Crisàlide
Discos / Donallop

Crisàlide

7 / 10
Toni Jaume Martorell — hace 6 meses
Empresa — Satélite K
Género — Pop

Si hay algo claro sobre este nuevo trabajo de Donallop es han mudado su piel. Atrás quedan las guitarras acústicas, los arreglos de violín y otros destellos de instrumentos de cuerda que surcaban “Misteris de sa vida” (16) o de su primer largo “Milestones” (14). Todo dentro del cajón de los recuerdos. Mudan su piel para aferrarse a los sintetizadores, al autotune y a una batería rítmica y solemne que ha abandonado el sonido de los platos. En general, un sonido catalogable de atmosférico, que trasciende hacia una profundidad agradable un paso más lejos que el pop metafísico más puro de Ferran Palau. Un salto al vacío viniendo del pop folk, pero a la vez un salto espontáneo. Aunque hay cosas que no cambian. Sin ir más lejos, continúan grabando con una de una de las grandes figuras del indie español, el productor Paco Loco, con quien repiten grabación.

El dueto mallorquín ha decidido construirse unos cimientos nuevos donde crecer. Por eso, abandonan el folk mas tierno y la desnudez de las canciones, lo que era la bandera de su esencia, al tiempo que abrazan algo más atmosférico, con texturas trap, ritmos house, beats slowcore y autotune (un efecto que, sin embargo, lleva a que en algunas ocasiones echemos en falta la potente voz de Joana Pol).

Con lo que que también han sorprendido ha sido con algunos temas bailables como “Black Mirror” o “Com Avui”. Es algo a lo que la pareja mallorquina no nos tenía acostumbrados, pero que hace ganar enteros al álbum. Aún así, algunas de las nuevas canciones de “Crisàlide” parecen carecer de esa esencia dulce del pop a la que nos tenían acostumbrados. Todo no puede ser. Algo que tampoco puede pasar desapercibido es su excelente último videoclip, dirigido por su ya asiduo Albert Capó y capaz de hacerse eco del hilo poético conductor del disco, la hiperconectividad y el abuso de las nuevas tecnologías.

Así pues, Donallop se abren ante el mundo con una nueva forma innegablemente bella. Con “Crisàlide”, Pere Bestard i Joana Pol alzan la voz para decirnos que están aquí y que van en serio.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies