Me debes dinero
Libros / Grey Trash/Eduardo Nadín

Me debes dinero

8 / 10
Luis M. Maínez — 23-02-2021
Empresa — Arrebato
Fotógrafo — Archivo

El humor muchas veces acaba desprestigiado por los propios humoristas. Uno puede encadenar programa tras programa en televisión o en plataformas de streaming sin esbozar siquiera una sonrisa. Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer. El humor de Eduardo Nadín (@Grey_Trash en Instagram) funciona al contrario. Es prácticamente imposible encontrar alguno de sus edits con los que no te rías (si estás dentro de su humor inteligente e irónico, claro), y en este su primer libro, “Me debes dinero”, que ahora ve la luz, el nivel sube todavía más. ¿Por qué? En primer lugar porque Nadín escribe muy bien. La mitad de los aspirantes a escritores en nuestro país se creen que es el uso de un lenguaje rimbombante y plagado de epítetos o adjetivos imposibles de creer lo que le confiere a uno la medalla de escritor. “Me debes dinero” demuestra que desde la sencillez y la selección de las palabras clave, esas que realmente crean en la mente del lector imágenes claras y, en este caso, divertidas, se llega más lejos en esto.

En cuanto a calidad se refiere, obviamente. En segundo lugar porque, bebiendo mucho de la estética trash y del mundo del fanzine, Eduardo Nadín no renuncia al componente visual que le ha convertido en uno de los creadores digitales más incisivos de nuestro país. Un montaje de Ramón García con Buda o un Vicente del Bosque retorcido hasta lo hilarante acompañan como soporte estético a sus textos. Como ejemplo de la unión de brillantez textual y atrevimiento con la imagen, así como una humillación paratodos los escritores supuestamente románticos que se amontonan en las librerías, el concepto que desarrolla el autor con el amor y una bolsa de Doritos. “Me debes dinero” es un trabajo acorde con los tiempos que corren. Si alguien pretende abrir puertas en el mundo del libro debería mirar trabajos como este que no se pelean a muerte con el devenir de los tiempos sino que lo reflejan en cuanto a forma y contenido. La cultura popular de nuestro tiempo vive en un Eduardo Nadín atento a lo que ocurre a su alrededor más que a sí mismo, y la recicla a través de su ingenio. Grey Trash es fresco y lo será porque mira e imagina y piensa –en ese orden– en lugar de imaginar, pensar y mirar, por lo que su mirada no está contaminada por su ego.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.