MondoSonoro Discos

stars

Tres años después de “Meteorites” (14), Echo & The Bunnymen regresan con un “nuevo” álbum. Las comillas no son gratuitas. “The Stars, The Ocean & The Moon” ofrece 13 versiones “transformadas” de las canciones más conocidas del grupo, con sólo dos temas realmente nuevos (“The Sonnambulist” y “How Far?”).

No nos engañemos: la banda de Liverpool alcanzó su cima creativa en los años 80. Concretamente entre 1980 y 1987, periodo en el que entregaron sus trabajos más redondos – “Crocodiles” (80), “Heaven Up Here” (81), “Ocean Rain” (84) – . Ellos lo saben, por eso la inmensa mayoría de canciones “recuperadas” pertenecen a esa época. De hecho, apenas incluyen dos temas de los años 90 (“Nothing Last Forever” y “Rust”) y ninguno de los que han publicado en el Siglo XX.

Auténticos referentes del post-punk y la new wave británica, su gran reto en los últimos tiempos ha sido precisamente intentar estar a la altura de su propio legado. Conseguir sonar como Echo & The Bunnymen y no como una banda copiándose a si misma. Un reto que desaparece por completo en este trabajo: literalmente Echo & The Bunnymen haciendo versiones de los grandes éxitos de Echo & The Bunnymen. Imposible descifrar que tiene Ian McCulloh en la cabeza para haberse embarcado en este proyecto a estas alturas de la película. El cantante y compositor asegura que no lo hace por “nadie”, sino que quería escuchar estas canciones de “forma distinta”. Lo cierto es que a nivel estrictamente musical las nuevas versiones no distan demasiado de las originales, más allá de algunos arreglos de cuerda y elementos orquestales.

La diferencia más significativa radica precisamente en la voz de McCulloh. Casi un sexagenario, su forma de cantar resulta lógicamente más madura y relajada que cuando era una veinteañero angustiado. En ese sentido, la mejor versión del lote – y la más diferente – es la que cierra el disco: “The Killing Moon”. Su canción más icónica se transforma aquí en una balada desnuda al piano en la que brillan sólo su fantástica letra y su espectacular melodía. Sólo por eso, todo fan de la banda debería escucharlo. Por lo demás, un curioso ejercicio de estilo con una producción impecable. Canciones como “Lips Like Sugar”, “Zimbo” o “The Cutter” nunca han sonado mejor y, aún así, nada tienen que hacer frente a la deliciosa imperfección de sus originales.

MÁS SOBRE ECHO & THE BUNNYMEN
Comentarios 2 comentarios

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies