OK Orchestra
Discos / Ajr

OK Orchestra

8 / 10
Alejandro Caballero Serrano — 21-04-2021
Empresa — S-Curve Records / Sony
Género — Pop

Han pasado dos años, pero el trío de hermanos AJR está de vuelta. Han regresado con “OK Orchestra”, un trabajo de trece composiciones en las que se han atrevido a jugar con los sonidos como nunca lo habían hecho. Empezando por “OK Overture”, en la que nos muestran todos los sonidos que tendrán las canciones mezclándolas en una suerte de mix donde enseñan como va casando el tono de todas las piezas, mostrando que se trata de un trabajo totalmente redondo.

Al margen del título (un guiño a la broma de “OK Human” de Weezer a propósito de “OK Computer” de Radiohead), AJR utilizan sonidos de otras épocas (sampleando desde canciones de los años veinte hasta al mismísimo Paul Simon) para mezclarlos con la electrónica más accesible de hoy día, creando piezas musical y melódicamente muy ricas. Sirva como ejemplo ese “Ordinaryish People” en el que juntan con Blue Man Group para planear sobre distintos estilos musicales añejos y aunarlos sobre un beat de lo más actual. Se trata de una fórmula que les funciona a la perfección y a la que acuden también en “Joe”, tomando el piano como protagonista de una pieza que estalla en un estribillo completamente pegadizo. Algo similar hacen en “The Trick”, la pista más lenta del álbum y en la que juegan con las voces, dotando a la voz principal de total protagonismo hasta llegar al estribillo.

Entre el resto de composiciones nos encontraremos hits incontestables de pop como el que fuera uno de los primeros adelantos del disco, “Bummerland”, o una de las más exitosas, “3 O’Clock Things”, o “Bang!”, que acumula casi ciento cincuenta millones de reproducciones. Y terminan este nuevo trabajo con “Christmas In June”, una pista que tiene las bases de un villancico y en la que reclaman llevar la Navidad al verano para poder disfrutar de esas dos sensaciones juntas.

“OK Orchestra” confirma a AJR como una de las propuestas más interesantes a seguir dentro del pop estadounidense para todos los públicos y no sería raro verlos (en cuanto se pueda) llenar estadios al más puro estilo de Coldplay o Imagine Dragons. Y lo mejor de todo es que lo puedan conseguir con el álbum en el que se han tomado mayores libertades a la hora de jugar con géneros y sonidos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.