MondoSonoro Discos

“Parachutes” (EMI, 00), un chorro de sangre a la cabeza (y los bolsillos) del pop mainstream británico, el diario de a bordo de una relación a la deriva pero capaz aún de mantenerse a flote, vence a los puntos (los de “Shiver”, “Yellow”, “Everything´s Not Lost” y “Trouble”) al segundo esfuerzo de los londinenses.

Más dinámico y robusto que su predecesor; menos afectado, dirán algunos, “A Rush Of Blood To The Head” supone la héjira de Chris Martin desde la Medina vocal de Jeff Buckley a La Meca de un decir más personal, en el que la tesis del talento perdura –“In My Place”, “Daylight” y “Clocks” así lo certifican- y la presunción de genialidad se esfuma: las carencias de su entorno inmediato (Haven, The Music, incluso la recuperada hermandad uniceja) han jugado a su favor más aún que la propia prensa inglesa, tan necesitada siempre de titulares hiperbólicos. Aún así, el cuarteto le gana el pulso al presente gracias a una colección de canciones que, aunque flojea en los textos -la relación de antaño, definitivamente rota, es el leitmotiv casi constante desde el que Martin construye, lastimeramente, cada uno de sus ensimismados versos-, triunfa en el apartado melódico –a pesar de que “A Whisper” y “Green Eyes” emborronen parcialmente el todo-, reafirmando su condición de banda perdurable y personal. Al menos a día de hoy.

MÁS SOBRE COLDPLAY

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies