MondoSonoro Discos

ezra

Por su gran inconformismo, Ezra Furman decidió que tras la vida de “Perpetual Motion People” (Bella Union, 2015) tocaba dar un giro a su carrera, convertirse tanto él como su banda en algo nuevo y huir así de ese gran miedo que arrastraba de que su música quedara tachada para siempre como una simple parodia de las grandes figuras del garage-rock. Inició así el viaje que acabaría materializado en “Transangelic Exodus” y renombró a su banda habitual como The Visions. Manteniendo eso sí a sus habituales miembros.

Lo que comenzó como un simple álbum autobiográfico, terminó convirtiéndose en una especie de “novela” en la que relatar las inseguridades, conflictos y eternas luchas que tocan más de cerca a Furman. Las letras de “Transgelic Exodus” son un grito por la liberación queer, una bala para destrozar todos los estigmas de la sociedad actual americana y, como el mismo Ezra confiesa, los de todas esas “democracias” que ahogan al colectivo. Intenso, dramático… Ezra abre este nuevo viaje con una potente “Suck the Blood from My Wound”, una historia ficticia en la que declara su amor a un ángel y en la que refleja la angustia de una persecución y huida para poder defender sus sentimientos. Un tema cargado de metáforas sobre el odio de la sociedad, la solidaridad con los inocentes y el amor, sin importar sexo o género, que posteriormente irá desarrollando en el resto del álbum.

Para “Transangelic Exodus” mantiene sus referencias al rock ‘n’ roll de los 50’s (“Love You So Bad”) y apuesta por definir su identidad musical remarcando su lado más punky (“No Place”). Juega con las distorsiones (“Driving Down to L.A”) y llega a abrirse por completo al priorizar el mensaje sobre la instrumentación en temas como “God Lifts Up The Lowly” donde explica la importancia de la religión judía para él, y hasta incorpora un pequeño mensaje en hebreo.

El disco fue grabado en los Ballistico Studios de Chicago y Tim Sandusky fue el encargado de la producción (además de volver a poner su saxo en la creación del mismo). Ha querido dedicarle más tiempo a la creación de los temas, los ha mimado, reorganizado, grabado en diferentes versiones con cada miembro de la banda, fragmentado y cuidado. Y todo este trabajo se aprecia en el resultado final. Puede que el mensaje central del álbum adquiera mucho más peso que la riqueza instrumental de este. Que el artista haya pecado un poco de repetir formula tanto a nivel musical como literario. Pero, da gusto ver como Furman ha conseguido con “Transangelic Exodus” un álbum compacto, interesante y personal.

Según comenta, el 2016 fue un año complejo para él y con este proyecto ha querido soltar todas las pesadillas que le ahogan desde la infancia y que han ido creciendo al descubrir los ideales del mundo en el que vivimos. Si hay alguna queja específica que ponerle al regreso de Furman es que si pretendía huir de todas esas comparaciones pasadas que le atormentan lo va a tener muy difícil. La sombra de figuras como The Velvet Underground o el lado más glam de Bowie están más presentes que nunca. Eso sí, nunca viene mal aprender de los grandes.

MÁS SOBRE EZRA FURMAN
Comentarios Un comentario

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies