Confirmado. Algunas bandas no deberían evolucionar en su estilo. Teenage Fanclub es uno de esos grupos, honestos, fieles a un sonido, que continúan realizando bellísimas canciones de pop y que deben seguir haciéndolo. Los escoceses se presentaron en el Kafe Antzokia de Bilbao con su nuevo trabajo, “Howdy”, bajo el brazo. Abrieron los mallorquines Slide a base del pop clásico y elegante que uno puede encontrar en su primer trabajo, “Too Much People In This Town”. Buen sabor de boca. Pasadas las once de la noche, Norman Blake y sus compinches terminaron con la impaciencia de un público no demasiado numero, pero con evidentes ganas de disfrutar. Entregados con más ilusión que un principiante, el trío –con la ayuda de los hermanos McDonald a la batería y los teclados- completaron una excelente noche de pop del mejor a partir de veinte grandes canciones (bises incluidos). Nuevas canciones como “Near You”, “Accidental Life” o “I Need Direction”, mostraron el lado más americano y folk del grupo. Pletóricas fueron las interpretaciones de “Ain’t That Enough”, “I Don’t Want Control Of You” o esa “Radio” que cerró la primera hora de actuación. Hacía tiempo que no veíamos a un público tan feliz, tan volcado. El grupo supo percibirlo y se sintió como en casa, realizando un verdadero repaso a una intachable trayectoria. Preciosas voces, guitarras maestras, melodías sobresalientes y pop, mucho pop. Como si los Beatles, los Beach Boys y los Byrds hubieran estado en Bilbao.