MondoSonoro Discos

Bruja

Posiblemente a estas alturas ya conozcas la historia: aunque la recepción del disco no estuvo a la altura de las expectativas, María Rodríguez salió de la experiencia “Dirty Bailarina” muy reforzada, con la ilusión por las nubes y la sensación de que había madurado como compositora hasta el punto de sentirse capaz de cargar sobre sus espaldas con prácticamente todo el peso de su siguiente entrega. El resultado fue mucho trabajo doméstico y una colección de canciones que hace cosa de dos años hasta llegó a tener título, “El tren de la bruja”, encendiendo las alarmas en la casa de discos. Las prisas no son buenas consejeras y tocaba replegarse para replantear el plan de ataque. Hubo ruido de sables, pero al final no se consumó la insumisión y la cosa no llegó a mayores.

El nuevo disco empezó a levantarse a partir de “Caliente”, mirada hacia atrás sin ira en la que la Mala rememora sus años mozos por las calles sevillanas entre lo emocionante y la mirada endurecida: “tu madre es la puta, la mía es empleada”, “la mitad salieron corriendo / otros en la cárcel, otros tantos muertos”. Es también el tema que mejor refleja la colisión entre el sonido característico de la rapera gaditana, melódico y multicultural con el paso del tiempo, y la influencia del rap francés que marca el sonido de “Bruja” de la mano de las elegantes producciones de Djimi Finger, Animalsons, Serious Scorrious y colaboraciones como la de el senegalés Sefyu -con un rapeado sobre un sampler de “El concierto de Aranjuez”, precisamente en “Caliente”, que es una de las decisiones menos acertadas de todo el disco-.

Con ese punto de partida Mala Rodríguez construye una álbum absolutamente personal, en el que conviven con naturalidad la habitual crítica social con algunas de las confesiones más descarnadas de su discografía… El retorno de Jota Mayúscula se traduce en un pepinazo hardcore en el que una María rabiosa saca toda la bilis: “33” aporta demasiadas pistas como para pensar que se trata de un mero ejercicio de estilo. En “Lluvia” cambia el tono, a partir de un precioso loop de piano y unas cuerdas realmente emotivas, pero no el gesto de amargura: “Nada puede ser tan malo como eso que hicimos y nunca recordamos / como eso que nos hicieron y nunca recordamos”, “la lluvia se lo va a llevar todo de uno u otro modo / poco importa si miras desde arriba del todo”.

Y del mismo modo en que lo íntimo se mezcla con el hartazgo que le producen quienes nos empujan a un callejón sin salida -“La rata” no puede ser más explícito en ese sentido: escuelas cerradas y el presidente cabrón que está ahí porque lo votamos- triunfa la colisión de estilos en el disco más rap de Mala Rodríguez en una década, pero también el más reggae, y aquel en el que definitivamente la influencia r’n’b -“Dorothy” al frente- parece definitivamente integrada con naturalidad.

Tal vez como consecuencia de la ausencia de nombres de relumbrón en créditos, tal vez por ese retorno a sus orígenes raperos -Jota Mayúscula incluido-, a priori “Bruja” podría dar la sensación de capitulación tras todo el ruido que generó el paseo de María por el mainstream de la mano de Tego Calderón, Julieta Venegas, Estrella Morente o el productor de Christina Aguilera y JLo. Una vez escuchado en profundidad me toca puntuar el disco con la sensación, casi la certeza, de estar cometiendo una pequeña injusticia. Puede que “Bruja” carezca de un “Tengo un trato”, “Por la noche” o “La niña”, pero el quinto disco de mala Rodríguez es también el primero en el que hasta el rabo todo es toro. Y, en consecuencia, a nadie puede extrañar que termine por recordarse como la mejor colección de canciones de la artista gaditana, lo que no es poco. Más bien al contrario, es muchísimo.

MÁS SOBRE MALA RODRÍGUEZ
Comentarios Un comentario
  1. Hola soy Vanina, docente con tres hijos Mateo de 10 af1os, Juan de 5 af1os y Jalile de 11 meses. Vivo en la prnoivcia de rio negro, pero soy nacida y criada en capital federal. El trabajo y los amores me trajeron tan lejos de mi querida ciudad.Vemos siempre el programa en familia y mis hijos me dicen a1a1a1 mame1 tenemos que practicar el juego de las pelotitas de ping pong y yo les digo siii!!!!, pero la verdad es que entre el trabajo la casa y los chicos no me queda resto para practicar.Tengo una casa muy pequef1a cocina comedor y una habitacion los chicos duermen en el comedor en un sillon que se hace cama por la noche y la nena conmigo o a veces juan el de cinco se pasa con nosotras, en fin la construccion esta muy costosa y no puedo ampliar con mi sueldo. Espero que me llamen URGENTEEEEEE MUY BUENO EL PROGRAMA. Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies