y la mía en Nashville, donde montaremos todo el espectáculo. Así que será interesante ver cómo todos trabajamos juntos.

Por cierto, hablando de colaboraciones. ¿Con qué músico te haría más ilusión colaborar? ¿Cuál sería tu colaboración soñada?
Me encantaría colaborar con Stevie Nicks, tengo un amigo que trabaja con ella mucho. Es una influencia tan grande en la forma en la que canto y escribo. Siempre acabo volviendo a Fleetwood Mac. Evidentemente no era el único talento de la banda pero era como el catalizador de esa banda. Fleetwood Mac es una gran banda en todas sus épocas, pero su voz es cálida y te da la bienvenida. Sería un sueño cantar con ella.

Te vi en Madrid en septiembre de 2014 en una pequeña sala presentando “Burn Your Fire For No Witness”, tenías algún problema en la voz. No me acuerdo si por un catarro o algo parecido…
Sí, me acuerdo [risas].

Y no tocaste ni “Hi-five”, ni “Forgiven/Forgotten”, ni “White Fire” pero aun así fue un concierto que me gustó mucho, así que te lo quería decir...
Oh, muchas gracias.

Este año vuelves en septiembre a España. ¿Qué podemos esperar de estos conciertos? Supongo que estarán muy centrados en “Big Time”, pero ¿habrá tiempo también para repasar algunos de tus grandes temas?
Claro, tocaremos canciones más antiguas también, además he recuperado a mi guitarrista de 2014 y tengo un batería nuevo, voy con una banda completa, haremos canciones de “Burn Your Fire”, de “My Woman” y de “All Mirrors”, es difícil meter todo en el repertorio pero tocaremos los sencillos de esos discos. A mí me encantaría tocar todo mi catálogo pero la gente me odiaría.

También te puedes centrar en “Big Time”. Es un disco muy bueno
Sí, es suave. Estoy tan excitada de tocar música suave y lenta

Y por último, esto se lo suelo preguntar a los artistas que más me gustan por pura curiosidad. ¿Podrías decirme tus cuatro o cinco discos favoritos de todos los tiempos?
Oh, difícil. Escucho “Decades” de Neil Young continuamente; “Tusk” de Fleetwood Mac… [Se lo piensa]. Esto es difícil, ah, “I'm Just A Prisoner” de Candi Staton y “A Tender Look Of Love” de Roger Miller.

Agenda de conciertos 

21.00h 31,30€
21.00h 33,30€

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.