Prefab Sprout: La vida es un milagro
Libros / Carlos Pérez De Ziriza

Prefab Sprout: La vida es un milagro

8 / 10
Marcos Gendre — 18-05-2021
Empresa — Efe Eme

Desde hace ya unos años que el periodista madrileño afincado en Valencia Carlos Pérez de Ziriza ha puesto la quinta marcha en su producción ensayística. Ya sea ofreciendo una panorámica en cinemascope del power pop o de la música disco, siempre impone el peso de su percepción sobre la materia abordada. Y siempre con la mochila plena de buenas razones. Ahora nos entrega “Prefab Sprout: La vida es un milagro”.

Más allá de libros sobre géneros o escenas musicales, donde había ganas de verle actuar era sobre un grupo en concreto. En este caso, por medio de un libro que cubre un vacío enorme en la bibliografía musical de nuestro país. Nada menos que Prefab Sprout, junto a ABBA y The Beach Boys, quizá el grupo que ha buscado con mayor ahínco el ideal de la perfección pop. Al igual que los otros dos gigantes mentados, los de Paddy McAloon no solo la alcanzaron mediante prodigios como “Steve McQueen” (85) y “Jordan: The Comeback” (90), sino que hicieron apología de la misma.

A partir de esta búsqueda sin fin, Ziriza articula un libro que evita la trampa de la biografía al uso, y se erige como director de una mirada múltiple en pos de diseccionar el porqué de un milagro llamado Prefab Sprout, del cual nos ofrece un conjunto de capítulos dedicados a sus influencias, la sombra góspel o los procesos creativos, entre otros enfoques, empleados en pos de desentrañar el misterio de un cancionero que, visto en toda su extensión, no deja de ser uno de los tesoros más fascinantes que nos ha brindado jamás la liturgia pop.

Dentro de todo este puzle, el epicentro de “Prefab Sprout: La vida es un milagro” es una de las dos entrevistas que el propio Ziriza le hizo a Paddy McAloon en febrero de 2019, que define la personalidad de un tipo al que, muy acertadamente, el crítico valenciano define como “Fred Astaire de las palabras”.

Por supuesto, no falta un capítulo dedicado a sus cincuenta mejores canciones y sobre toda su discografía, en los que Ziriza demuestra la sutileza de una narrativa que hace de la sencillez su mayor virtud, pero que también se muestra tremendamente empática con quien ha vivido la experiencia de entrar en la burbuja emocional de McAloon y compañía, y también con el neófito que tenga un mínimo de curiosidad de adentrarse en el que, para un servidor, es uno de los diez grupos pop más memorables de la historia. Uno que, por otra parte, aún no contaba con un estudio en castellano a la altura. Ahora, ese problema ha sido resuelto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.