MondoSonoro Discos

axolotes

Han pasado ya, unos cuántos años, desde que Axolotes Mexicanos nos saludaran por primera vez con su mini LP, “Holi <3” (Elefant Records, 2015). Con su nueva entrega, “Salu2”, nos dicen ¡Hola! en actitud victoriosa. Y no es para menos. Porque lo nuevo de Axolotes Mexicanos es el resultado enclaustrarse en casa para emplear el tiempo en algo productivo: la creación de un gran disco. Al igual que las croquetas de la abuela, “Salu2” es cien por cien homemade. Pero poco saben las abuelas de técnicas de grabación casera con Cubase o del J-pop que estos jóvenes reivindican. Coproducido por los propios Axolotes Mexicanos y Carlos René, este nuevo trabajo pone de manifiesto la maduración de la banda y la consolidación de su sonido.

“Salu2” es un disco superproducido, puramente digital, pero no por ello artificial, en el que las técnicas de postproducción se despliegan como una virtud y no como una treta para camuflar errores. Aquí la tecnología está al servicio de la creación, no del enmascaramiento: baterías perfectamente programadas, espídicas e inhumanas, a un tempo que en ocasiones supera al del punk rock ramoniano de la vieja escuela, constituyen los cimientos perfectos sobre los que se han ido colocando numerosos arreglos digitales. “Salu2” suena como un cañón, nítido y potente. Supone un cambio en la forma respecto a “Holi <3”, más punk y sucio.

La primera canción, “Intro”, puramente instrumental, advierte al oyente de lo que va a escuchar durante la próxima media hora que dura el disco: la cibermelodía solemne y oriental de un sintetizador da la bienvenida a la “Era Digital”. En términos de digitalización, el tercer corte del disco, “Doble Check”, es sin duda el más atrevido y representativo. Como el diálogo entre un elenco de aparatos electrónicos que conspiran contrata ti, resulta una auténtica orgía digital. Como una llamada en la que constantemente se pierde la señal, la música cabalga en sintonía con el mensaje de la letra “Ataques de ansiedad esperando una respuesta que no llegará mientras estamos online”.

En el plano lírico, dentro de la diversidad temática de las canciones, existe bastante coherencia entre ellas. Desde el nihilismo derrotista al estilo de los Punsetes (“Menos 100”, “Vaga”), al desamor (“Astor, Trececatorce”, “Sin ti”, “XXX”), siempre con la ironía que les caracteriza, pero ahora con más agudeza y perspicacia: “Harta de vivir con tanto sufrimiento, actuando como un clon de María Sarmiento” (“Nacida Para Sufrir”); “Si no me muero de un cáncer de pulmón, me moriré de un ataque al corazón” (“Estanquero”). Cada canción encierra una historia de la que disfrutar. “Debora Tartas”, el último corte del disco, rescatada de su antiguo repertorio, es quizás la más polémica en cuanto a contenido: “Debora Tartas, Debora Cachopos, Debora Pollas, Debora Bollos (…) Como no paraste de comer, reventaste por puta gorda”. En un tiempo en el que parece que nos hemos vuelto hipersensibles ante cualquier mensaje y que, por tanto, hay que tratarnos entre algodones, ha sido un acierto que Axolotes Mexicanoss hayan decidido incluirla en el disco. Y es que las letras de las canciones transportan a un estado de ficción en el que la libertad creativa debería ser lícita siempre, y más aún en contexto de parodia, en el que toda intención hiriente queda subvertida.

En definitiva, “Salu2” presenta a unos Axolotes Mexicanos con las ideas muy claras. Redondo como los dorayakis y contundente como aquellas croquetas de la abuela, servirá para que los amantes de lo analógico se replanteen muchas cosas.

MÁS SOBRE AXOLOTES MEXICANOS
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies