MondoSonoro Discos

Las delicadas y románticas maneras de Richard Hawley llevan camino de convertirse en uno de los grandes valores de Setanta a largo plazo.

Lo que empezó como una grabación casual, el mini-álbum “Richard Hawley” (Setanta, 2001), dio paso casi de inmediato a “Late Night Final” (Setanta, 2001) y ahora a un “Lowedges” que persevera y ahonda en las virtudes de sus predecesores, perfilando en detalle el universo de Richard Hawley y consiguiendo incluso que se le deje de comparar con Roy Orbison o Scott Walker. Y no porque dichas referencias ya no sean válidas -lo son, sobretodo en lo referente a la grave voz de Hawley-, sino porque el espíritu que imbuye la música de “Lowedges” se asemeja mucho más al de los primeros álbumes de Edwyn Collins: Medios tiempos y baladas pop con sabor añejo que redefinen y acercan en el tiempo el concepto de crooner. Grabado, como los anteriores, en su natal Sheffield, “Lowedges” destila esmero en composición, interpretación y producción y, aunque le falta un punto de llegada final, consigue ser exactamente lo que su autor pretendía que fuera: un álbum que suene igual ahora que dentro de cinco años.

MÁS SOBRE RICHARD HAWLEY

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies