Free Nationals
Discos / Free Nationals

Free Nationals

7 / 10
Ignasi Estivill — 07-01-2020
Empresa — Obe, LLC / Empire
Género — Funk

¿Os acordáis del Tiny Desk Concert de Anderson .Paak? Sigue siendo el vídeo con más visitas del canal de NPR Music y, a mi parecer, nadie ha dado más sentido o ha representado mejor esas sesiones. Paak no estaba solo allí, le acompañaba su banda habitual, los Free Nationals, quienes también se sentían como pez en el agua en ese abarrotado estudio y con quienes nos ha visitado en concierto.

Free Nationals es la banda que todo músico quisiera tener a sus espaldas, formada por Kelsey Gonzalez al bajo, Ron “Tnava” Avanat al teclado y con el vocoder, José Rios a la guitarra, y Callum Connor a la batería. Anderson .Paak ha tocado y compuesto con ellos durante estos últimos años, y ha sido todo gloria para el californiano. Pero ahora son ellos, los eternos olvidados, quienes prueban suerte sin su estrella y líder. Ese espíritu de Tiny Desk se lo han llevado a su primer disco homónimo, y te transmiten esta sensación de banda de jam session, apostando mayoritariamente por un funk soul suave, pero dejando que su abundante lista de colaboraciones acabe de definir el álbum. Diverso, pero no dispar, esta obra no transmite un ambiente o sensación muy homogénea, pero acaba siendo una buena playlist que homenajea a buena parte de la música negra del siglo XX: funk, r&b, soul, hip hop, g-funk, reggae y también a un nombre propio, el gran Stevie Wonder.

El grupo de Los Ángeles compuso todas sus melodías, pero al igual que a Hugh Grant, les faltaban las letras. Y no se cortaron a la hora de ir al mercado de fichajes; desde dúos muy interesantes como Daniel Caesar y Unknown Mortal Orchestra para la sensual balada “Beauty And Essex”, hasta Kali Uchis y los versos póstumos del añorado Mac Miller en la tierna “Time”.

Para el calmado de “Shibuya” nada mejor que Syd, cantante de The Internet, y cuando a ese groove le quieren meter una marcha más y mucha épica, avisan al polémico rapero T.I. Un toque jamaicano en la relajante “Eternal Light” junto a Chronixx, promesa del reggae contemporáneo, guiño a Daft Punk en “Oslo”, y música de Grand Turismo en la instrumental “Lester Diamond”. Por supuesto, Anderson .Paak ha echado un cable a sus amigos durante la creación del disco, y también ha colaborado en “Gidget”, una pieza que, en el conjunto, pasa sin pena ni gloria. La lástima es que las colaboraciones con los nombres más interesantes ya se habían ido publicando durante meses, con lo que quedaban pocas sorpresas para el álbum. Eso y que no hay ningún hit claro, aunque eso no suponga un gran problema cuando todo suena tan bien.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.