MondoSonoro Discos

Se habrán hartado de verlo en todas las listas: el debut de Kendrick Lamar es de esos que hacen historia, aunque más complejo y delicado resulta explicar por qué. De entrada, su carrera previa había generado una gran expectación, algo que se quintuplicó en cuanto Dr. Dre lo señaló como el nuevo rey de la Costa Este y anunció su fichaje para Aftermath. Pero, a pesar del buzz previo, “Good Kid, M.A.A.D. City” ha pillado a todos por sorpresa: una historia poliédrica sobre nacer y crecer en Compton, Los Angeles, escuchando a N.W.A. (Dre cierra el círculo cantando junto a Lamar el último corte, titulado “Compton”, claro), y que trasciende los habituales tópicos de la lucha diaria, erigiéndose en una suerte de nuevo “Illmatic”. Su versatilidad, ese estilo camaleónico y su capacidad para cargar de verdad cada frase, confesión tras confesión, es lo que hace de Lamar un MC sin parangón, a lo que hay que sumar acertadísima producción ejecutiva de Dre (gran selección de bases, realmente variadas, pero sin romper la cohesión del disco). El tiempo dirá si, como parece, estamos ante el debut del aspirante a ser uno de los artistas más importantes de esta todavía joven década o bien ante otro (Lupe) fiasco.

MÁS SOBRE KENDRICK LAMAR

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies