The Center Won’t Hold
Discos / Sleater-Kinney

The Center Won’t Hold

8 / 10
JC Peña — hace 3 meses
Empresa — Caroline/Music As Usual
Género — Rock

Asumiendo que la mutación del sonido rockero hacia texturas más sintéticas hace tiempo que no es novedad, el último grupo del que esperaba algo así era el trío de Olympia. Y no por prejuicios, sino porque en su regreso tras un lapso de diez años “No Cities To Love” retomaban el lenguaje de guitarras que está en su ADN. El directo de París, con el que han finiquitado su larga relación con Sub Pop, las mostraba cómodas y engrasadas en su piel. Sin embargo, la distancia física que separa a Carrie Brownstein y Corin Tucker y un legado de ocho discos de estudio ha promovido el cambio: por primera vez han compartido material a distancia y, en no pocas ocasiones, compuesto con sintetizadores. La incorporación de Annie Clark (St. Vincent) como productora ha resultado ser también decisiva.

Sleater-Kinney han hecho un disco de violentos contrastes y maduro (que no acomodado) sobre cómo superar la crisis personal y política, que aquí se funden en un todo. En lugar de inspirarse en The Clash o Bikini Kill, han puesto el objetivo en Depeche Mode, New Order, Ministry y… Fleetwood Mac. Pero sin dejarse por el camino esa visceralidad marca de la casa. De la introducción de blues industrial con final grunge que da título al disco pasamos al single “Hurry On Home”, momento más contundente, urgente e impecable vuelta de turca a la tensión vocal que dominan pero con un punto estilizado y frases memorables (“You know I’m unfuckable, unloveable…”).

La calidad compositiva y la producción brillan en “Reach Out” y ese estribillo que firmarían Dave Gahan y compañía. Como en la cincuentera “Can I Go On”: sus coros juguetones e irresistible estribillo se me antojan lo más pop que han hecho nunca. Las influencias del hip-hop no se les indigestan en la progresiva “Ruins” y el divertimento electro-pop de “Love” carbura. Puede que el tono de vodevil siniestro de “Bad Dance” sea lo menos inspirado del conjunto, pero se compensa con el fraseo de bajo de “The Future Is Here” (¡Peter Hook podría pedir derechos!) y los estribillos joviales de “The Dog The Body”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies