MondoSonoro Discos

No sé si es un caso habitual, pero soy de los que celebra el camino que han ido tomando A Place To Bury Strangers en cada disco. Poco a poco han pasado de ser un revival andante del shoegaze à la The Jesus And Mary Chain a ir puliendo un estilo más personal, siempre marcado por unas texturas sonoras tan cuidadas como envolventes y unas guitarras inmensas. Si en sus primeros discos había una psicodelia más atmosférica e influencias poco disimuladas, en “Worship” (Dead Oceans, 12) dieron paso a un poso pop que asomaba más que nunca entre el muro de sonido que caracterizaba a la banda, a la vez que se aproximaban a un sonido más directo y una producción menos oscura. “Transfixiation” no es más que la continuación lógica de “Worship”, con menos presencia de ese lado pop y algo más de visceralidad, o mucha más, si consideramos temas como “Deeper”, “I Will Die” o “Fill The Void”. Aún sigue habiendo psicodelia (“Love High”, por ejemplo), aún sigue habiendo rastros claros de sus influencias (“What We Don’t See” es puro JAMC), pero puede que –sin ser su disco definitivo- estemos ante el trabajo más personal hasta la fecha de la banda.

MÁS SOBRE A PLACE TO BURY STRANGERS
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies