always centered at night
Discos / Moby

always centered at night

7 / 10
Carlos Pérez de Ziriza — 14-06-2024
Empresa — always centered at night
Género — Electrónica

Bien puede ser este el mejor disco de Moby desde "Play" (1999). Suena exagerado, lo sé, pero la diversidad de texturas que aquí recaba, la solvente heterogeneidad de su plantel de colaboradores y lo afinado de sus melodías son factores que pueden darme la razón. Él dice que se ha sentido como cuando era un chaval y exploraba las cubetas de los discos en las tiendas de su ciudad a la caza de nuevas sensaciones, y algo de esa frescura se percibe en este vigesimosegundo álbum. El procedimiento es en cierto modo el mismo, o muy similar, al del disco que le hizo una celebridad: un paseo por algunos de los géneros más venerables de la música de raíz negra – con un enfoque más ambicioso que aquel –, surtido por un puñado de voces que esta vez no proceden de samplers extraídos de ignotas grabaciones del siglo pasado, sino por artistas de la actualidad, no necesariamente conocidos por el gran público. Todos y cada uno de sus cortes cuentan con un vocalista distinto.

El neoyorquino sigue así mostrando sus dotes de excepcional zahorí de gargantas en un paseo global que nos lleva del soul al jazz, pasando por el ambient, el house, el dub, el blues y hasta el drum’n’bass, prácticamente cincuenta años (o más) de música negra remozada (ni rastro de punk ni de rock de guitarras), de la mano de un rango de artistas que van de Londres a Los Ángeles, pasando por Países Bajos, Sudán o Burundi, tal es su procedencia. El resultado no es (no lo podría ser) un hallazgo que nos revele la piedra filosofal de la electrónica contemporánea, pero depara momentos tan resultones como el soul reptante de “on air” con serpentwithfeet, el atmosférico downtempo de “transit” con Gaidaa, el ensoñador neo ambient de “precious mind” con India Carney, el deep house pata negra de “feelings come undone” con Raquel Rodríguez, el frenesí drum’n’bass de “medusa” con Aynzli Jones o el precioso cierre en clave de jazz swing con José James en “ache for”. Un disco elegante, estimulante, variado y muy entretenido.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.