Blowback
Discos / Tricky

Blowback

5 / 10
Joan S. Luna — 16-07-2001
Empresa — Anti/Epitaph
Género — Trip Hop
Fotógrafo — Archivo

Ha pasado el tiempo y Tricky no es ya ese jovenzuelo que discutía con sus compañeros de Massive Attack, ni siquiera es el mismo que firmó “Maxinquaye” o el álbum de Nearly God. Las cosas han cambiado, y mucho. En “Blowback” quizás solamente se mantiene la diversidad estilística del primero o el cúmulo de apariciones estelares del segundo y de las que, por encima de todo, se nutren las nuevas composiciones del otrora artista oscuro de Bristol (aquí no están Terry Hall, Björk o Neneh Cherry, pero sí muchos otros). Como si de una maniobra perfectamente calculada se tratase, Tricky ha ofrecido a Anti, subsello de Epitaph, el disco con mayor potencial comercial de su carrera, para que en Island se den con un canto en los dientes. Y eso, que podría ser su mayor acierto, acaba siendo su lastre.

Ha pasado el tiempo y Tricky no es ya ese jovenzuelo que discutía con sus compañeros de Massive Attack, ni siquiera es el mismo que firmó “Maxinquaye” o el álbum de Nearly God. Las cosas han cambiado, y mucho. En “Blowback” quizás solamente se mantiene la diversidad estilística del primero o el cúmulo de apariciones estelares del segundo y de las que, por encima de todo, se nutren las nuevas composiciones del otrora artista oscuro de Bristol (aquí no están Terry Hall, Björk o Neneh Cherry, pero sí muchos otros). Como si de una maniobra perfectamente calculada se tratase, Tricky ha ofrecido a Anti, subsello de Epitaph, el disco con mayor potencial comercial de su carrera, para que en Island se den con un canto en los dientes. Y eso, que podría ser su mayor acierto, acaba siendo su lastre. “Blowback” es un disco que se consume con una facilidad inédita en cualquiera de sus predecesores, un álbum que busca el respeto en las ventas y no en el riesgo (aunque sepamos que, en el fondo, verle trabajando junto a Cyndi Lauper o Alanis Morissette lo sea), una docena larga de composiciones que aparcan en la cuneta al Tricky más oscuro (y más genial, el de “Pre-Millennium Tension”) y lo convierten en una estrella accesible, nada enfermiza y capaz de arrasar en los Estados Unidos con facilidad, pero bien distante del artista que más respetamos. Porque esa es la impresión que sobrevuela todo el minutaje de “Blowback”, la de que el de Bristol ha facturado un disco para el público americano, invitando a Morissette, a Ed Kowalczyk de Live, a Red Hot Chili Peppers y a muchos otros (cuando une fuerzas a Ambersunshower en “You Don´t Wanna”, uno cree estar escuchando a los Stewart y Lennox post-Tourists, mientras que en “Bury The Experience” Tricky pretende emular a Faith No More), dando forma a un disco de Tricky que deja de sonar a Tricky cuando Frusciante, Flea o Kiedis toman el protagonismo (“Girls” o “Wonder Woman”), y en el que se atreve con Nirvana (versionea “Something In The Way” con el jamaicano/neoyorquino Hawkman a las voces, aunque el resultado quede infinitamente lejos de aquel “Black Steel”). Al final, “Blowback” acaba siendo un disco válido si entendemos su jugada comercial, pero un trabajo decepcionante que -esa impresión es la que a uno le queda- parece haber olvidado conscientemente a su propio creador. Y eso sabe mal.

Un comentario
  1. Wow Miss Milner i guess if i had to listen to sonemoe read instructions to me i would get really confused! The instructions that i have listened to is Mrs Gollick in literacy. We had to write a sentence about a cow jumping out of the water with a dolphin and after we had done that we had to swap our board with the person next to us make sure that they had finished their subbordinate clauses properly.Then we had to feedback to them of what they could improve and what we liked about them.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.