MondoSonoro Discos

Seis años después del atractivo “Shadows” (PeMa, 10), Teenage Fanclub regresan a escena con el que ya es su noveno disco de estudio. La mejor noticia del retorno se concreta en la persistente esencia del grupo, intacta a la hora de definir ese exquisito trato de la melodía que (de nuevo) deriva en canciones intachables. De este modo, un pop delicado y meditado copa el protagonismo, pero entrelazándose frecuentemente con folk inmaculado y de corte tradicional donde la credibilidad y el cuidado de los detalles funcionan como homogeneizadores. Sonido cristalino y delicadeza de unas líneas que beben directamente de The Byrds o Big Star y que, en cualquier caso, encajan con las guitarras descriptivas y certeras marca de la casa.

Los estribillos resultan en esta ocasión más insinuados que explícitos, casi susurrados en la interpretación de Norman Blake, logrando un efecto sedoso y seductor. Sucede con piezas más verticales como “Thin Air”, “The Darkest Part Of The Night”, el single “I’m In Love”, “It’s A Sign” o “The First Sight”, pero también en cortes meditados y a la postre tan sugestivos como “Hold on”, “I Have Nothing More to Say”, “With You” o “I Was Beautiful When I Was Alive”. Es esta una obra de efecto reconfortante que funciona como bálsamo, después de manifestarse radicalmente ajena a modas y tendencias. También es el álbum con el que combo escocés se sumerge definitivamente en su madurez creativa, entendida ésta como un periodo en el que lucir buen gusto, experiencias y espectacular elegancia.

“Here” (Merge, 16) es, en definitiva, el mejor trabajo de la banda en casi veinte años, concretamente desde que firmasen el descomunal “Songs From Northern Britain” (Creation, 97). Las formas pueden haber cambiado ligeramente, pero el cuarteto extiende ese logro nada sencillo que supone el hecho de sonar tan clásico como vigente. Una leyenda que comenzó con la publicación del visceral “A Catholic Education” (Fire, 90), allá por 1990. Entonces Teenage Fanclub despachaban un power-pop con músculo que pegaba de frente, mientras que un cuarto de siglo después el impacto se debe al poso dejado por su romanticismo y melancolía. Enormes en cualquier caso.

MÁS SOBRE TEENAGE FANCLUB
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies