“Hay muy poco espíritu crítico dentro del pop”
Entrevistas / Alizzz

“Hay muy poco espíritu crítico dentro del pop”

Darío García Coto — hace 4 meses

Alizzz siempre ha parecido moverse en estado líquido. Ya fuera a través del pop pegajoso y futurista de sus trabajos en solitario o entre las simbiosis con distintos artistas que ha experimentado en los últimos años, incluida (cómo no) su fructífera relación con C. Tangana. Pero entre todo ese magma pop flota algo sólido: la ambición de un productor estrella que quiere cambiar la manera en que se entiende el pop en España. Ahora lo intenta con Whoa! Music, un sello amparado bajo el paraguas de Warner con el que el productor catalán tiende puentes entre el mainstream, el underground y la vanguardia y con el que está armando una escudería de promesas del nuevo pop como Paula Cendejas, Robie o el dúo argentino Coral Casino.


Si hay algo de lo que has hablado siempre es del pop, así que parece lógico empezar preguntándote qué es el pop para ti. ¿Piensas en unas determinadas coordenadas estilísticas o lo ves como algo ligado al consumo popular o masivo, más allá del género?
Lo que define al pop como género es más bien una manera de afrontar la composición, seguir unas estructuras, unas armonías, una manera de expresarte que tenga la capacidad de conectar con todo el mundo. Dentro de esa premisa cabe toda la experimentación del mundo y toda la creatividad. Trabajar dentro de un marco como el pop o cualquier otro género es un reto para la creatividad de uno.

Algo presente en el imaginario que rodea al pop es su fugacidad y su permeabilidad a las tendencias, lo que a la vez le permite flexibilidad frente al inmovilismo de otros géneros. ¿Crees que es una ventaja a la hora de trabajar o un escollo a la hora de lograr credibilidad y estabilidad?
Creo que la fugacidad recae sobre aquellos artistas que no tienen identidad. Los artistas que aportan algo relevante a la cultura permanecen en el tiempo, y eso vale para el pop o cualquier género. Todos recordamos y damos valor a artistas pop de los 70-80-90-00 y pasará lo mismo para los artistas de nuestra época.

La credibilidad es una batalla que hay que librar, no solo hay que hacer temas que funcionen, hay que mantenerse y aguantar el paso del tiempo, las modas, etc. Yo solo conozco una manera de hacerlo y es teniendo esa credibilidad artística con uno mismo y frente al público.

También es uno de los géneros con más presencia femenina y está atravesado por la discriminación de género, que ha restado credibilidad (un concepto del que también sueles hablar) a muchas artistas a las que se les ha considerado un mero producto prefabricado. ¿Has notado diferencia en la recepción de singles protagonizados por mujeres, como la mayoría de los que has lanzado a través de Whoa?
Las mujeres se enfrentan a muchos problemas que un hombre directamente no tiene. Como el hecho de que siempre se considera que hay un hombre detrás de los proyectos llevando los hilos, es absurdo. Es una putada que para una artista pop el trabajo para ganarse la credibilidad del mundo sea muchas veces el doble.

“Creo que todo el mundo ha visto que proyectos con visión masiva pueden además tener una identidad muy marcada y una entidad artística muy fuerte”

¿Crees que ha cambiado la percepción del pop en los últimos años por parte de los medios especializados y la industria en general?
Creo que todo el mundo ha visto que proyectos con visión masiva pueden además tener una identidad muy marcada y una entidad artística muy fuerte. Yo por mi parte he trabajado mucho para cambiar ese marco mental.

Y por otro lado, ¿hacia dónde crees que va? The Guardian hablaba hace unos meses del desplazamiento del inglés como lingua franca del pop, las colaboraciones constantes, el fin de la figura de la superestrella inalcanzable, Ariana Grande como ejemplo de estrella pop capaz de adaptarse…
Una de las cosas que más están cambiando en los últimos tiempos es que los proyectos que funcionan son aquellos capaces de sorprender constantemente, ya sea por tener un sonido muy particular, una imagen que rompe, un storytelling o un marketing muy creativo. Eso va a ser cada vez más importante, no es sencillo mantenerse y a la vez seguir impactando.

Las cifras de streaming de los primeros cinco meses del 2019 en España hablan por sí solas: C. Tangana, Rosalía, Don Patricio y tú ocupáis los primeros cuatro puestos. ¿Hasta qué punto, estando en esa posición, crees que tenéis poder para negociar vuestro lugar en la industria?
Ahora mismo somos una de las partes más importante de la industria, solo hay que mirar los demás en esa lista: El Guincho, Cruz Cafuné. La otra parte son los artistas de OT, que tiene una cuota muy importante también.

Entrando en Whoa, ¿cuáles son tus aspiraciones? ¿Con qué te conformarías?
A corto plazo quiero que Whoa sea una plataforma que abra nuevas vías dentro del pop, a medio plazo que sea uno de los actores principales dentro del mainstream de este país y a largo plazo un referente en cómo se hace pop de calidad.

¿Tenías algún referente cuando decidiste dar forma a este sello?
Tengo varios. Los australianos Future Classic por la manera de llevar las tendencias de vanguardia a un público masivo. Arkestra de Mweslee y BFlecha por la manera de cuidar todos los detalles de cada release y su visión futurista. Agorazein por no conformarse con ser un sello independiente y tener ambiciones de multi.

Como has comentado en alguna entrevista, en Whoa ejerces como productor y como A&R, y de momento el abanico de sonidos de Whoa está bastante cerca de tus producciones anteriores. ¿Ves Whoa como un proyecto personal? ¿Ves, a medio o largo plazo, posibilidad de convertirlo en un paraguas bajo el que trabaje gente muy distinta?
A nivel de sonido no es un proyecto personal, es cierto que en los primeros releases he tenido mucha implicación en las composiciones pero tengo muchas ganas de sacar música en la que no participe y que simplemente vea que tiene algo especial.

La figura del productor también se ha revalorizado en los últimos años, al menos a nivel estatal. ¿Crees que seguirá haciéndolo y cada vez habrá más figuras que, como en tu caso, acaparen el foco a este nivel?
Se les da valor a aquellos productores que actúan como artistas y que por tanto tienen algo que aportar a la música. Si no tienes una firma el valor es mucho menor.

Hablabas también, en una entrevista para Indiespot, del vértigo que puede dar enfrentarse a un contrato con una multinacional. ¿Cuál es tu experiencia desde Whoa? ¿Ejerces como mediador y tienes margen de maniobra para ello? ¿Crees que la participación en multinacionales y grandes discográficas es necesaria para que la escena avance?
Yo estoy en medio de todo, intento ser lo más justo posible hacia los artistas y hacia el sello. Soy crítico con las cosas que creo que la industria no hace correctamente pero también intento explicar a los artistas lo racional detrás de los contratos, y el riesgo que también corre el sello con las inversiones que hacemos.

“A mí me gusta señalar aquellas cosas que nos bloquean y nos hacen pequeños para cambiarlas”

Es inevitable preguntarte por la minipolémica que hubo a raíz de tus declaraciones sobre Lola Indigo y el single posterior que hicisteis juntos. Dijiste, poco después, que “no es común que desde dentro se critique al mainstream” y que venías de una escena “donde la crítica es un motor importante de cambio”. ¿Qué crees que puede aportar el underground, en ese sentido, al mainstream?
Yo estoy del lado de la cultura popular siempre, y quiero que cada vez tenga más calidad. Hay muy poco espíritu crítico dentro del pop y creo que eso no nos hace avanzar. A mí me gusta señalar aquellas cosas que nos bloquean y nos hacen pequeños para cambiarlas. La gente que viene del underground/vanguardia lo que más aporta creo que es la búsqueda de lo nuevo de manera constante, el no quedarse quieto.

También te mostrabas crítico con “el modelo de nuestra cultura popular, que repite fórmulas y endiosa y olvida muy rápido”.
Se tiende a pensar que replicar fórmulas es la manera de triunfar. Puede funcionar por un periodo corto de tiempo pero lo complicado en esto es mantenerse y la única manera que conozco para eso es aportar algo único y tener un criterio propio.

Cambiando de tercio, recuerdo tu set del Sónar del año pasado, en el que pinchaste bastante música africana y sobre todo nigeriana. ¿Crees que habrá un boom en un futuro próximo, dado el estado actual del mainstream, o la barrera es demasiado grande?
Es una música que cualquiera puede entender, muy de raíz y corporal. No sé si esa música va a transcender al maistream pero sí que ya se están utilizando muchos recursos y elementos de esa música en todo el mundo.

¿Cuál es, crees, el secreto mejor guardado del nuevo pop nacional?
No sé si hay uno en concreto pero yo ya he revelado unos cuantos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies