50 Song Memoir
Discos / The Magnetic Fields

50 Song Memoir

8 / 10
Enri — 07-04-2017
Empresa — Nonesuch/Warner
Género — Pop

Cuando Robert Hurwitz, el capo de Nonesuch Records, propuso a Stephin Merritt hacer un álbum para celebrar su cincuenta cumpleaños (desde el pasado 9 de febrero ya son 52), probablemente tendría en mente el triple “69 Love Songs” (99). La apuesta se reproduce en este “50 Song Memoir”, aunque desde otra perspectiva: éste no es un disco conceptual, sino que hace un heterodoxo recorrido, año a año, por la vida de Merritt. Acostumbrado a la ficción, esta vez le tocaba recrear su propia existencia. El líder de The Magnetic Fields acepta el juego, pero pone sus reglas, construyendo más un anecdotario que una autobiografía, de manera que este quíntuple álbum no es un sentimental ejercicio de desnudez (de hecho, casi lo más revelador en este sentido es que de pequeño tenía un gato que se llamaba Dionysus), sino más bien un paseo musical por la personalidad de una de las más finas figuras del pop de los últimos treinta años.

Por supuesto, a lo largo de estas dos horas y media hay tiempo para recuperar episodios personales (aunque en realidad sea a modo de contexto, como ocurre con la crisis del Sida), para hablar de su Nueva York y también para volver a 1969 y decir, en tres maravillosos minutos, que en el año de Woodstock y el Je t’aime… moi non plus, fue Judy Garland quien nos hizo libres.

Del pop de alta escuela al cabaret-folk, pasando por la música disco, Merritt retrata, partiendo de sus cincuenta años, medio siglo de cultura popular, primero con un tono más lúdico, como el gran entertainer que es, y después -desde mediados de los ochenta (“Why Am I Not A Teenager”)- con más espacio para la melancolía. También hay momentos de melodramáticas baladas (“Life Ain’t All Bad”, “I’m Sad”), una enorme secuencia en el inicio de los 2000 (“Ghosts Of The Marathon Dancers”, “Have You Seen It In The Snow” y “Be True To Your Bar”), canciones menores solo en apariencia y una fantástica colección de melodías de 2010 en adelante, de manera que este disco acaba convirtiéndose en un auténtico dispensador de caramelos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.