Reach The Endless Sea
Discos / Tunes Of Negation

Reach The Endless Sea

9 / 10
Raúl Linares — hace 3 semanas
Empresa — Cosmo Rhythmatic
Género — Electrónica

Al igual que el famoso explorador, Sam Shackleton gusta de abrir nuevas sendas y descubrir nuevos territorios, en su caso dentro del ámbito de la música electrónica. A principios de la década pasada unió fuerzas con el productor Applebim para crear el sello Skull Disco, con el que reformularon los planteamientos del dubstep a base de mutarlo y cruzarlo con todo tipo de géneros; en su caso optó por el lado más étnico y tenebroso del asunto, añadiendo percusiones polirítmicas, cantos de lenguas ancestrales y un detalle por el sonido y el tratamiento del grave del que aún se recuperan los monitores de muchas casas y clubs. Una vez abandonado ese proyecto fundó otro sello, Woe To The Septic Heart!, y se dedicó a experimentar aún más y a introducir más elementos ambientales e incluso new age. Su camino exploratorio y ese culo inquieto que le caracteriza le ha llevado a formar este nuevo proyecto compartido con otros tres músicos, publicado a través del sello Cosmo Rhytmatic, propiedad del reputado productor Shapednoise; le acompañan en esta nueva aventura el teclista Takumi Motokawa, el percusionista Raphael Meinhart y la cantante Heather Leigh, quienes dotan de un sonido más orgánico a unas producciones que se meten de lleno en el mundo de la meditación y los mantras a base de cantos sagrados, acompañados de una música ideal para meditar y viajar sin moverte del sitio.

Lo primero que uno nota es algo que ya se veía viendo cada vez menos en sus producciones, el bajo omnipresente y bien gordo que antes él usaba a su antojo para provocar todo tipo de reacciones ahora se ausenta y deja paso a un sonido más limpio que atrapa por igual. Temas como “Tundra Erotic” enganchan por su sencillez y, a pesar de su larga duración, consiguen mantener nuestra atención con una percusión que va cambiando y llenando el espacio, un teclado tejiendo una melodía de reminiscencias árabes y una voz que aparece de vez en cuando para crear uno de esos temas río que hacen que pierdas un poco la noción del tiempo y el espacio. Otros, como “Nowhere Ending Sky”, no tienen mucha percusión, pero se ve suplida por un drone de bajo ambiental y unos sintes que se te meten poco a poco, pasando por cerebro y llegando al estómago. El tema en dos partes “Rückschlag / Rising, then Resonant” arranca con una marimba y una percusión bien cargada de bajo acompañadas de un teclado en segundo plano que crean una maravilla inclasificable, tanto por el estilo como por la época, sonando a una composición que puede ser datada entre la época actual y hace unos mil años. Cierra con un glorioso “The Time Has Come” que a lo largo de once minutos nos hace navegar de nuevo por unos sonidos evocadores, atrapantes y misteriosos que a veces trascienden los estilos y se convierten en algo casi espiritual, o como él mismo dice en la hoja de promoción: un sonido que “ayuda a la transmutación y entrada de la luz”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies