MondoSonoro Discos

Matt Kivel

Sorprende, y al mismo tiempo alegra, que los caminos del folk en su apareamiento con cierta sensibilidad indie no estén tan trillados como para dejar de asombrarnos. Que sus hallazgos no se agoten – ni mucho menos – en los experimentos de Bon Iver y la legión de acólitos que le siguen a distancia. Nos lo demuestra el californiano Matt Kivel con este quinto álbum, gestado en la calma chicha (así viene a definiarla él) de Austin (Texas), en pleno ejercicio a lo Juan Palomo: él se lo guisa, él se lo come. Él se encarga de casi todos los instrumentos en estas once canciones exquisitas, rebosantes de una sensibilidad prodigiosa, que muestran aprecio por los arreglos sutiles y medidos. Tanto que uno desearía parar el tiempo, detener esa agenda diaria que nos tiene a todos corriendo como puta por rastrojo y aferrarse a este “Last Night in America” como gozoso antídoto frente a las puñeteras prisas que nos privan de extraer todo el jugo a discos que, como este, lo demandan a gritos.

Haciendo de aquel quiet is the new loud que pregonaban los Kings of Convenience su particular forma de protesta sigilosa ante un mundo que parece derrumbarse a su alrededor (los noticiarios televisivos son una fuente asumida de inspiración), Kivel se balancea con maestría entre lo orgánico y lo electrónico, lo terrenal y lo celestial, y hay momentos – ocurre sobre todo en “Two Braids – en los que parece directamente un cruce entre Cass McCombs y The Blue Nile, mecido por una cadencia seductora, unos sintes etéreos y con su voz, tenue pero conmovedora, presidiendo la maniobra. Otros cortes suenan como lo más parecido que debe haber a flotar en una burbuja de helio (“Under Glass Air” o “Tiptoe America”) y a veces lo hacen también a modo de interludio (“Challenger”, que recuerda a los Japan de David Sylvian), preludiando momentos de concreción pop tan serenos y deslumbrantes como “Wendy+Roxanne” o “L.A. Coliseum”. Todo exuda, en definitiva, una pureza tan cristalina que obliga a medir el peso específico de Kivel sin necesidad de relacionarlo con Bonnie “Prince” Billy, Robin Pecknold (Fleet Foxes), Angel Olsen o Steve Gunn, con quienes ha colaborado o compartido escenario en los últimos años.

MÁS SOBRE MATT KIVEL
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies