Acid For The Children
Libros / Flea

Acid For The Children

8 / 10
Don Disturbios — 07-04-2021
Empresa — Libros Cúpula

Si alguien llega a “Acid For The Children” en busca de una buena dosis de anécdotas de la época dorada de Red Hot Chili Peppers va a sentirse en parte decepcionado, y deberá esperar al segundo volumen de las mismas. Sin embargo, todos aquellos que sientan curiosidad por conocer de primera mano cómo se forjó el estilo de Flea, pero sobre todo su carácter y personalidad, van a tener aquí una oportunidad única para obtener todas las claves y hacerse una idea muy aproximada de ese proceso de construcción interno.

Narradas en primera persona, en base a un estilo directo y afilado, el bajista de Red Hot Chili Peppers repasa en este libro su infancia, adolescencia y juventud, hasta llegar justo al momento en el que se forja la banda que le daría reconocimiento y éxito planetario. Así nos hace partícipe de sus primeros e idealizados cuatro años de vida en su Australia natal; el cambio de vida que supone el traslado de su familia a Nueva York, debido al trabajo de su padre como funcionario de aduanas del Gobierno Australiano; la separación de sus progenitores por sus continuas desavenencias; su traslado a Los Angeles en busca de una nueva oportunidad para su madre y su nueva pareja, un inestable músico de jazz fracasado que le influyó en su concepción de la música, aunque nunca de forma directa…

Avatares que le marcan y que forjan su destino en una ciudad inhóspita en la que debe sobrevivir, a pesar de su baja estatura, y una desatención parental que lo abocan a unas calles que acaba por conocer de memoria de tanto patearlas arriba y abajo, siempre en busca de algo que le llene ese enorme vacío existencial que no le deja encajar en ningún lado. Sin embargo, lo que más conmueve de este “Acid For The Children”, es que Flea no parece dejarse nada en el tintero a la hora recordar y rememorar sus gestas, pero también sus idioteces. Esas que le gustaría borrar y de las que no se siente nada orgulloso. Tampoco rehúye sus inseguridades con las chicas, sus excesos con las drogas, su pasión por el baloncesto, el jazz o Jimi Hendrix.

Muchas claves que narra con la misma velocidad y pasión con las que llegará a pulsar las cuatro cuerdas de su bajo, aunque su primer instrumento fuera en realidad una trompeta. Y es que este primer volumen de sus memorias, consigue que el estrafalario personaje que nos ha cautivado con su contagiosa hiperactividad sobre el escenario, se convierta en un ser entrañable que te gustaría tener como amigo. Porque si hay algo que queda claro, tras leer “Acid For The Children”, es el elevado concepto que tienen Flea de la amistad y la camaradería. La poderosa unión que se puede establecer entre chavales que se sienten excluidos por el sistema, y que puede confluir en la creación de una poderosa banda.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.