My Mind Makes Noises
Discos / Pale Waves

My Mind Makes Noises

5 / 10
Raúl Julián — 24-09-2018
Empresa — Dirty Hit
Género — Pop

Era cuestión de tiempo que en Reino Unido surgiesen bandas al rebufo de la estela dejada por combos liderados por féminas con personalidad, caso de Savages, Wolf Alice, Haim y, sobre todo, Chvrches. Nuevas formaciones que, deslumbradas por el éxito y la aceptación de dichos grupos, optan por repetir (con más o menos fortuna) la fórmula manejada por esos referentes. En esa línea presentan Pale Waves su estreno en formato largo después de publicar en febrero “All The Things I Never Said” (Dirty Hit, 18), EP previo de cuatro temas con el que llamaron la atención de la prensa británica. Los mancunianos se encontraban, por tanto, en posición ventajosa ante el lanzamiento de su esperado álbum.

Y lo cierto es que atendiendo al resultado final, queda claro que sus artífices no estaban dispuestos a dejar pasar la ocasión de certificar el objetivo. Porque ante todo, “My Mind Makes Noises” (Dirty Hit, 18) es un disco tremendamente funcional, ideado a conciencia para rematar la jugada y alcanzar un éxito relativamente masivo. Desde la producción medida (y sobresaturada) a la torturada interpretación vocal de Heather Baron-Gracie, pasando por los sintetizadores que colman las canciones. Todo parece ubicado en un espacio ampliamente meditado con alevosía, y es esa ausencia total de espontaneidad y visceralidad la que provoca el regusto artificial de buena parte de la referencia. El contenido se ajusta sin la asunción de riesgos adicionales a este tipo de synth-pop de querencia ochentera tan en auge en la actualidad, en donde el adorno adicional parece significar más una obligación que una opción, saturando así las propias composiciones.

En la práctica y a pesar de algunas destacadas como “Noises”, “Loveless Girl” o “There’s A Honey”, la secuencia resulta repetitiva y con frecuencia tendente a la inocuidad adolescente. Un lastre que se agrava con el trascurrir de la referencia ya que, en un claro exceso de celo, el cuarteto ha optado por incluir un total de catorce cortes (y cincuenta minutos) recreados en su propia grandilocuencia. Pale Waves tienen en marcha una amplia gira por su país que fácilmente saldarán con varios “sold out”, demostrando que la maquinaria aún funciona. Y eso que, en esta ocasión y siendo realistas, cabe remitirse a ese eslogan de una famosa marca de cereales en el que se afirma que lo original es siempre lo mejor.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.