JÖM
Discos / Leïti Sène

JÖM

8 / 10
Luis M. Maínez — 03-08-2021
Empresa — Yuukii Records
Género — Trap

El nuevo disco de Leïti Sène ha llegado en el momento justo. Tras coronarse con sus dos últimos singles, “T-Rex” y “#Spanishfeet” como uno de los mejores letristas de la escena y, sobre todo, como el artista más fresco de la actualidad, en un país que parece haber olvidado el trap que tanto le dio a nivel de renovación de dinámicas industriales y, lo que es más importante, artísticas .

No es este el caso de Leïti Sene, que ya firmó uno de los mejores discos del pasado año 2020 junto a su colectivo Cutemobb. Las “Cute Tapes” supusieron una advertencia -tras unos inicios de Leïti como músico que no me convencieron tanto, también hay que decirlo- de que este versátil artista había dado con la tecla del sonido, y que se había sabido rodear (y, por lo tanto, que había convencido) a algunos de los nombres más importantes de la escena post trap. De Rojuu (que también colabora en este “JÖM”) a Yung Beef. Leïti ha marcado el camino de un género en España que llevaba a la deriva desde 2018.

Si ese esfuerzo con el resto del colectivo Cutemobb fue el del hallazgo de un sonido, este álbum es el de su explosión como letrista. Me reitero, pero la ocasión lo merece. Leïti Sene firma en “JÖM” algunas de las letras íntimas y románticas más originales que he escuchado en los últimos tiempos (quizá en mi vida). Irónicas, divertidas, sensuales y, recalcamos, románticas. Veintitrés años y es uno de los pocos artistas que se atreven a abrir el melón de tener ganas de tener hijos con una pareja y de fantasear con ello acompañándolo a la conversación o de tocar con estilo el fetichismo de pies. No sé si Leïti está enamorado y le molan los pies o es parte de su creación artística y me da igual. El resultado es excelente: sensual y sugerente.

También hay hueco para “JÖM”, que significa honor en senegalés, precisamente para el honor. Las referencias al amor y al sexo se unen con aparente facilidad a las de la idea del artista sobre el respeto y la lealtad. “JÖM” plasma el mundo interior de Leïti Sene sin caer en pedanterías ni en clichés sonoros. Al contrario, el trabajo del catalán es un manual práctico de flows y deliveries brutales y unas producciones -en las que se reparten el protagonismo iseekarlo y Benxil y Young Wolf Beatz hace de acompañante de lujo- como se han visto pocas veces en nuestro país. Si yo fuera A&R de cualquier compañía le pondría a Leïti y al resto de su equipo un cheque en blanco firmado encima de la mesa del reservado del club en cuanto estos abran. Cualquier otra forma de negociación no estaría a la altura de un artista en evidente crecimiento, que cuenta con todo el conocimiento que da la calle pero que ha sabido leer su propia creación en clave de sofisticación y diversión. La mezcla parece imposible demasiado a menudo. Escuchando lo que proponen cada vez más artista de la escena casi se me olvida de qué iba esto realmente.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.