Knowle West Boy
Discos / Tricky

Knowle West Boy

8 / 10
Javier López — 26-06-2008
Empresa — Domino / Pias
Género — Trip Hop
Fotógrafo — Archivo

El 2008 será recordado por el año en que los pilares del trip hop se pusieron de acuerdo para volver al panorama musical. Tras Portishead ahora vuelve Tricky, que rompe cinco años de silencio discográfico, después de su último disco “Vulnerable”, editado en 2003. Se espera que después de verano Massive Attack, el último vértice del triángulo de Bristol, también dé a conocer sus nuevas canciones (también en dique seco desde 2003).

El 2008 será recordado por el año en que los pilares del trip hop se pusieron de acuerdo para volver al panorama musical. Tras Portishead ahora vuelve Tricky, que rompe cinco años de silencio discográfico, después de su último disco “Vulnerable”, editado en 2003. Se espera que después de verano Massive Attack, el último vértice del triángulo de Bristol, también dé a conocer sus nuevas canciones (también en dique seco desde 2003). Si bien el regreso de Tricky no consigue tener la misma trascendencia que el de sus compatriotas Portishead, es de celebrar su vuelta al ruedo (aunque haya estado produciendo en la sombra música para series como “CSI”). Hay morbo. ¿Cómo habrá evolucionado su sonido? ¿A qué se aferrará ahora? ¿Conseguirá una vuelta de tuerca tan sorpresiva como la de Beth Gibbons y sus chicos? Primero repasemos lo que hay que saber de este “Knowle West Boy”, título que hace alusión al barrio donde nació el artista. El disco se publicará el 7 de julio en el Reino Unido y Europa, pero tendrá que esperar hasta septiembre para ver la luz en Estados Unidos. Lo ha grabado a caballo entre Londres y Los Ángeles con Switch a los mandos (productor de algunos temas de M.I.A. y prolífico remixer, se nota su mano en el resultado final). El álbum mezcla todas las facetas que ha mostrado Tricky a lo largo de su carrera. Una primera escucha evidencia la diversidad estilística de todos los temas, pero, sobre todo, un factor: el rock. Abundan las guitarras eléctricas, los riffs cavernosos, los ritmos sincopados y primitivos (en esto coincide con lo último de Portishead), y un sonido orgánico y crudo. Pero, ojo, la cosa se puede bailar. Hay brío. Arranca con “Puppy Toy” un blues burlesco, muy Tom Waits, y ofrece más bilis rockera (simple en estructura y lirismo, pero efectiva) en “C’Mon Baby”, que podría firmar la mismísima PJ Harvey. “Council State” es el primer single, un auténtico cañardo de poco más de dos minutos y medio, con riff duro y ritmo frenético. Va a sonar. Cambia completamente de registro en las clásicas “Past Mistake”, “Joseph” y “Cross To Bear” (muestras de trip hop de vieja escuela cruzadas con violines, flautas y cuerdas según el tema), “Coalition” (hip hop bañado en dub abstracto) y “Verónica” (tema que se desarrolla exclusivamente a base de voz y percusión). Otros dos grandes momentos del trabajo son el dub-funk bailongo que deviene “Baligaga” y la versión freak que se marca de “Slow”, hit single de la Kylie Minogue de este milenio. “Far Away” (de progresión melódica previsible) es la más floja del conjunto junto a “School Gates”, medio tiempo con aires country, que cierra el disco. “Knowle West Boy” en conjunto es un álbum sumamente distraído, gracias a la capacidad de Tricky de cambiar de chaqueta sin perder la concordia de su discurso. La italiana Costanza Francavila vuelve a ser la vocalista de la mayor parte de sus temas (en muchas de ellas cantan a dúo). También participan otros artistas, pero de momento no se ha dado a conocer esa información.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.