Blablabla
Discos / Prozak Soup

Blablabla

7 / 10
Joan S. Luna — hace 1 mes
Empresa — Halley Supernova
Género — Rock

Prozak Soup llevan cinco años en activo y dos álbumes publicados previos –atribuyan “Imbècil” (14), solamente a Joan Palomares– a este “Blablabla”, los suficientes para que una formación se plantee quién son y hacia dónde se dirige. Y queda claro que este tercer larga duración supone un quiebro importante en su carrera. Al margen de la trayectoria previa de Palomares y de Vertigen (junto a Josep Nadal de La Gossa Sorda), Prozak Soup son un grupo que ha ido asentando su fórmula acercándose y al mismo tiempo distanciándose de sus coetáneos. Acercándose porque comparten la necesidad de combinar géneros para asentar su personalidad; distanciándose porque juegan con otros referentes que entran y salen a lo largo del minutaje de “Blablabla”. Diría que incluso toman distancia de la generación anterior en cuanto sus influencias son ahora más actuales que nunca. Porque los Prozak Soup de 2019 suenan a una combinación en el que hay espacio para el crossover, el bakalao valenciano y la mákina catalana de los noventa, pero también el metalcore (“Àcid i base” es el mejor resumen de ello), el metal cada día más pop de Bring Me The Horizon, la fusión de rock y electrónica de los primerísimos Enter Shikari, el drum’n’bass de Chase & Status (por poner un ejemplo), la nu rave de Hadouken!, el EDM (“Come On” es un hit 85% electronic dance music, 15% rock) y el hardstyle (esos bombos), las melodías del punk pop o incluso el desparpajo festivo de los rusos Little Big. Así, todo ello se combina a placer en canciones como la ya citada “Come On”, “Tots els colors de la melangia”, “Manifest antiromàntic”, “TKM Cari” o la canción que da título al álbum. A eso debemos sumarle que nunca habían sonado tan rotundos y tan bien producidos como en estas diez canciones, lo cual, en este caso, suma bastante de cara a dar con seguridad un paso adelante.

Quizás Prozak Soup hayan rebajado la carga rock en favor de más electrónica y las voces guturales hayan quedado algo difuminadas en el minutaje total, pero nunca antes había tenido la sensación de que Prozak Soup eran un grupo de sonido y concepto tan compactos. En “Blablabla” hay canciones mejores y canciones peores, pero sobre todo lo que sí que hay es banda.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies