MondoSonoro Discos

Richard Hawley Further

La profunda y elegante voz de Richard Hawley se ha convertido, por sobrados méritos propios, en una de las más carismáticas que ha ofrecido el rock durante estos últimos años. Emplazado el británico desde sus inicios -delimitados por discos tan representativos como lo fueron “Coles Corner” o “Lady’s Bridge”– bajo el aura de crooner, las progresivas publicaciones han ido apuntando hacia la expansión de dicho perfil. Por eso, el hecho de que en su actual álbum, “Further”, prescinda por primera vez de cualquier referencia en su título a su localidad natal, Sheffield, nos predispone ante un nuevo envite por rebasar fronteras.

Unos pretendidos nuevos horizontes que en verdad no acarrearán un cambio sustancial de rumbo en sus coordenadas estilísticas, sino más bien en el modo de presentar y encarar las composiciones. Si algunos indicios señalaban hacia la aparición de un significativo papel adoptado por las guitarras eléctricas, una realidad de hecho ya vista con plenitud en entregas pasadas, lo que sí se observa realmente es la búsqueda de una mayor concreción -pese a no renunciar a las habituales engalanadas instrumentaciones- a la hora de resolver unos temas que, además, abarcarán todo el abanico de registros asociados al músico inglés.

Asistir a la reproducción completa de este trabajo desvela una curiosa disposición de las canciones que lo configuran, siendo posible constatar una división en dos mitades casi simétricas regidas ambas por un patrón común, construyendo un recorrido que se inicia con unas expresiones sonoras más rockeras y punzantes que irán sufriendo una degradación en cuanto a crudeza para ir alcanzando formas de mayor delicadeza y emotividad. Una pauta que parece simbolizar el progresivo despojamiento de aditivos en busca de la propia esencia, sin que ésta denote necesariamente una manifestación desprovista de acompañamiento.

El comienzo de ambos bloques se caracteriza por sendas canciones de fuerte nervio eléctrico, porque tanto “Off My Mind”, revestida de esa contundente hondura noventas, como “Galley Girl”, en la que escondido tras una tensión rítmica se atisba el ambiente de un western épico, representan la vertiente más extrema de esta faceta. Dos composiciones que, pese a sus ingredientes, hacen de buen -aunque quizás no perfecto- sustento para un carácter interpretativo que ha nacido con la misión de proclamar un verbo nostálgico y de crepuscular romanticismo. Dentro de esta línea significativamente más contemporánea y compleja habrá espacio para piezas dispares como “Alone”, introduciendo pegadizos riffs racheados sobre un sugerente entorno, el sobrio y áspero rock de “Time Is” o “Is There a Pill?”, por la que asoma entre una maraña de voltios, y de cuerdas, Roy Orbison.

Mayor número, y sobre los que se sustentarán las más altas cotas de calidad, supondrán aquellos temas que nos sitúan al británico bajo el aspecto en el que nos ha dado sus mejores episodios y el que, de alguna manera, le ha constituido en la estrella que es. Alejándose paulatinamente de esas alternativas más afiladas, su entonación dulce y cercana tomará toda su inmensidad en la delicada y recargada “My Little Treasures”, por la que ya comenzará a dejarse escuchar toda esa pléyade de sensibles compositores que alcanzan desde Gene Pitney a Scott Walker, teniendo su continuación y ampliación en otros momentos como la propia “Further”, en su noción más bucólica, la evocadora “Midnight Train” o las sobrias expresiones depositadas sobre “Emilina Says” o una susurrante “Not Lonely”. “Doors”, recogiendo esa tradición hermosamente placentera, cerrará el álbum acercándose con concisión a la recurrente a lo largo de todo el trabajo reflexión acerca del paso del tiempo.

Parece obvio, visto el resultado definitivo, que Richard Hawley en este último disco ha decidido prescindir de cualquier máxima relativa al respeto por la unidad y consistencia -conclusión no extrapolable a su cuerpo temático- de su contenido global. Por contra, ha optado por priorizar la iniciativa de ofrecer todo un versátil repertorio de sus aptitudes, escenario en el que ha vuelto a lograr depositar un considerable número de demostraciones de su particular talento.

MÁS SOBRE RICHARD HAWLEY
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies